EXPOSICIÓN DE FOTOS DEL PASEO TEMÁTICO DEL CINE EN CAMAGÜEY

Comparto con los amigos las palabras que escribí para la exposición interactiva de fotos tomadas por el artista José Gabriel Martínez Figueredo, y que dejará inaugurado el próximo 26 de abril, el Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales que celebraremos en Camagüey.

UN PASEO INTERACTIVO DESDE LA FOTOGRAFÍA Y EL CINE

Por Juan Antonio García Borrero

José Gabriel Martínez Figueredo es un conocido fotógrafo de la ciudad. Lleva años en esta actividad. Ha ganado varios premios. Pero sobre todo es mi amigo. Esto es importante resaltarlo porque no siempre tomamos en cuenta el peso de lo afectivo en la realización de determinados proyectos.

Gracias a esa amistad, José Gabriel y yo llevamos varios meses planificando esta exposición de fotos que me empeño en pensar “desde lo interactivo”. El diálogo no siempre ha sido fácil, porque su ojo fotográfico es todavía maravillosamente analógico.

Quiero decir, José Gabriel sabe encuadrar, componer, iluminar, contar historias donde muchas veces aparece el célebre punctum barthesiano descrito en “La cámara lúcida”. Pero esas historias jamás las ha pensado desde la perspectiva transmedial: para él, la verdad fotográfica se construye en la relación que puedan experimentar sus espectadores con esas láminas impresas que admirarán en las exposiciones: una verdad tan efímera como la brevedad de la permanencia frente a ellas.

Mi criterio, sin embargo, es que la fotografía, lejos de mostrar una verdad basada en la ya insostenible metafísica de la presencia (lo que se ve o advierte), nos puede ayudar (a los espectadores) a encontrar un camino que nos impulse a construirla de conjunto con los otros. Que nos impulse a indagar en ese misterio que de repente impacta a la retina y perdura cierto tiempo, y nos ayude a adquirir un poco más de conciencia de lo problemática que todo el tiempo es la realidad. Ese sería el posible camino de una trascendencia que va más allá de la coyuntura y la ocasión.

Porque no importa que, como en el caso de estas fotos que hablan del Paseo Temático del Cine de Camagüey, “el realismo” parezca ser el principio y fin de ese conjunto de imágenes. La realidad nunca es lo que parece ser: la realidad es desplegable, desmontable, está conformada por capas que se superponen de modo dinámico todo el tiempo, a un ritmo tan frenético que nuestros pobres sentidos jamás podrán percibir en profundidad. La más “objetiva” de las fotografías que podamos concebir y admirar, esconden dentro de sí un montón de realidades que es posible seguir conectando y desconectando al margen del momento en que la apreciamos por primera vez. Porque, digámoslo de una vez, una foto siempre será un laberinto de sensaciones, memorias, olvidos, estados de ánimo.

Las diez fotos que hemos seleccionado para colgar ahora en las paredes del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo más convencionales no pueden parecer. De hecho, he tenido que convencer a José Gabriel de que las más “experimentales” de la serie (que son las que él hubiese preferido exponer) son las que menos me interesan para lo que queremos priorizar en este minuto: dar a conocer con perspectiva de conjunto el Paseo Temático del Cine, algo que como espacio existe desde el 2014 pero que no se ve aún.

Es decir, queremos que estas fotos de los sitios que a diario recorremos los camagüeyanos, y que por ello mismo, se nos han hecho transparentes o invisibles, sirvan apenas de pórtico a lo que sería una aventura mayor: el ingreso a un mundo expandido que a través de un Código QR asociado a cada foto, y dispositivo inteligente por medio (teléfono, Tablet, laptop, etc) nos llevaría a una página del Portal El Callejón de los Milagros, donde encontraremos información de todo tipo, archivos de imagen y/o sonido, etc, los cuales contribuirían a multiplicar los sentidos que ya estaban presentes en la foto original.

Pongamos un ejemplo concreto: la foto del Bar Casablanca. En una exposición tradicional la encontraríamos colgando en su marco en cualquier galería, y la gente pasando de un modo pasivo frente a ella. Admirándola, quizás, pero sin poder hacer nada más. En esta oportunidad la tenemos físicamente al alcance de nuestros ojos, pero también, si utilizamos uno de los lectores de Código QR que abundan en nuestros teléfonos (lo mismo mediante el Zapya o Qvacall, por mencionar apenas dos aplicaciones bastante populares entre nosotros), entonces podríamos descargar un fragmento del filme Casablanca (1941), de Michael Curtiz, donde se aprecia el bar original del cual es una réplica este retratado por José Gabriel, la banda sonora de la película, literatura sobre el filme, o una galería de imágenes de la famosa cinta norteamericana.

Lo mismo ocurrirá con las otras nueve fotos, lo que convertirá a la exposición en una plataforma transmedial que permite el desplazamiento dinámico de un universo físico a otro virtual, y viceversa. Por lo que, si antes el público veía limitada su actividad a lo puramente sensorial, ahora puede concederle protagonismo a su condición de prosumidor (sujeto que produce y consume al mismo tiempo), acompañando al artista en la construcción de nuevos sentidos, no solo con la apropiación desenfadada de “lo que ve”, sino con la reformulación de esos discursos originales, la cual compartirá sin mayores pretensiones que el mero “compartir” con las comunidades de usuarios que usan la misma plataforma. Aprovecharíamos así una nueva práctica cultural asociada a la emergencia de tecnologías que permiten la socialización de una manera, a su vez, inédita.

Creo que esta muestra de fotos de José Gabriel Martínez Figueredo en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo puede marcar un antes y un después de nuestras exposiciones audiovisuales. Como se verá, no estamos hablando del resultado “objetivo” (es decir, el grupo de fotos que se aprecian aquí), sino del espíritu que hay detrás de la voluntad transmedial, y que lo mismo puede involucrar a una foto, a un objeto museable, que a una colección de libros que, gracias al uso creativo de la tecnología se prolongan en nuevos e interminables discursos.

Bienvenidos entonces al Paseo Temático del Cine en Camagüey. Y muchísimas gracias al artista José Gabriel Martínez Figueredo por permitirnos caminar por nuestra siempre querida Calle de los Cines de un modo diferente.

Anuncios

Publicado el abril 15, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: