Archivos diarios: mayo 2, 2016

DEAN LUIS REYES SOBRE EL BLOG “CINE CUBANO, LA PUPILA INSOMNE”

Este texto publicado por el crítico Dean Luis Reyes en IPS habla de los nueve años de existencia del blog, pero en realidad está disertando sobre eso que tanto nos obsesiona a muchos cubanos: la construcción de una esfera pública verdaderamente democrática y participativa. Creo que el post que colgué con anterioridad, en el fondo está dialogando con lo que Dean Luis expresa en su texto, el cual comparto con los amigos.

Los nueve años del blog Cine cubano, la pupila insomne

Por Dean Luis Reyes

(…)

Hice tan largo preámbulo para caer en el asunto que convoca estas cuartillas: el noveno aniversario del blog de Juan Antonio García Borrero: Cine cubano, la pupila insomne. Hoy parece sencillo tener una publicación así, sirviéndose de la gratuidad y sencillez de innumerables plataformas de internet donde crear páginas personales. Pero todo el que conoce un poco de estos géneros sabe que el quid de esta cuestión no es instaurar un blog, sino mantenerlo con contenidos estimables. Y el segundo, hacer que los contenidos sean pertinentes para algo más que el ombliguismo autoral, que la iniciativa individual revierta en utilidad para una comunidad más ancha que la del autor y su círculo de intereses.

Cine cubano, la pupila insomne ha trascendido esa función con creces. Hoy es uno de los primeros hallazgos que devuelve cualquier buscador de internet cuando se introducen los términos “cine cubano”. Lo que comenzó siendo una estación para las ideas y el trabajo personal de Borrero, es ahora un lugar que permite entrar a la diversidad de temas que abarcan los estudios sobre el cine nacional, no solo desde la perspectiva indígena, no solo operando alrededor del trabajo crítico, o historiográfico, ni solamente a partir de aquello con valor informativo o de actualidad.

Evitar esa condición pasiva o de depósito lo ha convertido en seno de debates e intercambios donde interviene no solo la comunidad del cine y de los estudios de la imagen, sino un ámbito intelectual mayor. Cine cubano, la pupila insomne es un territorio virtual que opera como ágora casi ideal, como escenario para el encuentro de voces distintas, donde se formulan preguntas y se ofrece un espacio para el otro. Juani no impone en general su autoridad, ni se reserva la última palabra, sino que prefiere actuar como mediador, provocador, como otro más en un diálogo de muchos.

¿No es acaso esta una idea deseable para la comunidad intelectual cubana? ¿Para la sociedad cubana misma? Este amago de esfera pública abierta y todo menos oficial debería ser modélico para una manera de encontrarnos en comunidad, sin autoridades establecidas desde una tribuna. Juani insiste en referirse a su voluntad como la de buscar producir una inteligencia colectiva, un cuerpo entrelazado en el abrazo de la interacción que aporte a todos. Porque son estos escenarios que nacen de la voluntad individual, pero que abren un espacio para el otro, aunque no piense igual.

De ahí que la normal evolución de su iniciativa diese lugar a un ágora real. A inicios de 2016 se celebró en Camagüey, desde donde trabaja Juani, el Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales. Su marco excedió con mucho eso que es el blog, pero el ánimo fue el mismo: compartir. Se trató de una iniciativa que hizo salir varias de las ideas que han ido y venido a través del blog al pasar de los años, para exhibirlas en la plaza pública. Ello supone una comprensión serena y madura de qué es y para qué sirve el socialismo como gesto de dar, no como doctrina tras la cual atrincherarse. Por eso necesitamos de esos jardines de esfera pública de que habla el intelectual alemán Alexander Kluge, allí donde las palabras sostengan el peso moral que las nutre por encima de su valor de uso, de su pragmática persuasiva, eso siempre preferido por el poder.

Me alegra haber visto que semejantes jardines verdean por Cuba entera.

POR UNA POLÉMICA CREATIVA

A los cubanos nos gusta polemizar. Lo hacemos casi todo el tiempo, lo mismo cuando hablamos de pelota que de política. Para algunos eso es un gran defecto; yo asumo el criterio de Friedrich Schlegel:

Para mí, empero, la polémica es mucho más que un mal necesario; cuando es como debe ser, es para mí el sello de la más viva efectividad de lo divino en el hombre, la piedra de toque de un entendimiento maduro. ¿No debería ser el comienzo del conocimiento que diferencia lo bueno de lo malo?”.

El problema entre nosotros es que más que polemistas que buscan determinadas “verdades”, por lo general somos antagonistas que intentan anularse entre sí, en virtud de los prejuicios que cada cual ya posee (y a esos prejuicios llamamos argumentos) Por eso cuando uno accede a una de las tantas controversias que tienen lugar entre cubanos, uno no se sorprende con las conclusiones a las que se intentan arribar: no son polémicas; son actos de reafirmación de lo que ya conocíamos.

No digo que eso está mal. Yo creo que los individuos deben defender con fuerza sus convicciones. Lo que resulta más cuestionable es que hablemos de la búsqueda del conocimiento como si esa pesquisa solo fuera posible encaminarla desde nuestro único punto de vista.

Para que una polémica sea creativa en lo epistemológico necesitamos, en primer lugar, liberarnos de los prejuicios que ya diseñan nuestro horizonte de expectativas. Necesitamos comprender que nuestro punto de vista siempre estará limitado por nuestras filias y nuestras fobias. Necesitamos asumir que nuestra disposición afectiva, por objetiva que se pretenda nuestra pretensión de evaluar la realidad, siempre nos estará empujando hacia un lado o hacia otro.

Repito: no creo que tengamos que renunciar a nuestras visiones más arraigadas, ni hacer del término medio aristotélico un fetiche conciliador, pero sí sería saludable no olvidar que la vida siempre será más creativa que diez o doce individuos enfrascados en cambiar el mundo.

Juan Antonio García Borrero

ADIÓS A SERGIO VITIER, CREADOR AUTÉNTICO Y RAIGAL

ADIÓS A SERGIO VITIER, CREADOR AUTÉNTICO Y RAIGAL

Por Amelia Duarte (Tomado de Cubadebate http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/05/01/adios-a-sergio-vitier-creador-autentico-y-raigal/#.Vyai4fnDPw0)

Sergio VitierSergio Vitier fue uno de los músicos más completos, auténticos y raigales de la cultura cubana en el último medio siglo. Este domingo, primer día de mayo, en horas de la mañana falleció en La Habana, a los 68 años, víctima de un accidente cerebrovascular.

Reconocido por su indiscutible magisterio en la composición y la interpretación de la guitarra, que le hizo merecer el Premio Nacional de la Música 2014, transitó por los más diversos ámbitos de la creación sonora con criterio propio.

Primogénito de una pareja que ha dejado una honda huella en la cultura cubana, los escritores Fina García Marruz y Cintio Vitier —no olvidar que este último fue también violinista— y hermano de José María Vitier, otro nombre imprescindible en la vida musical insular, Sergio tuvo un temprano paradigma en la familia, su tío el pianista Felipe Dulzaides, jazzista y formador de intérpretes en sus agrupaciones.

Estudió guitarra con Elías Barreiro e Isaac Nicola, y completó su educación musical con Leo Brouwer, Federico Smtih, José Loyola y Roberto Valera, al tiempo que bebió de la sabiduría de hombres y mujeres portadores de seculares tradiciones de origen africano.

Ello se reveló en su obra, caracterizada por la síntesis de las culturas fundacionales de la identidad cubana, y en la portentosa labor que desarrolló junto al folclorista Rogelio Martínez Furé en el grupo Oru.

Decisivo resultó su aporte como autor e intérprete al Grupo de Experimentación Sonora del Icaic y al cine cubano, para el cual escribió diversas partituras entre las que resaltan las que hizo para los filmes La tierra y el cielo (Manuel Octavio Gómez), De cierta manera (Sara Gómez), Capablanca (Manuel Herrera), El brigadista (Octavio Cortázar), Caravana (Rogelio París), Che (Miguel Torres), Quiéreme y verás (Daniel Díaz Torres) y Roble de olor (Rigoberto López).

En el imaginario popular, con ribetes legendarios, figura la banda sonora, compartida con su hermano José María, para la serie de televisión En silencio ha tenido que ser.

La discografía suya registra álbumes que alcanzaron lauros significativos: Homenajes (Premio Egrem 1997), Travesía (Premio Cubadisco 2000), Nuestra canción (Gran Premio Cubadisco 2001), Del Renacimiento a la Rumba y Aniversario (nominados en Cubadisco 2005). También tributó obras meritorias para la danza y el teatro y cubrió una amplia gama de formatos, desde piezas para la guitarra hasta formatos sinfónicos.

Sobre su concepción del arte sonoro dijo en una entrevista con Amelia Duarte: “La música tiene un componente académico, indispensable para componer y ejecutar un instrumento, pero ese aprendizaje no basta. Si quieres ser músico de verdad, tienen que abrir tus poros y el corazón a la experiencia y la intuición humanas, quiero decir a la cultura y a la sensibilidad”.

PD: Aquí está el link del documental IDENTIDAD: SERGIO VITIER, realizado por Lourdes de los Santos en 1979.