HACIA LA HABANA OTRA VEZ

En un rato estaré saliendo hacia La Habana, para formar parte del jurado que evaluará las obras presentadas a la 15 Muestra Joven ICAIC, la cual tendrá lugar del 5 al 10 de abril.

Me resulta difícil explicar lo que para mí significa regresar a un espacio que ayudé a nacer en su primera edición. Un espacio que ya se ha hecho adulto. Que se sigue empeñando en parecerse más a su tiempo que a sus padres. Que no ha perdido el sentido de lúcida irreverencia que desde siempre se propuso. Un evento joven que se da el lujo de abrir con las obras más recientes de Enrique Pineda Barnet (Aplausos) y Fernando Pérez (Últimos días en La Habana).

Esto que apunto ahora tiene que ver con la egoteca: no hay mayor gratificación que ver que lo que uno en un inicio propuso, es superado ampliamente por quienes vinieron después. Como diría Nietzsche: “Recompensa mal a su maestro quien quiere seguir siendo siempre su discípulo” (tal vez el filósofo alemán pensaba en lo anotado por Da Vinci: “Pobre discípulo el que no deja atrás a su maestro”).

Pues, bien, por suerte en la Muestra muchos jóvenes y no tan jóvenes ya se han ocupado de dejar atrás las primeras luces. Regresar para comprobarlo in situ es una fiesta.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el marzo 27, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: