¿QUÉ ES UN PRODUCTOR CREATIVO EN EL CONTEXTO AUDIOVISUAL?

Las Historias del cine no han sido benévolas con el papel que han jugado los productores en la creación artística de lo cinematográfico. Sobre todo en Hollywood, por lo general el nombre del productor es asociado a lo mercantil, quedando la responsabilidad del “arte” en manos de los directores, quienes son considerados de este modo los grandes Autores.

Probablemente fue David O. Selznick (n. Pittsburgh, Pennsylvania, 10 de mayo de 1902 – f. Hollywood, California, 22 de junio de 1965), productor de películas tan memorables como Lo que el viento se llevó (1939), Rebeca (1940), o Duelo al sol (1946), el primero en intentar llamar la atención sobre este equívoco.

Sucedió en 1937, cuando en una conferencia para estudiantes de cine en la Universidad de Columbia, afirmaría:

Creo que ya es hora de que la gente comience a pensar en el cine como en una carrera. Aunque ya han existido, durante algunos años, los cursos sobre guión, dirección y fotografía, confío que algún día existirán los cursos que traten sobre la producción. Pienso que sería una exageración decir que haya siquiera un puñado de personas que estudian para ser productores. No sé por qué ocurre esto; si se trata de que las funciones del productor son tan míticas o tan superexplotadas o superdespreciadas, o si se debe a que ese es un trabajo misterioso que las personas no pueden alcanzar. Pero sé, en cambio, como un hecho, que entre todos aquellos que llegan a Hollywood no he encontrado todavía a alguien que me diga: “Estoy ansioso por ser un productor”. Quieren escribir, dirigir, ser fotógrafos o intérpretes –en su mayor parte intérpretes-, pero por alguna misteriosa razón no quieren ser productores.

(…)

Los críticos y los escritores sobre temas cinematográficos se equivocan de manera constante, repetida y casi invariable sobre las funciones del director y del productor”.

La obsesión de Selznick por controlar cada uno de los detalles del proceso creativo, que no concluía con la entrega de la película por parte del director, sino que incluye la suerte de esa película en la futura distribución y exhibición, le ganaría no pocos detractores. Pero ese control no necesariamente iba asociado a la protección de los intereses financieros, sino que también velaba por la verosimilitud y autenticidad de lo representado.

Es famosa la carta que Selznick le enviara el 17 de junio de 1936 al realizador Richard Boleslawski, quien dirigía la cinta El jardín de Alá (1936), interpretada por Marlene Dietrich:

Querido Boley:

Hable por favor con Marlene sobre el hecho de que su cabello esté obteniendo tanta atención, y quede peinado a tal extremo que se pierde toda realidad. Ese cabello está tan bien ordenado que en todo momento –cuando sopla el viento, por ejemplo, o cuando Marlene se asoma al balcón o camina por la calle- sigue pareciendo suave e intocado; de hecho, está tan bien colocado que sólo podría ser una peluca.

El extremo de ese ridículo es la escena en la cama. Ninguna mujer en el mundo ha tenido para su cabello la apariencia que Marlene tiene en esa escena, y toda ésta se hace prácticamente inútil, porque todo está tan exactamente en su sitio que se pierde el efecto de una mujer hostigada y preocupada.

Incluso hoy, durante el rodaje, pareció insensato que el peluquero corriera entre tomas a poner en su sitio cada hebra de cabello, mientras al fondo se veía cómo las palmeras se agitaban con el viento.

Seguramente un poco de realidad no hará mucho daño a una gran belleza”.

Por suerte ya la producción audiovisual es algo que se estudia en las escuelas de cine (incluyendo a Cuba), y de allí que podamos reconocer la importancia de eso que llamamos productor creativo. Mientras los directores y miembros del equipo técnico de realización se concentran en la construcción de esos universos que disfrutaremos en pantalla, los productores creativos serán los encargados de garantizar la vida de esos productos antes, durante, y después de la concepción de las películas.

Juan Antonio García Borrero

Publicado el septiembre 23, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: