Archivos Mensuales: diciembre 2016

ADIOS, 2016

Nunca habrá un año que podamos decir que ha sido un año perfecto. Porque los años, como el tiempo, son ficciones que nos inventamos los seres humanos para lidiar con lo incontrolablemente imperfecto: la existencia. Y existir es vivir al mismo tiempo que perdemos cosas que nos importan, nos afectan: seres queridos, por ejemplo.

Por eso cada individuo, transcurrido doce meses, sentirá que el año habrá sido bueno o malo de acuerdo a ese balance de pérdidas y ganancias, y le abrigará la esperanza de que, clausurado ese período, vendrán cosas mejores. A mí me queda cada vez más claro que las cosas vienen solas, pero que los años que uno viva tendrán el color que uno se proponga ponerle. Colores vivos, colores muertos: eso lo escogemos nosotros.

En lo personal, yo no podría quejarme del 2016. Agradezco un mundo la posibilidad de haber visitado las ciudades de Providence y Nueva York, y hacer grandes amigos por allá, por ejemplo. Pero si me exigen ser todo lo sincero que debiera, para mí este año fue el de “El Callejón de los Milagros”.

Sé que aún no es lo que muchos esperamos. Sé que apenas hemos puesto los cimientos de este proyecto comunitario que pretende fomentar la cultura audiovisual y el uso creativo de las nuevas tecnologías. Pero hemos logrado algo que, en estos tiempos donde el individualismo pareciera ganar cada vez más terreno, tiene un valor excepcional: la colaboración de muchos a los que les importa el desarrollo de la comunidad camagüeyana.

Así que desde este, nuestro Callejón de los Milagros, les envío a todos los amigos el saludo de Fin de Año, y la invitación para que en el venidero sigamos compartiendo el gran milagro de la amistad y los sueños creativos.

Juan Antonio García Borrero

HOY, EN NUEVO MUNDO, “CALALÚ” (2016), de Alberto Santos

Hoy 28 de diciembre, Día de los Inocentes, el cinematógrafo Lumiére cumple un nuevo aniversario de su aparición pública. Y en Camagüey lo estaremos festejando con la segunda parte de la Cibertertulia “El Callejón de los Milagros”, hablando de lo sucedido en el recién finalizado Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

calaluAsí que nada mejor que proyectar y debatir el documental Calalú (2016), de Alberto Santos, con guión de Yanetsy León. Una historia conmovedora que nos introduce en un universo mágico, natural, que a muchos (acostumbrados al urbanocentrismo) pareciera que ya no existe.

Ayer en Nuevo Mundo, a propósito de la proyección de Severo secreto (2016), un grupo de amigos comentábamos la importancia de la mirada documental a la hora de preservar la memoria histórica de la nación. Pero no se trata, obviamente, solo de mirar al exterior. También hacia el interior de la nación permanecen en las sombras determinados actores que contribuyen a darle unidad a esa identidad nuestra en permanente construcción.

Calalú se asoma de un modo poético a una de esas zonas de la Cuba sumergida que no suele aparecer en nuestras conversaciones más habituales. Y nos humaniza a ese “otro” que los turistas visitan de un modo apresurado y superficial, regresando a sus respectivos países con la imagen del descendiente de aborigen que aún puede localizarse en Cuba.

Una gran suerte que los cinéfilos camagüeyanos podamos despedir el año 2017 con este regalo hecho precisamente en Camagüey.

Juan Antonio García Borrero

LOS MEJORES FILMES EXHIBIDOS EN CUBA EN EL AÑO 2016

Como cada año, los miembros de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica (ACPC) realizan una votación para seleccionar los mejores filmes estrenados en las salas cinematográficas del país, así como para elegir lo mejor de la producción fílmica nacional. En el año 2016, los resultados han sido los siguientes:

LOS MEJORES FILMES ESTRENADOS COMERCIALMENTE EN 2016

1. El club / Chile / 2015 / Pablo Larraín

2. El clan / Argentina-España / 2015 / Pablo Trapero

3. El renacido / The Revenant /EE.UU. / 2015 / Alejadro González Iñárritu

4. El hijo de Saúl / Saul fia / Hungría / 2015 / László Nemes

5. El cartero de las noches blancas / Rusia / 2015 / Andrei M. Konchalovski

6. Juventud / Youth / Italia- Suiza- Francia- Reino Unido / 2015 / Paolo Sorrentino

7. El acompañante / Cuba-Venezuela-Colombia-Francia-Panamá / 2015 / Pavel Giroud

8. Los ocho odiosos / The Hateful Eight / EE.UU. / 2015 /Quentin Tarantino

9. La chica danesa / The Danish Girl / Reino Unido-Bélgica-EE.UU.-Dinamarca-Alemania / 2015 / Tom Hooper

10. La lección / Urok /

El fotógrafo

En primera plana / Spotlight /

Nota. No se consideraron en esta selección los filmes cubanos y extranjeros exhibidos en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, con vistas a ser tomados en cuenta cuando sean estrenados comercialmente.

LOS MEJORES FILMES CUBANOS EXHIBIDOS EN 2016 (no estrenados comercialmente aún)

Mejor largometraje de ficción: Últimos días en La Habana, Fernando Pérez

Mejor cortometraje de ficción: Molina´s Rebecca, Jorge Molina

Mejor documental: Héroe de culto, Ernesto Sánchez

Mejor dibujo animado: No Country for Old Squares, Ermitis Blanco

LOS MEJORES FILMES VISTOS EN EL 38 FESTIVAL

1. El ciudadano ilustre / Argentina / 2016 /

2. Acquarius / Brasil / 2016 / Kleber Mendoça

3. Neruda / Chile / 2016 / Pablo Larraín

Participaron en la votación 24 miembros: Alberto Ramos, Antonio Mazón, Arístides O´Farrill, Azucena Plasencia, Carlos Galiano, Cira Peraza, Francisco Martínez Hraste, Gustavo Arcos, Gustavo Béquer, Ileana Margarita Rodríguez, Jorge Calderón, Jorge Villa, Juan Carlos Vallinas, Juan Ramón Ferrera, Julio Martínez Molina, Leanny Pintado, Luciano Castillo, Luis Rey Yero, Mario Naito, Mayra Álvarez, Mireya Castañeda, Pedro Antonio García, Rubén Padrón, Teresita Jorge.

DEL CINEMATÓGRAFO DE LOS LUMIÈRE AL CINE DIGITAL: LA FIESTA INTERMINABLE

El 28 de diciembre de 1895, los hermanos Lumière exhibieron por primera vez al público su cinematógrafo, en el Grand Café del bulevar de los Capuchinos de París. No sé si en otras partes de Cuba se festeja esa fecha, pero en Camagüey cada 28 de diciembre (coincidiendo con el del Día de los Inocentes) es el pretexto que permite reunir a un grupo de amigos con el fin de hablar sobre la imagen en movimiento.

Es por eso que el Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, invita a su Cibertertulia del mes de diciembre en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, para disfrutar de los documentales Severo secreto (2016), de Oneyda González y Gustavo Pérez, mañana 27 y Calalú (2016), de Alberto Santos, el miércoles 28, los cuales participaron en el recién concluido Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano.

Será la oportunidad para hacernos preguntas sobre esta producción audiovisual latinoamericana que sigue siendo nueva y latinoamericana, pero respondiendo a los modernos imperativos tecnológicos que impone la época. Una de las mejores maneras de actualizar las herramientas analíticas que nos permitiría entender por dónde va ahora mismo el fenómeno, sería aprovechando esas ideas que en forma de libro todos los años nos regala el Festival.

De allí que también estemos organizando una muestra expositiva con algunos de los libros y revistas presentados en el evento, y los cuales ya forman parte de los fondos bibliográficos de la Mediateca del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo. He aquí la relación de esos títulos recientemente adquiridos:

– “La edad de las ilusiones. El cine de Fernando Pérez”. Autor: Joel del Río/ Editorial: Ediciones ICAIC.

– “Cronología del cine cubano IV (1953-1959). Autores: Arturo Agramonte, Luciano Castillo/ Editorial: Ediciones ICAIC.

– “Vivir bajo la lluvia. Julio García-Espinosa”. Compilación: Dolores Calviño/ Editorial: Ediciones ICAIC.

– “Rufo Caballero. Un ídolo imposible”. Compilación: Rubens Riol/ Editorial: Ediciones ICAIC.

– “Memorias de un director de arte”. Autor: Pedro García-Espinosa/ Editorial: Ediciones ICAIC.

– “Road-Book del Cine Latinoamericano”. Autor: Pedro Zurita

– “Luis Ospina: todo comenzó por el archivo”. Autora: Juana Suárez

– “Studies in Spanish & Latin American Cinemas”. Volumen 13 Número 2.

– La Gaceta de Cuba Nro. 5. Septiembre-Octubre 2016 (Incluye un dossier homenaje a Julio García-Espinosa)

– Revista Cine Cuba Nro. 199. Mayo-Agosto 2016.

– Revista Cine Cuba Nro. 200. Septiembre-Diciembre 2016.

– Revista Nuevo Cine Latinoamericano Nro. 18. Invierno 2016

En memoria de Ramón F. Suárez

Orestes Matacena acaba de darme la mala noticia. Ha muerto uno de los más grandes directores de fotografía del cine cubano, y al mismo tiempo, tengo la impresión que uno de los que menos le gustaba hablar en público de su trabajo. Lo conocí en París y jamás pude olvidar esa característica. Y allí sigue Memorias, más viva que nunca, entre otras cosas, gracias a su cámara. Llegarán estudios sobre su obra. Por lo pronto, recupero esto que en su momento escribí. Descanse en paz, maestro.

RAMÓN F. SUÁREZ

Hace un par de días colgué un post refiriéndome al festival de cine que se realiza en la localidad malagueña de Benalmádena. Entre otras cosas, mencioné el antecedente que esta cita fílmica tuvo en los festivales que por los años setenta se celebraban en el lugar. No sé por qué me quedé con deseos de seguir indagando, y encontré en la “Guía del Video-Cine”, de Carlos Aguilar, una información que pudiera tener interés para este blog.

Se trata de la película “El desastre de Annual” (1970), de Ricardo Franco. En la ficha correspondiente al filme podemos encontrar lo siguiente: “El primer largometraje de su realizador, que conoció una absoluta prohibición oficial tras su presentación en el Festival de Benalmádena, donde tras todo tipo de incidente el propio Ricardo Franco hasta llegaría a ser detenido… No tiene demasiado que ver, en planteamientos y resolución, con el film más famoso de su director, “Pascual Duarte”.

Lo interesante, en nuestro caso, es que el director de fotografía de aquel filme fue el cubano Ramón F. Suárez, quien había abandonado la isla en 1968, justo después de realizar el trabajo fotográfico de la más memorable de las películas del patio: “Memorias del subdesarrollo”, de Tomás Gutiérrez Alea. Su participación en el filme del Franco cineasta lo puso en aprietos con la censura del Franco gobernante, obligándolo a abandonar España.

Ramón F. Suárez fue de aquellos a los que la Revolución de 1959 sorprendió fuera de Cuba (se había marchado en 1954), y que regresaron a la isla entusiasmados con la idea de hacer por primera vez cine “en serio”. Hay por allí un par de cartas de Titón, su gran amigo de los cincuenta, invitándole a sumarse al proyecto ICAIC. La colaboración de ambos más fructífera no pudo ser, según puede apreciarse en “Asamblea General” (1960), “Las doce sillas” (1962), “Cumbite” (1964), “La muerte de un burócrata” (1966), y la mencionada “Memorias del subdesarrollo”. Por otro lado, el propio Suárez se probaría como director de documentales del ICAIC en “Grabados revolucionarios” (1963) y “Romeo y Julieta” (1964).

Después de su salida de Cuba, Suárez se ha mantenido vinculado al cine, con una actividad más que intensa. Antes de filmar “El desastre de Annual”, había fotografiado en España para Alfonso Ungría “El hombre oculto” (1970) y “Tirarse al monte” (1971). Colaboró con cineastas cubanos exiliados en películas como “Bla Bla Bla” (1978) de Guillermo Álvarez Guedes, “Guaguasí” (1978) de Jorge Ulla, y “Juego de poder” (1982), de Fausto Canel. Retrató la primera película guatemalteca rodada en 35 mm (“El silencio de Neto”/ 1992, de Luis Argueta), y trabajó para el realizador chileno Raúl Ruiz en “L’Oeil qui Ment” (1992) y el mexicano Francisco Athie en “Vera”, por mencionar solo parte de su carrera. Recientemente estrenó como director un documental que evoca el cine cubano de la década de los sesenta, considerada por muchos la década prodigiosa del ICAIC.

Juan Antonio García Borrero

Invitación a la Cibertertulia “El Callejón de los Milagros” (Camagüey, Cuba)

ECOS DEL CORAL EN CAMAGUEY

El Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, en su 38 edición, terminó, pero sus ecos perduran. Al menos en Camagüey estaremos hablando los próximos días 27 y 28 de diciembre en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, y proyectaremos en pantalla grande, Severo secreto (2016), de Oneyda González y Gustavo Pérez, y Calalú, de Alberto Santos Casas, y guión de Yanetsy León.

Ambos materiales formaron parte de la programación del pasado Festival, y será el pretexto perfecto para que un grupo de amigos nos reunamos, y hablemos de lo que vimos en las pantallas, de los libros y revistas que se presentaron, de los coloquios en los que intervenimos, de los camagüeyanos que mostraron su arte allá.

El Festival sigue siendo una gran fiesta intelectual, y sigue propiciando gratificaciones no solo por las películas que vemos, sino por las ideas que construimos entre todos. Hablar del festival será una buena manera de despedir un año que para los camagüeyanos, en el plano del audiovisual, su producción y su consumo, ha sido extraordinario. Y nada mejor que hacerlo desde nuestro Paseo Temático del Cine.

JAGB

CIBERTERTULIA “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Tema: ECOS DEL CORAL EN CAMAGUEY

Fecha: 27 de diciembre

Hora: 5.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Proyección del filme Severo secreto, de Oneyda González y Gustavo Pérez

Sinopsis:

La muerte encuentra al intelectual cubano Severo Sarduy en plena explosión creativa. Ha trabajado como un monje y vivido al borde del derroche, pero no ha vuelto al país natal. La ida sin regreso origina una angustia en que confluye su forma de ver el arte, su aparente neutralidad política e incluso su sexualidad.

Fecha: 28 de diciembre

Hora: 5.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Proyección del filme Calalú, de Alberto Santos Casas

Sinopsis:

Rafaela Ramírez Rojas, descendiente de aborígenes, decide ofrecer sus secretos a los turistas, creyendo que así podrá reconstruir su casa.

Guión: de Yanetsy León// Fotografía: Norlys Guerrero// Edición: Alberto Santos// Música: Pavel del Río/ Sonido: Alberto Santos.

CARLOS PADRÓN SOBRE BEBO MUÑIZ Y EL MUSEO DE LA IMAGEN

A propósito del post que escribí sobre el Museo de la Imagen en Santiago de Cuba, algo único creado por Bebo Muñiz, el actor Carlos Padrón me hace llegar este mensaje y esta foto que compartimos con los amigos del blog.

JAGB

Querido Juani:

Esto es muy hermoso y me toca muy de cerca.

Entablé una entrañable amistad con Bebo a raíz de mi llegada a la TV santiaguera en 1980. Gracias a un actor y director amigo comencé a entrenarme como director de audiovisuales. En aquellos años todavía se hacían los exteriores de las novelas y aventuras en 16 mm., con película reversible. Y aquel amigo me dijo: “Lánzate. Haz todos los exteriores de esta novela”. El equipo técnico era de los estudios Cinematográficos de la Tv allá. Y mi director de fotografía fue mi mejor maestro: Bebo Muñiz.

Mientras rodaba kilómetros de película leía vorazmente todo lo que existía en Cuba sobre cine. Y también se consolidaba mi relación con Bebo

Como acababa de graduarme de Historia en la Universidad de Oriente, y había sido más que un alumno, un seguidor del viejo sabio Francisco Prats Puig, con el que pasé un semestre de Museografía, me interesé mucho por la idea de Bebo de convertir su excelente colección en Museo. Entonces él me propuso ser su Asesor. Y trabajé duro con él, para darle cierto orden a aquel caos, aunque siempre tuve claro que la personalidad de Bebo tenía que reflejarse en su Museo, era su mayor creación; la obra de su vida, la que expresaba su inmenso amor por el cine y en general por el mundo audiovisual. Por eso el Museo, incluso cuando perdió caché al pasar a la casa de Vista Alegre donde radica desde hace años, huele a una suerte de caos temáticamente ordenado. Conmigo trabajó también un Jefe técnico de la televisión santiaguera, Angelito el Bizco (no recuerdo su apellido, me dicen que está jubilado). Éramos los dos colaboradores de Bebo de los que él nunca se desprendía y a quienes siempre reconoció. Angelito reparaba o hacía reparar todos los equipos que lo requerían, ya que Bebo necesitaba un museo vivo, donde todas las cámaras, proyectores y micrófonos funcionaran.

No recuerdo la fecha oficial de la inauguración, allá en su casona de la calle Aguilera. Le había ido quitando espacio a su familia para situar los equipos en las pequeñas salas que dedicamos a cada tema. Ocupaban el espacio que antes estuvo destinado a sala, saleta y la primera habitación de la planta baja de la casa. Había una galería que rodeaba un gran patio de mosaicos y terminaba al fondo en la cocina y un baño. Hasta allí llegó también el Museo. Lee el resto de esta entrada

“SANTA Y ANDRÉS”: NUESTRO ETERNO RETORNO DE LO IDÉNTICO

En estos días tiene lugar en las redes un debate (otro más), a propósito de la no exhibición de Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, en el Festival de Cine de La Habana, que comienza hoy. En el blog “El cine es cortar”, de Manuel Iglesias, pueden encontrarse varias de las contribuciones al debate. Comparto con los amigos lo que en lo personal pienso sobre este asunto.

JAGB

“SANTA Y ANDRÉS”: NUESTRO ETERNO RETORNO DE LO IDÉNTICO

En estos días de duelo oficial por la muerte de Fidel, decidí refugiarme en el silencio, la relectura intensa de algunos de sus textos, y la reflexión. Sabía que un hecho como ese desataría la más encontradas pasiones, así que opté por alejarme un rato de las redes y el blog.

Respeto a quienes usan Facebook para expresar sus emociones (a favor o en contra) vinculadas al líder de la Revolución cubana, pero el análisis del pensamiento de Fidel Castro (que es lo que me interesaría) no cabe allí. Me refiero a un análisis serio que revise las esencias de eso que, al margen de las filias y las fobias, seguramente trascenderá en forma de fidelismo.

Así que mientras en lontananza llegaba hasta mis oídos el reiterado rumor televisivo de las multitudes expresando el dolor de muchos, yo me puse a releer en la intimidad de mi cueva “Cien horas con Fidel”, de Ignacio Ramonet, “Palabras a los intelectuales” (el famoso discurso de 1961), y el concepto de “Revolución” que acabamos de asumir como algo programático.

Debo confesar que mis lecturas de las ideas de Fidel no defieren de las otras que me importan: es decir, son lecturas críticas, en el sentido que siempre se le ha exigido al pensamiento que intenta revolucionar el mundo y nuestras maneras de representarlo. Revisemos la historia de las ideas: solo han sobrevivido aquellas que todavía generan grandes diferendos intelectuales; allí está Marx, describiendo como ninguno las profundas contradicciones del sistema capitalista; sospecho que lo mismo pasará con Fidel Castro, que seguirá siendo una inspiración para ese nutrido ejército de desposeídos que jamás aparecen como noticias en los medios más poderosos del planeta.

Pero como ya alerté, no me interesa apropiarme de las ideas del líder como si se tratara de un catecismo, sino al contrario, como una invitación permanente al debate creativo. “Palabras a los intelectuales”, por razones obvias al inspirarse en la censura de una película cubana, ha sido uno de los textos que más he estudiado, precisamente porque aún me escandaliza la sistemática contextomía a que es sometida por tirios y troyanos.

Como se sabe, el origen de todo estuvo en la prohibición decretada por el ICAIC contra el cortometraje PM (1961), de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal, pero en realidad, detrás de la censura se escondían (como se solapan ahora también, que seguimos prohibiendo películas cubanas) muchísimos intereses y contradicciones. No era la Revolución en abstracto lo que se estaba defendiendo (tampoco hoy), sino los intereses humanos, demasiado humanos, de varios de los protagonistas de aquel diferendo.

Duele ver la manera facilista en que todavía se apela al célebre apotegma “Dentro de la revolución todo, contra la revolución nada”, como si en ese discurso expresado por alguien en su juventud solo se hubiese dicho eso. Y duele ver el modo en que, de manera involuntaria, se sugiere que Fidel Castro alcanzó el máximo de su lucidez intelectual aquel año, y que por eso hay que seguir repitiendo como un dogma aquello que se dijo.

¿No es acaso un contrasentido que asumamos como un gran rasgo de sagacidad el concepto de “Revolución” suscrito en los finales de su vida, y, en cambio, sigamos apelando de modo acrítico a lo que afirmara Fidel en fechas tan tempranas de su trayectoria política? Mi criterio es que Fidel fue capaz de enriquecer sus ideas en el tiempo sin renunciar a sus principios, mientras que muchos de nosotros seguimos mirando y pensando el proceso político y cultural que vive la nación como si viviéramos todavía en la mitad del siglo XX.

De allí que no me sorprenda lo que esté ocurriendo con Santa y Andrés, el filme de Carlos Lechuga. No acabamos de asumir que mientras falte el debate transparente, plural, actualizado, estaremos condenados a prorrogar esta suerte de Déjà vu que nos va colocando como protagonistas de lujo en una obra cansina que pudiéramos titular (parafraseando a Saramago) “Ensayo sobre la sordera”. Lee el resto de esta entrada

BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Esto lo escribí a raíz de mi visita a Santiago de Cuba. Lo comparto ahora con los amigos del blog.

BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Hace algunos meses tuve la posibilidad de visitar el estupendo “Museo de la Imagen en Movimiento” ubicado en Astoria (Nueva York), y mientras recorría sus diversas salas, no podía dejar de establecer de modo inconsciente comparaciones con ese otro Museo de la Imagen que existe en la ciudad de Santiago de Cuba, fundado por el gran soñador que fue Bebo Muñiz (n. La Habana, 18/ junio/ 1925- m. Santiago de Cuba, 26/ noviembre/ 2000).

Todas las comparaciones son odiosas si lo único que se persigue con ellas, es lucrar con un falso sistema de jerarquías donde casi siempre lo que está operando es la voluntad de los egos. Pero otra cosa sucede cuando comparamos, con el fin de entender las dinámicas culturales que nos van conformando como comunidades de individuos que interactúan en la sociedad, y en el mundo globalizado e hiper-conectado que nos ha tocado vivir.

El Museo de Nueva York, fundado en 1988, es exquisito. Basta traspasar la entrada para sentirte que estás viajando en el tiempo, debido a la inteligente manera en que se han organizado esas numerosas variedades de cámaras y pantallas, a través de las cuales la imagen en movimiento ha sido la protagonista absoluta. De ese modo, uno puede apreciar el empeño de pioneros como Edison o los hermanos Lumiére, pero también los experimentos de video-artistas como Wolf Vostell y Nam June Paik, o la actual creatividad de quienes desde el área del videojuego enriquecen las modalidades de percepción de esa imagen dinámica.

El Museo de Nueva York nos confirma que una actividad como esa exige, ante todo, un gran respaldo financiero, y luego, la complicidad de todo un equipo multidisciplinario. Por eso es que cada vez que llego al “Museo de la Imagen” de Santiago de Cuba, no puede dejar de maravillarme el empeño sobrehumano y la constancia de un individuo como Bebo Muñiz, que desde 1973 fue capaz de acumular en su vivienda todo tipo de artefacto vinculado al cine, hasta que por fin en 1990 es creado el Museo como institución cultural.

Aprovecho para recordar que con Bebo Muñiz (su verdadero nombre fue Bernabé de Jesús Muñiz Guibernau) no estamos hablando de alguien que sólo se dedicó a fundar el museo. Al contrario, yo diría que la concepción del Museo le llega como corolario de una existencia donde el afán por crear y experimentar con lo nuevo parecía lo natural: así, en 1946 funda en La Habana (junto a Pedro Giró) el “Noticiero Cuba”; en 1950 el primer sindicato cinematográfico de la televisión cubana (luego de ser electo en 1948 como presidente de la “Asociación de Técnicos Cinematográficos Cubanos”), y en 1951 el “Noti Cuba”. Lee el resto de esta entrada