ARTURO ARANGO SOBRE EL ARTE DE MOJAR LO QUE YA ESTÁ EMPAPADO

En los tiempos que nos está tocando vivir, por paradójico que pueda parecer, corremos el riesgo de convertirnos en los seres más desinformados de la historia de la humanidad. Y los más acríticos. Llegan tantas noticias a nuestro correo, accedemos a tantas páginas digitales, nos envían tanta información, que sencillamente terminamos saturados, y con ello, perdemos la posibilidad de la reacción crítica.

Arturo Arango está entre los intelectuales que a cada rato sacude mi modorra intelectual. Y este artículo en lo particular me parece espléndido, y ayuda a curar ese sentimiento insoportable de inutilidad que a veces se apodera de mí, cuando descubro que entre nosotros el debate agudo es algo condenado al fracaso, o a la anulación estéril de las partes.

Por supuesto que sé que la cuestión sería intervenir allí donde los ciudadanos reales (no los que conforman una esfera virtual a la que apenas tienen acceso un porciento mínimo de cubanos), puedan hacer uso de sus juicios. Ojalá en algún momento se abran en la televisión o en nuestra prensa espacios para este tipo de debate a fondo. Pero algo es algo.

Cuando Arturo habla de la “recolonización cultural” que está teniendo lugar, sin que nos demos cuenta (¿o sí?), en algunos escenarios oficiales, está coincidiendo con una tesis que he aventurado en otras partes: que entre nosotros hace mucho comenzó una suerte de transición cultural, que si bien en el orden político todavía no tiene una consecuencia explícita, ya ha sentado las bases para posibles mudanzas futuras.

Por eso me molesta tanto que perdamos el tiempo en pugnas donde se deja intacto el fenómeno que más daño le va haciendo a la nación en su interior: la progresiva pérdida de una cultura donde las jerarquías de los valores se imponen por sus propios méritos y el impacto humanista.

Para los censores de ahora, es posible que algunos intelectuales que apelan al legítimo derecho que tienen todos los cubanos a expresar sus pensamientos críticos (repito, todos los cubanos de buena voluntad, no solo los intelectuales), formen parte de esas “partes blandas de la sociedad” (según nefasta terminología de un defenestrado apologista del sectarismo) que hay que combatir, anular, domesticar. Por suerte el pensamiento crítico, si es de verdad auténtico, nunca accederá a quedarse quieto, sin importarle las consecuencias.

Juan Antonio García Borrero

LLOVER SOBRE MOJADO

Por: Arturo Arango(Publicado en OnCuba)

La semana pasada llegó a mi página de Facebook una noticia extraña: la película cubana Santa y Andrés,de Carlos Lechuga, había ganado un premio en el Festival Internacional de Cine de Punta del Este, Uruguay. Lo raro de la información era su fuente: la agencia cubana Prensa Latina (PL). Cuando entré en su página web me pareció casi natural que el despacho noticioso no estuviera. Supuse que lo habían suprimido o que nunca existió y lo que vi en Facebook fue una broma. Mi atención se desplazó de inmediato a otros asuntos porque lo que encontré allí, por azar, sobrepasaba mi capacidad de asombro: estábamos a pocos días de la entrega de los premios Oscar y una buena parte de los titulares de PL estaban consagrados a reseñar las expectativas que cada año provoca esa ceremonia.

Ayer me tomé el trabajo de entrar otra vez en el apartado de Prensa Latina dedicado a la cultura. Reproduzco los títulos de algunas de las noticias con fecha 2 de marzo: “Jon Bon Jovi celebra cumpleaños de gira por Estados Unidos”, “Cantante neozelandesa Lorde estrena sencillo Green Light”, “Angelina Jolie elige un spot de Terrence Malick para volver a actuar”, “EE.UU. celebra día dedicado a la lectura con libros del Dr. Seuss”, “Nuevo video de Bruno Mars estremece en plataformas digitales”, “Coldplay lanza adelanto de su nueva producción Kaleidoscope”.

Todas son informaciones que corren por el mundo, protagonizadas por figuras mediáticas, algunas de las cuales son artistas valiosos (aunque también tropecé con esta joya, del 20 de febrero: “Cristiano Ronaldo debutará como actor en una serie turca”). Lo desconcertante es que una agencia fundada en La Habana, en junio de 1959, con el deliberado fin de revelar aquello que los medios hegemónicos ocultaban, termine reproduciendo, entre otros materiales, justamente aquello que esos medios hegemónicos difunden hasta la saciedad. (Para seguir leyendo, pinchar aquí)

Anuncios

Publicado el marzo 9, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: