TODAVÍA BLOGUEO, LUEGO EXISTO…

diez-anos-blog-cine-cubano-la-pupila-insomneEl 25 de febrero del 2007 escribí mi primer post para “Cine cubano, la pupila insomne”. Jamás pensé que diez años después el blog estuviese todavía activo.

Todo aniversario cerrado invita a pensar lo que ha implicado ese tiempo transcurrido. Confieso que en mi caso a ratos me siento una suerte de sobreviviente. Esta ya no es la época de los blogs, aunque sigan existiendo esos espacios. Ahora la gente prefiere expresarse a través de Facebook u otras redes sociales, y ya sabemos que Facebook nos obliga a no ser demasiados “profundos”.

Cuando abrí el blog, en Cuba estaba ocurriendo la llamada “guerrita de los emails”. Dos días antes Arturo Arango había leído en el ISA un texto que tituló “Pasar por joven (con notas al pie)”, que prolongaba el debate (más allá de lo catártico) que Ambrosio Fornet abriera con la conferencia “El Quinquenio Gris: revisitando el término”, leída en la Casa de las Américas el 30 de enero del 2007.

Aquella fue una época en la que muchos intelectuales creyeron que intervenir y debatir en esta zona de la esfera pública, era legítimo y útil. De hecho, creo que lo mejor de este blog no está en lo que yo he escrito, sino en las contribuciones que los otros intelectuales han realizado, en las numerosas polémicas que aquí han tenido lugar. En el caso del cine, siempre digo que fue el mensaje circulado en aquel momento por Enrique Colina lo que más me estimuló a pensar en serio abrir esta bitácora.

Supongo que de haber contado con un simple teléfono en la casa, y una Internet aunque fuera con las limitaciones que ya conocemos, el blog tal vez se hubiese enriquecido más con la inmediatez y la interactividad, pero carecer de esas herramientas básicas (que en pleno siglo XXI es algo casi natural) también ha funcionado como estímulo a la creatividad.

Y es que para mí un bloguero todavía sigue siendo el mejor paradigma del individuo que en esta época busca su propia voz en medio de los coros que, por todas partes, intentan silenciarlo, o sumarlo a lo que “todo el mundo dice”, en una orilla u otra. Un bloguero, siguiendo a Nietzsche, tiene que pensar en la libertad personal que persigue todos los días, “como algo que no se tiene, que se quiere, que se conquista”.

No me corresponde a mí evaluar lo que el blog Cine cubano, la pupila insomne, ha significado en estos diez años. En todo caso, tendría que hablar de lo que ha significado para mí como individuo. Y allí sí puedo asegurar que las cuotas de libertad interior experimentadas, sobrepasan todo lo que pude imaginar en un inicio.

Al principio también yo pensaba que lo que allí se expusiera y discutiera iba a tomarse en cuenta en esos lugares donde se deciden las cosas que importan a la nación. Demoré en aprender las lecciones que, una y otra vez, nos aporta la Historia con mayúsculas: si los intelectuales de veras quieren influir en la conformación de Políticas Públicas que tomen en cuenta las aspiraciones de la comunidad, antes o después deben intervenir en los foros en los que se supone actúan los representantes del Poder en su primer nivel. Lo otro no es más que tráfico de humo.

Con esto quiero reafirmar la idea de que es peligroso creer que un blog o un conjunto de ellos pueden cambiar las cosas en un país. Sobre la base de ese autoengaño muchas veces los blogueros hemos dejado escapar la oportunidad de proponer y discutir acciones concretas que ayuden a conformar agendas prácticas en términos comunitarios, y sobre todo, en términos cívicos. Hemos pensado más en salvar la humanidad en la dimensión abstracta, pensadas desde lo que un grupo estima pertinente, que comunicarnos con los vecinos.

Mi criterio es que un blog todavía puede ayudar a conformar comunidades donde la fraternidad opere como algo que nos moviliza frente a lo que disgrega. Un grupo de amigos reunidos alrededor de una idea puede ser más enérgicamente creativo que miles de personas convocadas en un inmenso escenario. Y es que tener a la mano al otro, que quizás no piense exactamente como nosotros, y establecer diálogos que permiten enriquecer nuestras percepciones del mundo, siempre se agradecerá más que reafirmar lo que los prejuicios por lo general nos van dictando desde un espacio público impersonal.

No sé qué va a pasar con “Cine cubano, la pupila insomne” en un futuro. He comprobado que carecer de teléfono o Internet en la casa no ha sido un gran impedimento para mantenerlo activo durante diez años desde Camagüey, el lugar donde vivo. Sé que lo importante siempre será la motivación. Si faltara esta última, todo estaría perdido.

Juan Antonio García Borrero   

PD: Acá puede verse un programa grabado por la Televisión Cubana, donde varios amigos expresan sus ideas sobre el blog.

Anuncios

Publicado el febrero 24, 2017 en BLOGOSFERA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: