ROBERTO SMITH SOBRE LA FILMACIÓN DE RÁPIDO Y FURIOSO EN CUBA

Es bueno que el periódico Juventud Rebelde publique esta entrevista con Roberto Smith, presidente del ICAIC, a propósito de la filmación en Cuba de secuencias que formarán parte de la octava entrega de Rápido y furioso. La entrevista puede leerse íntegra aquí, y seguramente seguirá dividiendo opiniones, pero es que solo sobre la base del debate es que podemos adquirir la lucidez.

JAGB

ROBERTO SMITH SOBRE LA FILMACIÓN DE RÁPIDO Y FURIOSO EN CUBA

«El rodaje de Rápido y Furioso 8 clasifica como servicio a la producción cinematográfica extranjera, que es una de las actividades que forma parte del trabajo habitual del Icaic. Cada año nuestra institución ofrece servicios a más de 15 proyectos extranjeros que se filman parcial o totalmente en Cuba. No son filmes cubanos, e incluso, no necesariamente cada uno de ellos cuenta una historia que transcurre en nuestro país, lo cual es muy frecuente en la producción de cine en cualquier lugar del mundo.

«El objetivo de los servicios a la producción extranjera es ingresar divisas para el cine nacional e incrementar las oportunidades de empleo para los técnicos y artistas cubanos. En muchas naciones esta es una actividad que genera ingresos muy altos, al punto de estar organizada a través de estructuras específicas —llamadas Film Comission o Comisión Fílmica—, encargadas de la promoción de un país o una región como escenario para el rodaje de filmes, y ofreciendo diferentes tipos de incentivos para atraer proyectos internacionales.

«Cuba siempre ha sido una opción muy cotizada para producciones extranjeras, que hasta el momento han sido casi siempre europeas. Junto al clima, los atractivos naturales y la belleza de nuestras ciudades, los productores extranjeros encuentran un talento artístico y técnico de muy alta calificación; una elevada capacidad de organización y ese ambiente cálido y hospitalario que nos distingue.

«Ahora, como parte del proceso de normalización de relaciones con los Estados Unidos y a partir de la filmación de algunas escenas de Rápido y Furioso 8 en La Habana por la Universal Pictures, pudiese comenzar a serlo también para producciones norteamericanas».

Anuncios

Publicado el mayo 12, 2016 en CUBA Y ESTADOS UNIDOS EN EL CINE. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Giordan Rodríguez Milanés

    Debo felicitar al compañero Smith, realmente es un maestro de la retórica de la evasión, un alumno eminente de Petronio y de Séneca. Parece que dijo mucho, pero en concreto no dijo nada, como los Smith personajes de The Matrix; y el periodista, tan ingenuo como suele ser nuestro periodismo nacional en general, que no lo aprieta para que suelte, para que de cifras que todos sabemos conoce, hable del impacto seudo-cultural entre los habaneros que tal negocito nos debe de haber traído, más fuerte que 1000 terabyte de paquetes juntos.
    Llama la antención la declaración del compañero Smith, y cito: ¨De cara al futuro inmediato, esta actividad se está reordenando para asegurar la mayor calidad del servicio, el cumplimiento de la legalidad cubana y para evitar su depreciación en manos de personas que puedan utilizarlo solo para su beneficio¨, o sea que si de cara al futuro se está reordenando, quiere decir eso que ahora, en este caso concreto, el ICAIC y las autoridades pertinentes no garantizaron el servicio con óptima calidad ni cumplieron cabalmente la legalidad cubana? Quiere decir que no han podido evitar nuestras instituciones que ciertas personas lo hayan utilizado para su beneficio privado? Quiénes responde por ello de ser así?
    No sé por qué, desde que leí o escuché la noticia de la filmación de Rápido y Furioso en Cuba, me está dando vueltas en la cabeza aquel discurso de Alfredo Guevara en la inauguración del 32 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano: ¨Se dice que Shakespeare se sirvió en el conjunto de su obra de más de 40 mil vocablos superando a Cervantes y a Moliere, a Goethe y a Pushkin. Como no he contado nada afirmo. Puedo afirmar sin embargo que con sólo cuatro palabras pudo definir lo más esencial en la vida “ser o no ser”. Aquí, ahora, bien definidos por la opción “ser” (…) Si yo no fuera marxista y ateo, diría que Alfredo Guevara estaría revolviéndose en la tumba, o tal vez andaría por los pasillos del ICAIC, tratando de romper cadenas entre viejas muviolas, susurrando desde el inframundo sus palabras: ¨Alertados fuimos de que la rutinización del alma es un pozo sin fondo, una tembladera. Deteneos, revisad todo y buscad perfeccionar desde la ética martiana, marxista, revolucionaria. Es necesario, urgente, desencadenar en dimensión potenciada la marea revolucionaria revolucionando radicalmente ya, ahora, no mañana, la Sociedad que hemos forjado, consolidando sus fundamentos para mejor desplegarlos (…)¨ Será que a partir de ese concepto negoció el ICAIC con la franquicia de Rápido y Furioso? Eso le hubiera preguntado yo a Smith y a su retórica de la evasión.

  2. El ciclo se cierra. La Sufrida Isla regresa al sistema de producción cinematográfica que existía antes de 1959, cuando venían productoras mexicanas y norteamericanas a filmar en la Isla, y los nacionales sólo podían aspirar a hacer producciones independientes de muy bajo presupuesto.
    Por si no recuerdan, lo que fueron después los estudios de Cubanacán del ICAIC habían sido construidos (el foro de filmación y el edificio que fue luego el laboratorio Blanco y Negro de 35mm) por una productora foránea (ahora no recuerdo cual), y muchos de los técnicos y operarios que fueron la fuerza inicial del ICAIC aprendieron haciendo cine con las producciones extranjeras.
    La última producción de ese tipo fue “Nuestro Hombre en La Habana”, basada en la novela de Graham Greene, con Alec Guinness y Maureen O’Hara, que fue coproducción Inglesa-Norteamericana (Kingsmead/Columbia), que se filmó en 1959, recién fundado el ICAIC.
    Lo que el ICAIC pueda ganar legítimamente en estas producciones extranjeras (permisos, gestiones, servicios, etc.) nunca dará lo suficiente para emprender una producción nacional. Si acaso, para mantener algún equipamiento para brindar servicios, mantener el Archivo/Cinemateca, mantener algunos cines de la capital. Y, por supuesto, mantener un esqueleto burocrático que permita ese magro ingreso por las producciones extranjeras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: