HASTA CIERTO TITÓN (Fragmento de la biografía inédita)

4.3-13-3 Titón de frenteEl 2 de abril de 1989 Mijail Gorbachov viajó a La Habana en visita oficial. Todavía por esas fechas, la posibilidad de que el socialismo colapsara como sistema parecía remota. El propio Gorbachov, en su libro sobre la perestroika, convertido en todo un best-seller de resonancia mundial, se había encargado de enfatizar que,

Marcharemos hacia un mejor socialismo y no apartándonos de él. Decimos esto honestamente, sin ninguna estratagema ni ante nuestro pueblo ni ante el extranjero. Esperar que nosotros comenzaremos a crear otra sociedad, no socialista, y que nos pasaremos al campo enemigo, es algo sin perspectivas e irreal. A los que en Occidente albergan la esperanza de que nosotros renunciaremos al socialismo, les espera el desencanto. Ya es hora de ir entendiendo esto y, lo principal, partir de esta realidad en las relaciones prácticas con la Unión Soviética.[1]

Sin embargo, fue justo en 1989 cuando comenzó a derrumbarse de un modo vertiginoso aquel imperio ideológico conformado por varios países socialistas de Europa del Este. “Retiradas” y “desplomes” eran las noticias relacionadas con estas naciones que casi a diario ocupaban las primeras planas de la prensa internacional. El mundo comunista mutaba a pasos agigantados, y en algunos casos podía vislumbrarse que los canjes contradecían de modo radical lo que Gorbachov se esforzaba en argumentar en sus discursos.

El primer eslabón de esa larga cadena de acontecimientos que fueron minando la legitimidad de aquel “socialismo real” tal vez deba asociarse a la salida el 6 de febrero de treinta mil soldados soviéticos de Afganistán. Luego estaría la legalización del derecho a la huelga en Hungría en el mes de marzo, y el reconocimiento del movimiento sindical “Solidaridad” en Polonia ese mismo mes, así como la posterior aprobación por parte del Parlamento polaco de la reforma constitucional, atribuyéndole por primera vez derechos a la oposición.  

Lo que simbólicamente habría de marcar el cierre definitivo de una época, y la apertura de otra, se ubica en República Democrática Alemana, exactamente el 9 de noviembre de aquel año, cuando ese país decide derrumbar lo que se conocía como “El Muro de Berlín”, abriendo sus fronteras a Occidente. Lo que ya era intensamente dramático alcanza su clímax con la ejecución en Rumanía de Nicolai Ceaucescu y su esposa, luego de ser juzgados de modo sumario por una corte marcial que los acusó de haber traicionado a su pueblo. La noticia que cierra aquella sucesión de incidentes es la que informa del dramaturgo Vaclav Havel (antiguo opositor del régimen comunista) como nuevo presidente de Checoslovaquia.

El otro incidente dramático de aquel año tuvo lugar a partir del 4 de junio en China, cuando un grupo bastante numeroso de estudiantes se congregaron en la Plaza Tianamen (Pekín), con el fin de exigir reformas democráticas, así como la destitución del máximo dirigente Deng Xiaoping. El Gobierno chino apeló a su ejército para reprimir de una manera brutal aquellas manifestaciones, dejando un saldo bastante elevado de muertos y heridos.

Hasta la primera mitad de aquel año, los cubanos tuvieron en las publicaciones soviéticas Sputnik y Novedades de Moscú fuentes de información privilegiadas, pero el 4 de agosto el periódico “Granma” publicó un editorial con el título de “Una decisión inaplazable, consecuente con nuestros principios”, donde se anunciaba la medida gubernamental de suspender la circulación de esas revistas.

Antes había estallado en el seno de la sociedad cubana, lo que tal vez pudiera considerarse el más escandaloso de los casos de corrupción detectadas en las élites revolucionarias. Primero se anunció el 13 de junio, en el periódico Granma, la destitución de Diocles Torralbas González de los cargos que venía desempeñando como vicepresidente del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros y como Ministro de Transporte. Al día siguiente se da a conocer en la prensa que ha sido arrestado y sometido a investigación el general de división Arnaldo Ochoa Sánchez, Héroe de la República, y junto a esto sale a relucir graves prácticas relacionadas con el narcotráfico internacional, y en la que también resultan implicados otros altos funcionarios del MININT y la FAR, incluido el también general de división José Abrahantes Fernández, entonces Ministro del Interior.

Más allá de la grave cuestión legal que culminó con el fusilamiento de Ochoa y otros tres implicados, aquel caso, con todas sus escandalosas secuelas, significó un duro revés en el plano simbólico para el proyecto encabezado por Fidel desde 1959. Hasta aquel instante, la Revolución no había conocido en el seno de sus élites una trama de corrupción con esas dimensiones. No es que no hubiesen existido dirigentes sancionados y hasta expulsados de las filas del Partido, y en algunos casos (como en el de Luis Orlando Domínguez) encarcelados tras demostrarse las prácticas malversadoras, pero ahora el mal aparecía con toda su crudeza en uno de los principales pilares de legitimación del sistema: las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Titón debió estar dentro de ese grupo de cubanos que no pudo esconder el desconcierto. Por primera vez la Revolución se revelaba, no como un fenómeno singular dentro del cual era imposible que sucedieran hechos como aquellos, sino como otro proceso social protagonizado por hombres de carne y hueso, seres corrientes que podían sacrificar gran parte de su vida en nombre de ideales que no suelen reportar más ganancias que la moral, pero también por individuos que se manifestaban tal como es la naturaleza humana.

Juan Antonio Garcia Borrero

[1] Mijail Gorbachov. La perestroika y la nueva mentalidad, pp 37-38.

Anuncios

Publicado el abril 27, 2016 en TOMÁS GUTIÉRREZ ALEA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: