EL ICAIC Y LAS INDUSTRIAS CREATIVAS

Luego de algunas semanas disfrutando lo que llamo la claustrofilia fecunda, regreso al blog y a las colaboraciones con algunos medios. Aquí comparto este texto publicado en el sitio Progreso Semanal, y que forma parte de un conjunto de ideas que intento hilvanar, vinculadas a la cultura audiovisual, las tecnologías digitales y el uso creativo en nuestro país. Sobra decir que lo que me interesa es sembrar preguntas e inquietudes, más que pregonar falsas verdades. Ojalá en algún momento un buen debate nos ponga sobre la pista de las estrategias colectivas que necesitamos.

EL RETO DEL ICAIC: INTEGRAR LA INDUSTRIA CLÁSICA A LAS NOVEDADES DE HOY

En el décimo Por Cuanto de la Ley Nro. 169 gracias a la cual se crea el ICAIC el 24 de marzo de 1959, puede leerse lo siguiente:

La Industria Cinematográfica y la distribución de sus productos constituyen una permanente y progresiva fuente de divisas, tanto por la venta o explotación directa de los films como por el extraordinario impacto publicitario y de sugestión que posee la imagen cinematográfica sobre el espectador, y la consecuente oportunidad que se tiene de popularizar nuestro país y sus riquezas y de favorecer el turismo”.

Aunque ya por esas fechas la televisión se vislumbraba como la gran adversaria de la industria fílmica, lo que se dice en la ley 169 está respondiendo de modo correcto a las demandas de una fecha en la que se combinaban a la perfección las ansiedades nacionalistas y las demandas culturales de las élites revolucionarias.

Hasta ese momento, la idea de contar con una industria cinematográfica cubana no había pasado de las fantasías de un grupo de soñadores, como Ramón Peón o Manuel Alonso, que en más de una ocasión intentaron hacer realidad esos sueños, pero que siempre chocaron con “la hidra de la indiferencia” (Cabrera Infante) de los gobiernos de turno. Los fundadores del ICAIC, con Alfredo Guevara a la cabeza, supieron interpretar lo que significaba construir un cine nacional (porque más que industria en el sentido estrecho de la palabra, con el ICAIC se aspiraba a producir a la par películas y nuevos públicos).

Para seguir leyendo, pinchar aquí.

Publicado el septiembre 11, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: