BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Esto lo escribí a raíz de mi visita a Santiago de Cuba. Lo comparto ahora con los amigos del blog.

BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Hace algunos meses tuve la posibilidad de visitar el estupendo “Museo de la Imagen en Movimiento” ubicado en Astoria (Nueva York), y mientras recorría sus diversas salas, no podía dejar de establecer de modo inconsciente comparaciones con ese otro Museo de la Imagen que existe en la ciudad de Santiago de Cuba, fundado por el gran soñador que fue Bebo Muñiz (n. La Habana, 18/ junio/ 1925- m. Santiago de Cuba, 26/ noviembre/ 2000).

Todas las comparaciones son odiosas si lo único que se persigue con ellas, es lucrar con un falso sistema de jerarquías donde casi siempre lo que está operando es la voluntad de los egos. Pero otra cosa sucede cuando comparamos, con el fin de entender las dinámicas culturales que nos van conformando como comunidades de individuos que interactúan en la sociedad, y en el mundo globalizado e hiper-conectado que nos ha tocado vivir.

El Museo de Nueva York, fundado en 1988, es exquisito. Basta traspasar la entrada para sentirte que estás viajando en el tiempo, debido a la inteligente manera en que se han organizado esas numerosas variedades de cámaras y pantallas, a través de las cuales la imagen en movimiento ha sido la protagonista absoluta. De ese modo, uno puede apreciar el empeño de pioneros como Edison o los hermanos Lumiére, pero también los experimentos de video-artistas como Wolf Vostell y Nam June Paik, o la actual creatividad de quienes desde el área del videojuego enriquecen las modalidades de percepción de esa imagen dinámica.

El Museo de Nueva York nos confirma que una actividad como esa exige, ante todo, un gran respaldo financiero, y luego, la complicidad de todo un equipo multidisciplinario. Por eso es que cada vez que llego al “Museo de la Imagen” de Santiago de Cuba, no puede dejar de maravillarme el empeño sobrehumano y la constancia de un individuo como Bebo Muñiz, que desde 1973 fue capaz de acumular en su vivienda todo tipo de artefacto vinculado al cine, hasta que por fin en 1990 es creado el Museo como institución cultural.

Aprovecho para recordar que con Bebo Muñiz (su verdadero nombre fue Bernabé de Jesús Muñiz Guibernau) no estamos hablando de alguien que sólo se dedicó a fundar el museo. Al contrario, yo diría que la concepción del Museo le llega como corolario de una existencia donde el afán por crear y experimentar con lo nuevo parecía lo natural: así, en 1946 funda en La Habana (junto a Pedro Giró) el “Noticiero Cuba”; en 1950 el primer sindicato cinematográfico de la televisión cubana (luego de ser electo en 1948 como presidente de la “Asociación de Técnicos Cinematográficos Cubanos”), y en 1951 el “Noti Cuba”.

En el cine, se inicia profesionalmente como asistente de iluminación en La serpiente roja (1937), de Ernesto Caparrós. En el período pre-revolucionario fue asistente de fotografía, camarógrafo, director de documentales como Expedición de Cayo Confites (1947) o del noticiero Vuelve a la Vida (1954). En 1956 se desplaza a Colombia, donde, de acuerdo al historiador Luciano Castillo, funda el noticiero Pan American Film.

Con el triunfo revolucionario de 1959 regresa a Cuba instalándose en Santiago de Cuba, desde donde colabora como camarógrafo del Noticiero Icaic Latinoamericano, y en los documentales de Santiago Álvarez, Forjadores de la paz (1962), Ciclón (1963), Cerro Pelado (1966), y Despegue a las 18:00 (1969).

Una historia de vida como esa es la que explica la pasión depositada en la conformación del Museo. No importa que Bebo Muñiz no fuera exactamente un museólogo: veo allí la misma entrega de Henri Langlois en Francia, la misma intuición creadora que hoy nos permite asomarnos a ese universo de cosas e imágenes, donde aparece en todo su esplendor la memoria audiovisual del hombre del siglo XX.

Es posible, sin embargo, que aún los cubanos no tengamos total conciencia de lo que significa contar con un museo de ese tipo. A diferencia de los museos donde se colecciona “arte”, y que gozan del prestigio que de modo automático reporta la producción artística asociada a lo espiritual, los espacios donde el cine ha obtenido este tipo de reconocimiento galerístico todavía se vincula a la mera curiosidad tecnológica.

Por suerte, ya ese tipo de lectura “objetual” está siendo enriquecida con la interactividad que propician las nuevas tecnologías. Ahora los visitantes del Museo de la Imagen en Nueva York pueden apreciar el objeto histórico, pero al mismo tiempo, interactuar con ellos a través de aplicaciones offline que permiten neutralizar la típica brecha participativa que en todo museo mantiene al espectador a gran distancia de lo que se mira.

Un museo como el que Bebo Muñiz concibió podría obtener grandes beneficios de esta nueva y democratizadora circunstancia tecnológica. Como todo museo, tendrá que repensar las estrategias que les permita mantener protegidos los abundantes fondos que conforman su colección, algunos de ellos (como determinadas películas) en riesgo de desaparecer para siempre.

Mas paralelo a la gestión de recursos financieros será necesario que el museo actualice el modelo de gestión de atención y participación de sus visitantes. Ello hoy es posible gracias a los entornos colaborativos en los que hoy se convierten los grandes museos del mundo, y donde pareciera cumplirse aquella vieja profecía anunciada por André Malraux en 1947 en su visionario texto El museo imaginario.

Actualizar las estrategias divulgativas del espacio es algo que merecería la memoria de Bebo Muñiz, un hombre que el 26 de noviembre cumplió un nuevo aniversario de muerte, pero que gracias a ese gran sueño hecho realidad, permanece junto a su museo muy vivo entre nosotros.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el diciembre 8, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: