POST OBAMA: Y AHORA, ¿POST QUÉ?

Era predecible que la visita de Obama a Cuba pusiese de manifiesto aquello de que nada hay más fácil que advertir cómo cubanos de ideologías radicalmente opuestas, terminan abrazados en una misma posición: la intolerancia.

Es obvio que tras las intervenciones públicas de los presidentes de las dos naciones, los medios de ambas orillas se ocupasen de resaltar las diferencias: así, a Obama se le sigue amonestando por su llamado a olvidar el pasado, mientras que del discurso de Raúl se cuestionaría su reclamo a no seguir politizando el tema de los derechos humanos.

Por lo general, los analistas que asumen desde los extremos esas posiciones críticas elaboran sus informes a partir de las posiciones que ya han estado defendiendo en la práctica, de acuerdo a un conjunto de convicciones y principios políticos que los definen en el espacio público, y se cuidan de mezclar a los dos mandatarios en al análisis; eso quiere decir que hablarán de Obama o de Raúl por separado, pero no de los discursos de ambos formando parte de un todo, y si lo hacen, será para contraponerlos, y con ello, seguir consolidando el prejuicio que ya se tenía.

Tengo una manera diferente de pensar en este asunto. Cuando Obama dice, textualmente, “conozco la historia, pero me niego a verme atrapado por ella”, y Raúl invita a no seguir politizando los derechos humanos, están pidiendo más o menos lo mismo: nos están instigando a pensar creativamente el presente, para con ello imaginar un futuro realmente diferente. Ambos están hablando desde lo políticamente realista.

No quiere decir que tengamos que estar de acuerdo con todo lo que, a partir de esas invitaciones, pueda sobrevenir en la práctica. De hecho, me sonaría a suicidio poner a un lado la memoria de todas nuestras diferencias y tensiones, dado que es y seguirá siendo la contradicción en todas sus dimensiones, las que nos garantiza el desarrollo, ya sea material o espiritualmente, individual o colectivamente. En todo caso, necesitamos de la memoria de nuestros diferendos para que nos permita que en el porvenir no se reiteren los males del pasado; dicho de otro modo, para que no tengamos nunca más injerencias imperialistas intentando construir un orden interno desde fuera, pero tampoco quinquenios grises que nos mutilen como ciudadanos que aspiran a participar en el diseño de ese orden.

Por otro lado, el gobierno cubano no puede renunciar a que el asunto de los derechos humanos funcione alguna vez entre nosotros como algo realmente integral, que incluye su dimensión política. Ya pusimos en evidencia el vacío de un discurso burgués que convierte en mera formalidad el enunciado de las garantías vinculadas al ejercicio efectivo de esos derechos humanos: en un sistema donde las tremendas desigualdades económicas van empujando a la desesperación social a millones de personas que tienen libertad para insultar a su presidente, pero no para reformular en su esencia a ese sistema, se hace evidente que la noción que tienen los defensores del capitalismo de los derechos humanos es bastante precaria. Pero eso no justifica que entre nosotros no tengamos que pensar en garantizarles a todos los individuos que conforman la nación la plenitud de sus garantías ciudadanas, que incluye la libertad de expresión.

Si de verdad aspiramos a construir una Cuba verdaderamente inclusiva, democrática y preocupada por la equidad y la justicia social, debemos evitar que la memoria se haga selectiva en función de los intereses y prejuicios de los grupos.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el abril 7, 2016 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: