PARA ABRIR LAS PUERTAS DE UN NUEVO MUNDO EN CAMAGÜEY

PARA ABRIR LAS PUERTAS DE UN NUEVO MUNDO EN CAMAGÜEY

(Palabras leídas en la apertura del proyecto “El Callejón de los Milagros”)

Lo que hoy estamos haciendo en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, no es exactamente dejar inaugurado un proyecto cultural ya completamente definido. Al contrario, si hemos llegado hasta aquí es para poner la primera piedra de un sueño acariciado por muchos, y que solo será posible convertirlo en realidad, enriquecerlo, con la complicidad de todos los interesados.

Que la ciudad de Camagüey, con sus principales autoridades políticas y culturales a la cabeza, se empeñe en asumir este desafío, no debería sorprendernos. En el terreno del audiovisual, Camagüey ha sido pionera de muchas de las prácticas que se vinculan a la imagen en movimiento. Aquí, cuando todavía en Europa no se había acuñado el término cine club por Louis Delluc, ya los camagüeyanos estaban creando en 1906 un Club Cinegético, presidido por el abogado Dr. Omelio Freyre.[1]

Y después de 1959 comenzaría un período de gran fecundidad intelectual, gracias a las actividades iniciales de Desiderio Navarro, quien organizó a finales de los sesenta un Cinefórum que puede ser considerado el antecedente más remoto de los Talleres Nacionales de la Crítica Cinematográfica surgidos en la década de los noventa. Y estuvo Luciano Castillo con su febril labor de promoción cinematográfica. Y fue creada el 30 de octubre de 1986 en este lugar donde ahora estamos reunidos, la primera sala de su tipo en Cuba con el nombre de Nuevo Mundo. Y Camagüey se convirtió en la ciudad simbólica del Audiovisual en Cuba debido a eventos como El Almacén de la Imagen y el mencionado Taller de la Crítica, este último dirigido por Armando Pérez Padrón y Disley Orama en épocas diferentes.

Por tanto, que hoy estemos poniendo en este sitio las primeras piedras de un Proyecto que intenta fomentar el uso creativo de las tecnologías, en función de una promoción más eficaz y eficiente de lo más valioso de la cultura audiovisual, no hace otra cosa que extender lo que ya prácticamente es una tradición en Camagüey.

Bienvenidos, pues, al nuevo mundo que acoge una institución que con gran altura ha defendido la pertinencia de su nombre (Nuevo Mundo) a lo largo de tres décadas, y que ahora invita a sus espectadores a seguir participando de la aventura de la imagen en movimiento, en este caso apelando a nuevos soportes, y nuevas maneras de consumirla.

Juan Antonio García Borrero (En Camagüey, Cuba, el 27 de octubre del 2016, Día Mundial del Patrimonio Audiovisual).

Publicado el octubre 28, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: