Archivos Mensuales: junio 2016

MIRTHA IBARRA SOBRE “MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO” EN CANNES

Creo que se necesita mucho más valor para matizar o rectificar en público determinadas ideas, que mantenerse tozudamente en posiciones antiguas. Así que admito que en el artículo publicado por IPS, a propósito de los veinte años sin Titón, debieron mencionarse las actividades de recordación que se hicieran en diversos puntos del país.

Entre las que sobresalen estarían la retrospectiva dedicada por la Cinemateca en La Habana, una emisión especial de De cierta manera, programa conducido por Luciano Castillo, una mesa teórica en el pasado Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica de Camagüey, y un ciclo presentado por Armando Pérez Padrón en La ciudad simbólica. Seguramente se han realizado otros eventos, o escrito determinadas notas; intenté reconstruir ese conjunto apelando a Google, pero solo aparecen resaltados el homenaje de Nueva York y Cannes.

A propósito de lo sucedido en este último festival, comparto las palabras leídas por Mirtha Ibarra en ese evento, y que amablemente ha enviado al blog. Supongo que Mirtha no renunciará a la idea de conformar en algún momento ese Centro de Documentación que pondría al alcance de los interesados, no solo las películas de Tomás Gutiérrez Alea, sino también su papelería, su biblioteca, dibujos, fotos. Una manera de mantener viva el pensamiento de este gran intelectual crítico que nunca renunció a intervenir en la esfera pública.

Juan Antonio García Borrero

MIRTHA IBARRA SOBRE “MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO” EN CANNES

Quiero comenzar dando las gracias a la dirección del festival de Cannes, y a la sección de Cannes Classics por su invitación. También queremos dar las gracias de todo corazón a la dirección de la Cineteca de Bologna y a su equipo de restauradores que nos brindan la posibilidad de continuar ”disfrutando de esta maravillosa película., en condiciones excelentes”.

Han pasado 48 años de su realización y podemos decir que sigue impresionado de la misma forma tanto a espectadores como a críticos. Cuando en 1973 se estrenó en Nueva York produjo un gran impacto en la crítica cinematográfica norteamericana.

Arthur Cooper escribió en la revista Newswek: “Memorias del subdesarrollo es sin lugar a dudas una obra maestra, una película compleja, irónica y extremadamente inteligente”. Vincent Canby, crítico del New York Times incluyó la película entre las diez mejores del año. Y la Asociación de Críticos Cinematográficos le adjudicó a Tomás Gutiérrez- Alea , su director, el premio consistente en una placa y 2000 dólares.

En varias encuestas realizadas por críticos y cinematecas ha quedado en primer lugar en la lista de películas iberoamericanas. Según la crítica Julianne Burton se trata de un filme “político, entre comillas que aspira a mostrarnos la relación dialéctica entre contexto histórico y conciencia individual . En este caso el papel de un intelectual burgués”.

Según las palabras del director cubano Fernando Pérez Memorias es un filme sobre el compromiso y un filme comprometido y esto es su mayor mérito.

Quiero terminar dando las gracias una vez más por permitirnos disfrutar junto a ustedes de la restauración de esta película que ha marcado un hito dentro la cinematografía latinoamericana y universal.

Es maravilloso poder ver memorias restaurada, comenzar un nuevo recorrido a partir de su presentación en este formidable festival de Cannes.

Disfruten la proyección y muchas gracias.

ACTOR CUBANO JORGE PERUGORRÍA ES MIEMBRO DE ACADEMIA HOLLYWOODENSE

Tomado de Prensa Latina. La Habana, 30 jun (PL)

Diarios y sitios digitales de todo el orbe se han hecho eco de la afiliación del protagonista de la película Fresa y Chocolate a la entidad hollywoodense conformada por 683 personas y que cada año entrega los premios Oscar.

Considerado uno de los rostros más importantes del cine cubano, Perugorría sobresale en el panorama cinematográfico local y foráneo por su carisma y versatilidad para encarnar los más diversos roles.

Filmes como Miel para ochún y La pared de las palabras -por solo citar algunos- dan fe de su incuestionable talento, aptitud que también ha volcado tras las cámaras y manifestado entre cartulinas y óleos.

Recientemente, la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos incorporó a nuevos miembros latinoamericanos, entre ellos el director colombiano Ciro Guerra, el cineasta mexicano Israel Cárdenas y la dominicana Laura Amelia Guzmán.

También los chilenos Patricio Escala y Gabriel Osorio, ganadores este año del Oscar al mejor cortometraje por Historia de un oso, y los argentinos Cecilia Roth (actriz), Lucrecia Martel y Lucía Puenzo (directoras) y Félix Monti (director de fotografía), integran la nómina de la entidad cinematográfica.

Tras las fuertes críticas después de que los nominados a los Oscar incluyeran solo a actores blancos por segundo año consecutivo, la Academia anunció cambios para aumentar la diversidad entre los votantes.

CONCURSO CARACOL 2016

Aquí está la convocatoria del Concurso Caracol de este año, convocado por la UNEAC.

CONCURSO CARACOL 2016

BASES

El Concurso Caracol pretende aportar novedad, y singularidad, en el panorama competitivo del audiovisual cubano y reconocer así la excelencia artística de las obras y el quehacer individual de los artistas de nuestros medios.

Se concursará en cuatro categorías Cine, Radio, Televisión y Crítica/Ensayo. Se recibirán las obras producidas en Cuba.

Teniendo en cuenta que existen otros concurso y son premiadas las categorías de Video clips, Promociones de Bien Público, Sport e informativos, este año no concursaran en el evento.

Al Premio Caracol podrán aspirar todos los creadores y artistas de estos medios sean o no miembros de la UNEAC.

Serán considerados en concurso, los materiales estrenados o transmitidos entre el 1ero de septiembre de 2015 y el 30 de agosto de 2016.

Las Obras se comenzarán a recibir a partir del 1ero de julio del 2016 y el cierre de admisión será el 4 de septiembre del 2016.

Tendrán derecho a concursar todas las obras que hayan sido exhibidas en espacios televisivos, radiales, en salas de cine o video, y espacios de distribución o circulación alternativa. El comité organizador, a su criterio, puede aceptar o no una obra que haya sido exhibida o transmitida en el contexto de un festival o evento nacional.

En cada obra, se inscribirá individualmente cada especialidad. La especialidad que no quede inscrita al cierre de la admisión, no concursará.

Cada realizador podrá inscribir hasta 2 obras, cada una en categorías diferentes. Podrá concursar en todas las especialidades en que haya trabajado en las obras inscritas.

En la planilla de inscripción es obligatorio llenar todos los datos solicitados, principalmente los datos personales y de localización. La omisión de uno de ellos puede significar la no selección de la obra.

El realizador que no haya entregado la planilla antes de la fecha de cierre de admisión, no podrá participar en el Concurso.

EVENTO TEÓRICO

Se desarrollarán encuentros y debates teóricos del 25 al 28 de octubre de 2016 en las Salas de la UNEAC.

OBRAS DE RADIO

En esta categoría se inscribirá toda obra realizada y emitida por el sistema cubano de radiodifusión a través de sus emisoras nacionales o emisoras en el exterior, estas últimas con autorización de la casa productora matriz.

Se aceptarán en formato digital y por escrito. Las novelas o series enviarán tres capítulos del inicio, tres capítulos del centro y tres capítulos del final.

Las obras grabadas serán recibidas solamente en CD de audio con formato (.mp3) o (.wav)

TRABAJOS DE INVESTIGACION, CRÍTICA Y ENSAYO

Se aceptarán por cada concursante una obra de crítica y una obra de ensayo.

Los trabajos tendrán una extensión máxima de 40 cuartillas a espacio y medio, escrito con letra Arial 12 y en papel formato A4. Lee el resto de esta entrada

DIME CON QUIÉN TE CONECTAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES.

Hay un aforismo muy divertido de Oscar Wilde (como casi todos los de ese gran genio) que dice así: “Habla siempre bien de ti mismo, que algún día olvidarán la fuente”.

En realidad nunca he conocido a alguien que le guste hablar mal de sí mismo. A todos nos encanta que nos reconozcan algo. Y hacemos lo posible y lo imposible para que, incluso cuando nos empeñamos en ser los más modestos, nos reconozcan esa virtud. Por eso sigue siendo tan genial aquella observación que hiciera Sócrates a los cínicos, cuando les señalara que a través de los huecos de sus vestimentas, podía ver sus vanidades.

En el caso de los que escribimos, o de los artistas en sentido general, esa adicción al reconocimiento público puede rayar con lo patológico. Para algunos, no ser mencionado en los medios es como no existir. Si aluden a ti en el periódico Granma o Juventud Rebelde, o te entrevistan en cualquier espacio de la televisión, diciendo cualquier cosa en treinta segundos que, a su vez, han sido editados, pues tendrás garantizados tus quince minutos de fama en la aldea. Pero esto está cambiando de un modo radical, incluso en un país como Cuba, donde la penetración de Internet es todavía tan precaria. Trataré de argumentar esa impresión a partir de una experiencia personal, cercana en el tiempo.

Resulta que acabo de pasarme casi dos meses en los Estados Unidos, participando en un grupo de eventos académicos, gracias a amigos como Jennifer Lambe, Alex Halkin, los organizadores de LASA y Cuba Posible, entre otros. Para mí fue una experiencia mágica, donde adquirí conocimientos que me habría encantado transmitir a otros, sobre todo en el Camagüey donde vivo.

Sin embargo, sospechando que nada de eso tendría un interés, digamos, periodístico, decidí apelar a Wilde y contar mis historias personales en Facebook. Pues bien, resulta que desde que regresé me han parado en la calle más de veinte personas, para comentarme que estaban al tanto de lo que hice por aquellas tierras. Y no solo eso: para intercambiar con algunas de las ideas que propuse en los brevísimos textos que fui colgando (me entusiasmó mucho que el que habla de la falta de un programa público que incentive en Cuba el uso creativo de la tecnología, fuese comentado por uno de mis interlocutores con verdadera pasión).

Más allá de la broma de Wilde, pensemos en cuánto están desaprovechando nuestros creadores e instituciones culturales el uso de todas esas redes sociales que están al alcance de nuestras manos, y que no utilizamos de un modo inteligente o creativo. En Camagüey, cada vez hay más personas conectadas al Facebook y leyendo menos periódicos, pero nosotros insistimos en un tipo de promoción cultural nacida en el siglo XIX.

En lo personal, esta vez aprendí algo. Que es bueno que los medios hablen de lo que hacemos, pero que si no lo hacen, tampoco importa mucho. Siempre quedará la alternativa de hablar bien de uno mismo, sabiendo que la gente algún día olvidará que lo leyó en Facebook.

Juan Antonio García Borrero

ERNESTO DARANAS SOBRE LA CULTURA DEL DEBATE EN CUBA

Cuba Posible ha convocado a un grupo de intelectuales cubanos, con el fin de “reflexionar sobre la necesidad de debate, y sus mejores caminos, en el actual contexto nacional”. Las respuestas que por el momento han ofrecido en esta primera entrega Aurelio Alonso, Jesús Arboleya, Guillermo Rodríguez Rivera, Francisco López Segrera, y Ernesto Daranas, han estado a la altura de las interrogantes planteadas.

Comparto las respuestas concedidas por el cineasta Ernesto Daranas. Creo que si en los momentos actuales un gremio ha sabido mantener en alto el papel del intelectual crítico, que habría que verlo siempre asociado al deber de intervenir en lo público, es precisamente el de los cineastas cubanos. En este sentido, Daranas sería apenas uno de los tantos creadores del sector que vienen defendiendo con muchísima energía la necesidad de ese debate en el actual contexto nacional.

JAGB

ERNESTO DARANAS: “NECESITAMOS TRANSFORMACIONES QUE GARANTICEN INTERCAMBIOS MÁS ABIERTOS, CONSTANTES Y DIVERSOS”.

En las circunstancias actuales de Cuba y del mundo, el interés por buscar y encontrar formas renovadas de hacer posibles los anhelos históricos y contemporáneos del país constituye un empeño de diferentes actores, colectivos y personas con vocación por pensar la nación sin desconocer sus diversidades. Esa voluntad plantea desafíos de diferente orden; quizás uno de los más grandes es el de repensar las necesidades de debate que, desde diferentes espacios, tributen a un mayor y mejor entendimiento de los presentes y los futuros plausibles y deseados. Con el propósito de contribuir con ello, Cuba Posible ha invitado a intelectuales cubanos a reflexionar sobre la necesidad de debate, y sus mejores caminos, en el actual contexto nacional. Estas son solo algunas voces de las muchas que pueden encontrarse en Cuba, que acompañan y construyen ideas y propuestas para nuestro país.

En esta entrega, compartimos los criterios del reconocido director de cine Ernesto Daranas.

¿En qué medida la política cubana actual identifica la necesidad del debate sistemático y público de nuestros problemas? ¿Escucha propuestas para solucionarlos?

En el VII Congreso del PCC se insistió en la necesidad de un socialismo más democrático y participativo, pero por el momento siguen presentes el verticalismo, el control de los escenarios de debate, la estigmatización de los criterios opuestos y el secretismo en muchos de los temas esenciales para los cubanos.

El VI Congreso había estado precedido de una amplia consulta popular entre varios millones de ciudadanos. El acceso que tuvimos al resultado de un proceso tan importante fueron “los lineamientos”, donde quedaron codificados los intereses del pueblo y del Estado. A partir de ahí se han dictado un conjunto de medidas destinadas a revertir un grupo de restricciones anacrónicas, sin que se empiecen a observar aún los resultados esperados en lo referente a la mejora del nivel de vida de la mayor parte de los cubanos.

El VII Congreso, en cambio, motivó protestas entre la propia militancia por la falta de debates previos, cobrando fuerza el reclamo de que ese nuevo socialismo sea construido con el concurso de la inteligencia nacional. El presidente Raúl consideró justas estas preocupaciones y determinó que documentos de la importancia de la Conceptualización del Modelo de Socialismo y las bases del Plan de Desarrollo fueran sometidos a una consulta más abierta, antes de ser aprobados. Tal vez, como nunca antes, se hizo patente la necesidad de aprender a gobernar dentro de la complejidad que entraña todo consenso verdadero, así como la importancia de que las transformaciones emprendidas tengan realmente en cuenta el criterio de un creciente espectro de actores sociales, en particular de nuestros sectores más humildes, quienes, hasta ahora, no han sido precisamente los más favorecidos por los cambios ocurridos entre ambos Congresos. Lee el resto de esta entrada

CULTURA, SENTIDO Y SENSIBILIDAD

Hay quien es culto y es analfabeto, hay quien es analfabeto y es culto, lo que determina es la sensibilidad”, anotó en algún momento Lezama.

Nuestro gran desafío como nación, más allá de los planes de neoalfabetización funcional que nos tracemos para toda la comunidad, tendría que ver con esa suerte de alfabetización espiritual que, en el fondo, es lo único que garantiza la altura cultural, el legado que permanecerá cuando ninguno de nosotros estemos.

La sensibilidad, sin embargo, no puede crecer allí donde no hay individuos que interactúen en función de determinadas metas. No es la cultura más auténtica un mero agregado de eventos que se van multiplicando hasta el infinito de un modo caótico y siempre efímero: son los individuos, con sus sensibilidades, quienes consiguen organizar esa visión del mundo que, en cada tiempo histórico, nos ilumina.

Pero la sensibilidad hay que cultivarla. O mejor aún, hay que provocarla, porque su peor enemigo es el conformismo, o la creencia de que estamos viviendo en una cumbre desde la cual nos podemos dar el lujo de juzgar lo que ocurre a nuestro alrededor, y nunca lo que acontece en nuestros interiores.

La sensibilidad adormecida nos deja sin fuerzas para creer en nuestra creatividad individual. Y nos convertimos en dóciles títeres de “lo que vendrá” o de lo que esperamos escuchar a favor nuestro, siempre diseñado por los otros. Como si el verso de Milanés finalmente viniese a ser nuestro gran lema colectivo: “y apoyado al timón, espero el día”.

Juan Antonio García Borrero

VEINTE AÑOS SIN TITÓN (2)

Me parece legítimo y estimulante que no todos estén de acuerdo con el anterior artículo sobre Titón publicado en IPS (lamentablemente esas diferencias se muestran en el ámbito de lo privado). Sin embargo, otras veces he comentado que no me estimula involucrarme en debates personales: me interesa discutir sobre ideas que puedan impactar en lo público, y que puedan ayudar al sistema institucional de la cultura de un modo horizontal y realmente conectado.

Esto significa que la enumeración de los homenajes que se puedan haber realizado a Titón en los diversos puntos del país (sean en La Habana, Camagüey o Baracoa), todavía no tiene el impacto de esas políticas de evocación que sí se han planteado en nuestros medios con otros autores y obras, a través de spots, entrevistas, programas, etc, desde que se iniciara el año. ¿Habrá que recordar cuáles son los aniversarios cerrados que vienen siendo objeto ahora mismo de ese tipo de jubileo?

Supongo que a eso es a lo que se refiere el artículo de IPS: a la falta de un homenaje público permanente, y no a la sumatoria de festejos puntuales. Este año se supone que salga a la luz la primera parte de la biografía de Titón, publicada por la Editorial Oriente. Como autor me tengo que sentir orgulloso, desde luego, pero ¿bastará ese hecho puntual, casi privado, para sentir que estoy contribuyendo a que Titón sea conocido por su legado? Lee el resto de esta entrada

VEINTE AÑOS SIN TITÓN

Una vez leí que quien se enoja con la crítica que le hacen es porque en el fondo sabe que se la merece. La cuestión no es disgustarnos con los señalamientos que nos hagan, porque humanos al fin, todos somos rehenes de nuestras limitaciones.

Al contrario, la grandeza de ciertos individuos está en poner a un lado la insignificancia de sus egos, para conseguir metas superiores que, inevitablemente, demandan de las alianzas, los debates, la interacción con los otros.

Leer este artículo en IPS no me ha enojado: me ha entristecido. Sobre todo porque pone en evidencia que nuestra política de conservación de la memoria histórica no es todo la sólida que uno quisiera.

Y no es algo nuevo que esté diciendo a raíz de lo que ahora se expone en el texto. En este mismo blog puede pincharse el post con los argumentos que en su momento expuse, cuando decidí renunciar a mi puesto en la Cátedra de Pensamiento Tomás Gutiérrez Alea que hay en Camagüey. Desde entonces, nada ha mejorado, e incluso corremos el peligro de que los treinta años de Nuevo Mundo, sede de la Cátedra, pase sin penas ni glorias, pese a tratarse de una institución emblemática dentro de la ciudad.

Honrar a Titón no significa recordarlo en el aniversario puntual de su muerte. Titón fue un gran líder de opinión, y es por eso que su impronta sigue siendo tan relevante. Las pretensiones de Mirtha Ibarra de crear un Centro de Documentación que ponga al alcance de los estudiosos toda la papelería del maestro no es un capricho: es algo que puede beneficiarnos a muchos de los que a diario pensamos la nación. De allí que en el pasado Congreso de la UNEAC se mencionara como algo a resolver.

En lo personal, agradezco que me inviten a Nueva York o México para hablar de Titón, pero no sé por qué siempre me queda la sensación de que en casa del herrero estamos usando cuchillo de shopping. Ojalá los que lean esto no se enojen, y entre todos pensemos en subsanar el olvido.

Juan Antonio García Borrero

VEINTE AÑOS SIN TITÓN

Sorprende el silencio que en Cuba se ha hecho sobre la obra de este grande del cine, al cumplirse el pasado abril los veinte años de su desaparición física.

Redacción IPS Cuba 24 junio, 2016

En abril se cumplieron veinte años de la muerte de quien fue quizás el director de cine más importante de la historia de esa manifestación artística en Cuba: Tomás Gutiérrez Alea, conocido también como Titón.

Sorprende el silencio con que en Cuba se ha dejado pasar esa fecha mientras que en otros lugares del mundo, especialmente en España y Estados Unidos, se le ha recordado como lo que era: uno de los cineastas más trascendentes de su país y de Latinoamérica, el hombre que exploraba y manipulaba la realidad para crear una obra que nunca fue complaciente ni estuvo inspirada en ningún modelo foráneo de realización, tan lejos de Hollywood y de sus propuestas simplificadoras como tan cerca de un realismo conflictivo y crítico, como correspondía a su particular poética del mundo.

Mientras filmaba una de sus películas más premiadas, Fresa y Chocolate, codirigida con Juan Carlos Tabío, manifestó: “Para mí el cine sigue siendo un instrumento valiosísimo de penetración de la realidad (…). El cine no es retratar la realidad simplemente. El cine es manipular. Te da la posibilidad de manipular distintos aspectos de la realidad, crear nuevos significados y es en ese juego que se aprende lo que es el mundo”.

Titón se inició en el cine en fecha tan temprana como 1948 filmando cortos humorísticos. De ahí quizás esa veta sardónica que recorre sus mejores comedias: Las doce sillas, La muerte de un burócrata o la que fuera su última realización, también en codirección con Tabío: Guantanamera. Lee el resto de esta entrada

LA CULTURA CUBANA, LOS EMPRENDEDORES Y LA CREATIVIDAD

El mundo de las aplicaciones informáticas vinculadas a las instituciones culturales cubanas, todavía está por descubrirse entre nosotros. Nos constan los descomunales esfuerzos emprendidos por Cubarte con el fin de convertir en natural el uso creativo de las tecnologías en función de un mejor servicio cultural, pero no hay que engañarse: las instituciones culturales cubanas aún no han incorporado a su lógica creativa este filón, de allí que convenga en llamar la atención una y otra vez sobre esta carencia.

Cuando pienso en el uso creativo de las tecnologías en función de la cultura cubana, llega a mi mente un escenario donde es posible apreciar una comunidad de prosumidores interactuando a partir de una motivación colectiva. La creatividad y la motivación humana están tan íntimamente ligadas, que muchas veces pensamos en ellas como si se tratara de la misma cosa. Pero hay millones de gente “creando” sin motivación, tan solo porque tienen que cumplir con los planes diseñados por los otros, en los que el resultado (por inútil o perfectamente olvidable) nos pone en evidencia que la creación y la motivación andaban definitivamente divorciadas.

En asuntos culturales, la creatividad sin motivación individual siempre será un bluff que, tarde o temprano, es desenmascarado. El verdadero creador sabe que la motivación se lleva dentro, sin importar las precariedades del contexto donde vive, la incomprensión, resistencia o apatía de quienes le rodean, o la inexistencia de leyes y escenarios que estimulen su gestión. Si un individuo pierde la motivación, sabe que lo ha perdido todo, aunque mañana lo pongan en la más confortable de las oficinas, y con el salario más estimulante que se pueda soñar. Lee el resto de esta entrada

ZUMBADO EN LA MEMORIA DE EDUARDO DEL LLANO

He leído textos muy emotivos a propósito de la muerte de Héctor Zumbado, pero este del cineasta y guionista Eduardo del Llano me ha estremecido, y por eso me gustaría compartirlo en el blog.

Sé que a Zumbado se le suele pensar en la dimensión del humorista genial que fue, pero para mí es el paradigma inmejorable del intelectual crítico que se asoma a la esfera pública, y desmonta con pasmosa elegancia toda esa soberbia que los humanos conseguimos enmascarar de las más diversas formas.

Eduardo del Llano ha concebido ahora una pieza literaria a modo de homenaje, que parece difícil de superar.

Juan Antonio García Borrero

ZUMBADO

Por Eduardo del Llano

Una mañana, allá por los remotos ochenta, los NOS-Y-OTROS fuimos a casa de Zumbado a proponerle un nuevo relato para la sección La Bobería de Bohemia. Enardecidos, le leímos el texto, que creo recordar era de Luis Felipe. Se trataba de un falso ensayo histórico; en cierto momento, el personaje iba al hipódromo y apostaba todo su dinero a un caballo al que apodaban La babosa lenta. A nosotros nos parecía graciosísimo… pero a Zumbado no tanto. La idea es buena, nos dijo, pero el chiste se pasa, es excesivo, farsesco; hay que buscar una variante más sutil. Primero discutimos -yo sobre todo, pues Felipe es de talante más bien dulce- pero aun haciéndolo empezamos a buscar lo que nos exigía el maestro. Al cabo, di con que al caballo lo llamaran Software. Eso es, dijo Zumbado, Software dice lo mismo, pero deja que el lector ponga de su parte, lo hace sentir inteligente al descifrar el pequeño acertijo que le proponemos, ¿se dan cuenta? Elegancia, insistió, esa es la clave.

Elegancia sería, desde luego, una buena palabra para definir a Héctor Zumbado. Y no en meros asuntos de vestimenta. Zumbado era un tipo con clase, y eso se notaba al tratarlo, pero sobre todo leyéndolo. Su humor no era feroz aun cuando hiciera pedazos la petulancia del burócrata, la obtusa fidelidad del funcionario. Hay un montón de textos suyos que uno quisiera haber escrito, clásicos absolutos que te llevan a pensar coño, después de esto ya uno puede morirse. Pero Zumbado tomó la muerte sin prisa y el absurdo con la sonrisa en los labios. Para mucha gente, la sonrisa es un arma social, como el auto o el móvil; para el humorista, su estado natural, la única manera de estar vivo. Lee el resto de esta entrada