Archivos diarios: abril 16, 2017

SOBRE LA FERIA DEL LIBRO EN CAMAGÜEY

Me resulta engorroso exponer mis juicios sobre la recién finalizada Feria del Libro en Camagüey. Nunca ha funcionado bien eso de ser juez y parte al mismo tiempo. Por un lado, como escritor sigo agradeciendo que exista un evento como este, que nos permite establecer el contacto directo con nuestros posibles lectores; pero como el lector que al final soy (pues, siguiendo a Borges, yo también vivo más orgulloso de lo que he leído que de lo que he escrito) tengo varias insatisfacciones; de allí que me gustara tanto este post firmado por el periodista Diosmel Galano Oliver para su blog Sortilegio Camagüeyano, y cuya lectura me ha estimulado a compartir algunas ideas e inquietudes.

Varias de esas ideas las expuse en el momento que me tocó presentar dentro de la Feria el número más reciente de La Gaceta de Cuba, en unevento donde estuvo presente y manifestó sus criterios Abel Prieto, Ministro de Cultura. Abel llamó la atención sobre algo que, paradójicamente, podría darnos una idea de que la “crisis cultural” que se vive en el país ni siquiera deja a salvo a nuestra vanguardia intelectual, toda vez que La Gaceta, que se supone sea la plataforma ideal para desarrollar el pensamiento creativo en términos de políticas culturales entre los miembros de la UNEAC, apenas es leída por nuestros escritores y artistas, a juzgar por los números que se acumulan cada año en las filiales del país. Si eso pasa con la “vanguardia” ilustrada y una de nuestras mejores publicaciones, ¿qué puede esperarse del resto de ciudadanos que tienen otras prioridades a desarrollar en la vida diaria?

Ahora bien, yo pienso que necesitaríamos acabar de esclarecer de qué hablamos, por fin, cuando mencionamos lo de la “crisis cultural”. La percepción generalizada es que el mundo ahora mismo va cuesta abajo, dado el desplome de altares antiguos como los del libro en su formato tradicional. Como ya en Cuba no se venden los buenos libros como en los tiempos en que “Cien años de soledad” o “Rayuela” desaparecían de nuestras librerías, entonces se deduce que las personas leen menos. Lee el resto de esta entrada

Anuncios