SEVERO SECRETO (2016), de Gustavo Pérez y Oneyda González

SEVERO SECRETO, INGENIOSAMENTE PÚBLICO

Por Yanetsy León González (Publicado en el Periódico Adelante del 7 de enero del 2017)

Severo Sarduy ha vuelto a Cuba y le ha nacido otra vez a Camagüey. Le debemos al milagro del cine, a la terquedad de dos artistas que en la búsqueda difícil del justo perfil de un hombre, se han calibrado a sí mismos.

Oneyda González y Gustavo Pérez concluyeron el documental Severo secreto, acerca de ese camagüeyano creador del neobarroco, quien por una beca llegó a París con 23 años de edad, y allá murió sin olvidar su nación. Esa “ida sin regreso generó en el autor de la novela “De donde son los cantantes” (1967) una angustia en la que confluyen su forma de ver el arte, su aparente neutralidad política, y hasta su sexualidad”.

De Severo, intelectual presente en programas académicos de otros países, hay poco publicado en Cuba, y alrededor de él se han tejido confusiones. En cambio, aquí se eludieron las trampas de resentimientos en las que suele caerse cuando se trata de un personaje polémico.

Aunque resulte paradójico, lo más evidente de Severo secreto es la sinceridad con que fue hecho, durante ocho años. La espera demandó a Gustavo Pérez una paciencia increíble para no terminar la obra mientras existiera una ventana abierta a información y hallazgos. Ese proceso aquilató en Oneyda González su gusto de contar con el dominio del pensamiento en imágenes.

Cuando era proyecto ganaron el Premio Cinergia, llegaron al Lab Bolivia, estuvieron en el Festival de Cine de Guadalajara, y en el 2015 merecieron la beca de los Amigos de la Biblioteca de la Universidad de Princeton, Estados Unidos.

El texto fílmico de 64 minutos atesora parte de la obra pictórica del protagonista, conservada en la Colección Latinoamericana de la Universidad de Princeton, y testimonios de personas “tan cercanas a él, como Francois Wahl, quien por primera vez comparte públicamente sus archivos, y sobre el método de trabajo de Severo, y su universo privado”.

Este es un documental reflexivo a través de entrevistas, de un montaje contenido, y una narración cabal. En noviembre tuvo su preestreno en Argentina, durante el 4to. Simposio Literatura y Margen, dedicado a Severo Sarduy, en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, en Buenos Aires.

La premier ocurrió en el 38 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, en La Habana, donde participó como parte de la muestra oficial del evento, y el 27 de diciembre fue presentado aquí, en la Sala Nuevo Mundo, durante la cibertertulia que conduce el crítico Juan Antonio García Borrero.

Los restos de Severo se hallan en el Cementerio de Thais, en las afueras de París, pero ni allá ha logrado estar quieto. Su deseo expreso era “descansar” junto a Dolores Rondón. Será por su sed de tinajones. El 25 de febrero cumplirá sus 80. No dejemos quitárnoslo otra vez.

Anuncios

Publicado el enero 9, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: