Archivos Mensuales: marzo 2016

CINE CLUB INFANTIL DE CREACIÓN “MEÑIQUE” EN CAMAGÜEY

Ahora mismo todavía es un sueño, pero lo que importa es que ya ha sido soñado, imaginado. Estas son apenas, entonces, las notas que intentan retener los contornos de esa ensoñación que me gustaría ver crecer como parte del Proyecto de Animación Socio-Cultural de “El Callejón de los Milagros”.

En mi sueño Pablo Ramos, por cierto, todavía vive. A él es el primero que le envío el borrador de lo que queremos hacer acá, porque de alguna manera se trata de llevar a la práctica buena parte de lo que nos enseñó con sus seminarios sobre el universo audiovisual del niño latinoamericano. Poco antes de su muerte Pablo estuvo en Camagüey, invitado al Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, e impartió un par de talleres que prometían ser la semilla de algo verdaderamente renovador.
Su prematuro fallecimiento nos paralizó a todos. Me niego, sin embargo, a pensar que sus ideas han de morir con él. Pienso en lo mucho que se está desaprovechando en la ciudad esos enfoques que en la práctica serían más fáciles de implementar si existiera un vínculo más estrecho entre el sector de Educación y los artistas vinculados al trabajo infantil. Pienso en ese Callejón de los Milagros que parece un set de cine, con su Paseo Charlot, en el que los niños y adolescentes podrían lograr el empoderamiento al que aspiró el Encuentro organizado hace un año por la Universidad de Camagüey en ese mismo lugar.
Si lográramos constituir el Cine Club de Creación Infantil “Meñique” como parte del Proyecto de Animación de El Callejón de los Milagros, estaríamos ayudando a construir ese puente que necesitan con urgencia los niños y adolescentes que van creciendo en una época de tránsito acelerado, donde el desarrollo tecnológico les convierte en consumidores activos del audiovisual, pero sin la más mínima distancia crítica de lo que consumen.

No han sido pocas las ocasiones en que se han escuchado voces que abogan por incluir en los programas públicos de enseñanza la apreciación audiovisual. La apreciación es importante, desde luego, pero debemos motivar a los niños a que descubran ellos mismos las posibilidades creativas que acompaña al uso de todas esas herramientas que tienen en sus manos, sea una laptop, una tablet, o un teléfono. No es pretender convertir a cada uno de ellos en cineastas, sino en motivarlos a pasar del consumo pasivo al consumo creativo. Lee el resto de esta entrada

ESTE SABÁDO, CIBERTERTULIA EN EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS DE CAMAGÜEY

El próximo sábado 2 de abril, a las ocho de la noche, tendremos en Camagüey nuestra segunda cibertertulia, la cual, a partir de ahora, en vez de “Cine cubano, la pupila insomne”, se llamará precisamente “Cibertertulia El Callejón de los Milagros”, pues me parece que este último nombre describe mucho mejor la ambición de nuestros sueños.

Para este segundo encuentro tenemos un eje temático,Cultura audiovisual, proyectos comunitarios y desarrollo endógeno, y proponemos hablar del proyecto de animación sociocultural que con el auspicio de la Dirección Provincial de Cultura, la Asociación Hermanos Saíz, el Centro Provincial de Cine, y la Unión de Informáticos de Cuba en Camagüey, pretendemos impulsar en ese tramo peatonal.

De allí que en esta ocasión tengamos como invitados a Reynaldo Alonso, presidente de la UIC en Camagüey, y a Orlando GonzálezCento, quien además de ser miembro de la UIC está al frente de Orsis Tecnología Integral, grupo de creación tecnológica que participara en el pasado “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnología Digital”. Con ellos estaremos hablando sobre el proyecto de animación del Callejón, al tiempo que veremos algunas propuestas prácticas del uso creativo de las tecnologías en función de los servicios culturales que brindan las instituciones asociadas al cine.
Como parte de la tertulia los interesados podrán descargar de una red local preparada para la ocasión, un ciclo de películas con el cual dejaremos inaugurada la Cinemateca Wifi de Camagüey. De la misma manera, el especialista Alfredo Fuentes nos estará hablando de la “Web 2.0 y la promoción cultural en Camagüey: Comic Art”.

El Proyecto de Animación Socio-Cultural de El Callejón de los Milagros intenta resolver el siguiente problema: ¿Cómo fomentar la cultura audiovisual de calidad a través del uso creativo de las nuevas tecnologías en la ciudad de Camagüey?
Para ello se propone como objetivo general construir un espacio de reflexión sobre cultura audiovisual que defienda los valores nacionales ante el consumo hegemónico, mediante el uso creativo de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), y como objetivos específicos los siguientes:

1. Promover una campaña de ciberalfabetizacióndentro de la comunidad camagüeyana, así como el uso creativo y seguro de las nuevas tecnologías, atendiendo a los distintos grupos que conforman esa comunidad (niños, adolescentes, jóvenes, adultos).
2. Diseñar un espacio de debate y reflexión donde confluyan de un modo coherente asuntos relacionados con la cultura audiovisual y las nuevas tecnologías, construyendo alternativas concretas al uso y consumo hegemónico.
3. Impulsar la implementación del Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual. Lee el resto de esta entrada

HACIA LA HABANA OTRA VEZ

En un rato estaré saliendo hacia La Habana, para formar parte del jurado que evaluará las obras presentadas a la 15 Muestra Joven ICAIC, la cual tendrá lugar del 5 al 10 de abril.

Me resulta difícil explicar lo que para mí significa regresar a un espacio que ayudé a nacer en su primera edición. Un espacio que ya se ha hecho adulto. Que se sigue empeñando en parecerse más a su tiempo que a sus padres. Que no ha perdido el sentido de lúcida irreverencia que desde siempre se propuso. Un evento joven que se da el lujo de abrir con las obras más recientes de Enrique Pineda Barnet (Aplausos) y Fernando Pérez (Últimos días en La Habana).

Esto que apunto ahora tiene que ver con la egoteca: no hay mayor gratificación que ver que lo que uno en un inicio propuso, es superado ampliamente por quienes vinieron después. Como diría Nietzsche: “Recompensa mal a su maestro quien quiere seguir siendo siempre su discípulo” (tal vez el filósofo alemán pensaba en lo anotado por Da Vinci: “Pobre discípulo el que no deja atrás a su maestro”).

Pues, bien, por suerte en la Muestra muchos jóvenes y no tan jóvenes ya se han ocupado de dejar atrás las primeras luces. Regresar para comprobarlo in situ es una fiesta.

Juan Antonio García Borrero

ELOGIO DE LOURDES DE LOS SANTOS A IVÁN NÁPOLES EN LA ENTREGA DEL PREMIO NACIONAL DE CINE 2016

ELOGIO DE LOURDES DE LOS SANTOS A IVÁN NÁPOLES EN LA ENTREGA DEL PREMIO NACIONAL DE CINE 2016

Tomado del blog El cine es cortar

¡Cuánto puede decirse de un hombre con el nombre de Iván Nápoles!

Recordar que muy temprano se encuentra en Cine Revista con Titón y otros cineastas, eso lo marca para siempre, y en 1960 ya está en las filas del ICAIC naciente.

Si el crítico Amir Labaki habla de Santiago Álvarez como el ojo de la Revolución, por su cine urgente, entonces hay que decir y reconocer a Iván Nápoles como el hacedor de imágenes que le han dado la vuelta al mundo.

No puedo menos que recordar en “Hanoi, martes 13″ la mirada intensa de un niño vietnamita bajo la tapa de un refugio antiaéreo. O en “79 primaveras” los pies casi descalzos de un Ho Chi Minh caminando con el peso de una guerra necesaria en su espalda. O de las bicicletas en una ciudad devastada…

Excepcional corresponsal de guerra supo sentir y reflejar para el mundo lo terrible de ella. Lee el resto de esta entrada

CULTURA AUDIOVISUAL, PROYECTOS COMUNITARIOS Y DESARROLLO ENDÓGENO EN CAMAGÜEY

De la misma manera que a estas alturas ya no puede hablarse de cultura pensando a secas en literatura y artes, tampoco es recomendable pensar en la cultura audiovisual como si apenas existieran el cine y la televisión. Y es que no solo estaría ese cine expandido que Gene Youngblood contribuyera a iluminar con sus observaciones, sino que tendríamos que hablar de las nuevas prácticas auspiciadas por un conjunto de públicos emergentes en función de tecnologías absolutamente nuevas.

Por otro lado, habría que repensar también la relación que tradicionalmente se ha establecido entre la cultura y el desarrollo, entendido este último como el proceso que garantiza que una comunidad o conjunto de individuos puedan satisfacer sus necesidades básicas.

En las sociedades donde domina la lógica del mercado, la cultura ostenta un perfil más bien instrumental, siempre en función del desarrollo económico y la mayor ganancia de unos pocos; de allí que muchas veces, en aras de garantizar beneficios inmediatos se sacrifiquen los gastos culturales. Pero la Historia ya nos ha dejado innumerables pruebas de que el bienestar económico, por sí solo, no garantiza la riqueza social: al contrario, se necesita que florezcan a la par ciertos valores que nada más lo pueden garantizar la cultura.

Con la llamada globalización, el vínculo entre cultura y desarrollo alcanza niveles nunca vistos con anterioridad. Y también proliferan los espejismos paralizantes. Es decir, al globalizarse ciertos servicios culturales asociados al desarrollo de las tecnologías más modernas, se crea la impresión de que el desarrollo cultural tiene siempre un origen lejano a la par que cercano: es una sensación inédita de desarraigo cultural, donde la posibilidad del desarrollo endógeno sufre un severo golpe.

Con nuestro “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, celebrado el 11 y 12 de febrero del presente año, quisimos llamar la atención sobre las inmensas potencialidades que alberga la ciudad en este campo. No se trata de chauvinismo barato: Camagüey es la única ciudad cubana que cuenta con un Paseo temático dedicado a resaltar la impronta del cine en el imaginario de sus habitantes; al mismo tiempo acumula la experiencia ganada con eventos como “El Almacén de la Imagen” (25 ediciones), “Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica” (22), o el “Festival Internacional de Videoarte de Camagüey” (6), y existe una amplia comunidad académica (vinculada al ISA camagüeyano y a carreras universitarias como la de Estudios Socio-Culturales). Lee el resto de esta entrada

SEGUNDA CIBERTERTULIA “CINE CUBANO, LA PUPILA INSOMNE”

Los de mi generación seguramente recuerdan aquella popular canción grabada en 1985 con el título de “Somos el mundo”. Fue un exitazo que involucró a un gran número de músicos de muchísima fama. En lo personal, siempre me llamó la atención el modo en que se había logrado ese éxito, pues a diferencia de los que piensan que la reunión de numerosos talentos en un proyecto garantiza el triunfo, soy de los que cree que no hay peor obstáculo para lograr algo medianamente decoroso, que congregar a tres “genios”. Hasta que un día me enteré que en las cartas de invitación que Quincy Jones, el productor, enviaba a las “estrellas” elegidas se les pedía que “dejaran el ego en la puerta”.

Cuando en el mes de febrero hicimos nuestro “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” en Camagüey, esa fue la idea que presidió la organización del Taller de Experiencias que incluimos en el evento. Lo importante era y sigue siendo escuchar, aprender y compartir. Y ahora añadiría, aplicar esos saberes en aquellos espacios donde ya operan de modo informal las nuevas prácticas culturales vinculadas a las tecnologías.

La realización de un evento es importante, pero junto a ello es imprescindible garantizar que las reflexiones críticas que tengan lugar en el mismo ganen espacio en el día a día. De nada vale que cada un año se reúnan las mentes más lúcidas de determinado territorio durante unas horas, si el resto del tiempo todo vuelve a lo de siempre.

La idea de la cibertertulia “Cine cubano, la pupila insomne” es contribuir a construir esos espacios de reflexión permanente. No aspira a convertirse en una entelequia: todo lo contrario, busca ser una más de las tantas que podrían tener lugar en nuestra Paseo Temático, pues espacios y diversidad de intereses hay allí. En todo caso, la visualizo como una suerte de observatorio que ayude a crear mapas que orienten mejor nuestra gestión cultural, toda vez que en el fragor de la creación coyuntural, los seres humanos perdemos de vista el conjunto, y las dinámicas que van operando de modo simultáneo y transversal dentro de la cultura. Lee el resto de esta entrada

SANTIAGO O 1898 EN EL IMAGINARIO HOLLYWOODENSE

Comparto con los amigos este artículo escrito para Progreso Semanal. Supongo que las interpretaciones se multipliquen dada la coincidencia con la visita de Obama a Cuba.

SANTIAGO O 1898 EN EL IMAGINARIO HOLLYWOODENSE

A mediados del año 1956 fue estrenado en Cuba el filme norteamericano Santiago, una película de aventuras dirigida por Gordon Douglas, e interpretada por Alan Ladd y la italiana Rossana Podestá.

A lo largo de su extensa carrera, Douglas (1909- 1993) demostró habilidades que le permitían moverse lo mismo en la comedia que en las películas de acción y aventuras. Cintas como I Was a Communist for the FBI (1951) o Them! (1954) le hicieron ganar fama de buen artesano; sin embargo, de las películas filmadas en Hollywood que ubican su historia en la isla, Santiago es tal vez una de las peores, al contener disparates tan antológicos como ese de presentar a José Martí y Antonio Maceo viviendo en pleno 1898.

En el inicio de la cinta, basada en la novela homónima de Martin Rackin, un narrador nos dice que “en 1898 el mundo se encontraba en paz, salvo en un turbulento punto, Cuba, la reacia colonia española que se consumía con las llamas de los conflictos internos”. Es el dispositivo narrativo que nos permitirá conocer a Cash Adams, ex capitán del Ejército de West Point que ahora se dedica al contrabando de armas, y que ha sido contratado por los revolucionarios cubanos con el fin de que haga llegar a Santiago de Cuba un cargamento. La nave en la que viaja hasta su destino final es guiada por Isabela (alias La Pasión, y que es descrita como la Juana de Arco de Cuba), hermosa joven cubana de la cual, como era de esperar, el ex capitán se enamora, debiendo enfrentarse incluso a otro contrabandista norteamericano que también se disputa la atención de la fémina.

En el momento de su estreno, Santiago fue atacada con dureza por el Centro Católico de Orientación Cinematográfica, al considerarla del siguiente modo: “Película de segunda categoría, plagada de errores históricos, que resulta especialmente risible y ridícula para los espectadores cubanos. La interpretación y la dirección son rutinarias, pero las escenas de acción y la técnica general son eficaces. En el fondo, hay un ingenuo homenaje a Cuba, frustrado por la pésima ambientación que revela un imperdonable descuido en el asesoramiento histórico de la filmación. Lee el resto de esta entrada

BREVE POST PARA LOS NIETOS DE MIS NIETOS ANTES DE LA LLEGADA DE OBAMA A CUBA

Queridos míos:

No tengo idea de cuándo van a leer esto, si lo leen. Tampoco sé qué será del mundo en esos momentos que ustedes vivan, y dentro de ese conjunto de cambios impredecibles, qué habrá pasado con Cuba. Pero si les escribo y pongo este mensaje en la blogosfera, como el náufrago que lanza al mar una botella con una carta dentro, es porque hoy, domingo 20 de marzo del 2016, será uno de esos días que la Historia registre como “histórico”: hoy llega a Cuba el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Lo más probable es que cuando arriben a la edad escolar les hablen de este día como una suerte de parte aguas del destino nacional. Es lógico. Se trata de la primera visita a la isla de un presidente norteamericano en funciones después del triunfo de esa revolución encabezada por Fidel Castro en 1959. Seguramente simplificarán lo que hemos vivido cubanos y norteamericanos en estos casi sesenta años de diferendos políticos, y entonces parecerá una película de buenos y malos empecinados en imponer de modo unilateral sus respectivos puntos de vista.

Si se guían por los periódicos de la época es posible que no puedan arribar a una conclusión diferente. En una orilla o en la otra del conflicto Cuba-Estados Unidos, se han defendido las razones más generales, más abstractas, esas donde se habla de justicia social, democracia, libertades públicas. Toda Historia que trasciende está hecha de este tipo de relato en la que se suprimen los matices y las singularidades, con el fin de describir las Causas Colectivas (con mayúscula) en las que se ven enfrascados los grandes poderes. Pero la existencia de los individuos es mucho más rica en contradicciones que las meramente políticas: más que animales políticos, somos entes que buscan la felicidad todo el tiempo.

Quiero que entiendan que no les hablo de lo que va significando este día para mí como si fuera un analista político. Ese tipo de análisis es lo que va a sobrar en estos días, y temo que la avalancha de análisis de este corte sea tan voluminosa, que el simple individuo que soy desaparezca para siempre, y me convierta para los nietos de mis nietos en el perfecto hombre invisible. Así que les hablo ahora desde otra dimensión, tal vez acordándome de ese proverbio africano que asegura que cuando dos elefantes luchan, la que sufre es la hierba: hablo entonces desde la hierba. Lee el resto de esta entrada

ALEJO CARPENTIER SOBRE GLORIA SWANSON EN LA HABANA

Estamos a punto de comenzar a vivir una semana “histórica”, cargada de sucesos que, aún sin haber acontecido, ya están pesando en nuestro horizonte de expectativas colectivas. La visita de Obama, el anunciado concierto de Rolling Stones, el juego de pelota de la selección nacional con los Tampa Bay en el Latinoamericano, parece demasiado para una islita que se verá expandida a lo largo y ancho del planeta, gracias a esos medios que se encargarán de hacer “telerrealidad” con nosotros durante estos días.

Tendremos que estar alertas, pues, ante el riesgo de otro espejismo provocado por las ilusiones que estimula un foco empeñado en iluminar apenas una zona del escenario. En casos así, parece inevitable pensar que la vida se reduce a esas grandes crestas donde, por unas horas, vivirán los elegidos, o los que tengan la suerte de estar próximos a los eventos.

Sin embargo, desde hace ya casi un siglo la buena fenomenología nos viene invitando a intervenir en la realidad de un modo menos ingenuo. Y a percibir nuestra parte más auténtica (la parte auténtica del individuo que queda después de tantos fuegos artificiales) con el fin de sentirnos protagonistas, y no meros espectadores. En tal sentido, la práctica cultural puede ser la vía que mejor nos permite realizarnos en ese plano.

La Habana vivirá esta semana que entra eventos políticos de gran trascendencia, pero mi tesis es que muchas de esas decisiones ya habían sido modeladas con la impronta que deja en el día a día la cultura, con todos esos intercambios simbólicos que están más allá de las ideologías o las fechas puntuales. Y La Habana, como gran ciudad que es al fin, ha sido un espacio privilegiado donde desde siempre han tenido lugar esos canjes.

Ahora es Rolling Stones, pero ayer fue Gloria Swanson, por mencionar un nombre. Los nombres propios importan poco para lo que trato de explicar. Para mi hijo, Mick Jagger es un ilustre desconocido, y la Swanson mucho más. Sin embargo, lo que cuenta son los mundos que la presencia de estas figuras pueden desatar en eso tan inefable que llamamos “nación”. Quiero decir, mundos secretos donde se anulan las leyes públicas, y lo que rige es la ensoñación y la fantasía entendida como libertad creadora. Lee el resto de esta entrada

CINTIO VITIER SOBRE LA CRÍTICA COGNOSCITIVA

Hace unos días colgué un post con el título de Crítica de cine y escritura creativa. Forma parte de un conjunto de notas que quiero utilizar en el Taller que, con el mismo nombre, debo impartirle próximamente a los alumnos del ISA de Camagüey.

El Taller pretende familiarizar a los jóvenes con el ejercicio de la crítica de cine, pero desde la perspectiva de los creadores. Lamentablemente, por lo general se piensa en la crítica como si se tratara de un oficio que solo están autorizados a ejercer determinadas personas reconocidas como críticos por la sociedad. Poco se habla, en cambio, de la crítica ejercida por los creadores.

Debo confesar que cuando comencé en este giro no tardé demasiado en sentirme insatisfecho con la crítica rutinaria. La prueba está en el texto que abrió el Primer Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, y que titulé “Por una crítica imperfecta”. Quien quiera saber un poco más de lo que pretendíamos teóricamente en aquella primera edición puede leerse ese ensayo juvenil, porque resulta bastante revelador del montón de incertidumbres y ansiedades que teníamos entonces en Camagüey.

He de confesar algo más. Aunque el título del ensayo remite al célebre texto de García-Espinosa (“Por un cine imperfecto”), en verdad mi gran inspiración vino por otro lado. Y es que por aquellas fechas yo había descubierto en una revista Casa de las Américas una entrevista realizada a Cintio Vitier que, todavía hoy, estremece buena parte de mis certezas vinculadas al oficio al que aludía Cabrera Infante.

Por ejemplo, el fantasma de este fragmento que ahora cito recorre todo el cuerpo de mis disquisiciones de entonces y las de ahora mismo. Dice Vitier:

“No creo en la dicotomía de crítica impresionista y crítica científica. Creo en la crítica cognoscitiva: si me da un conocimiento por vías emotivas o estéticas, lo aprecio tanto como al llamado “científico”. Cuando uno lee las páginas de Martí sobre Whitman sale con dos ganancias: entiende mejor a Whitman y ha adquirido otra obra de arte en forma de crítica. Porque esta crítica que hacen los creadores generalmente es ella misma una creación”.

Comparto con los amigos del blog un fragmento de esa entrevista que, publicada en 1989, mantiene una extraordinaria vigencia, y nos invita a pensar el ejercicio del criterio con un sentido todo el tiempo creativo.

Juan Antonio García Borrero

CINTIO VITIER SOBRE LA CRÍTICA COGNOSCITIVA

Estamos en el siglo de la computadora y hay cosas que no existirían si no se programaran, como la economía, pero existe una tendencia a programarlo todo, incluso “el papel del artista en la sociedad”. Se diría que se trata de un “papel” cuyo texto puede describirse de antemano. A mi juicio no es así. Para la cultura y el arte lo fundamental es hacer, y si es posible, crear. Esta es una palabra muy ambiciosa y de la cual se abusa. Continuamente oímos hablar de los jóvenes y viejos “creadores”. Creadores hay muy pocos. No todo el que escribe o pinta, aunque no lo haga mal, es un creador, pero cualquiera que sea su dimensión, el acto de hacer es lo fundamental en el artista y el escritor; y en todo caso crear no ha sido nunca la consecuencia de un programa. Tal vea esta sea una idea polémica, que pertenece a las convicciones no programáticas de nuestra generación. Por ejemplo, en la revista Orígenes nunca hicimos manifiesto ni declaraciones. Sencillamente, en la medida de nuestras fuerzas, nos pusimos a hacer poesías los poetas, pintura los pintores, etc, y ahí están los resultados, mayores o menores.

Me parece que actualmente hay un exceso de confianza en la crítica, quizás porque no la tenemos. Se repite mucho que necesitamos de una crítica para orientar a los artistas. Nunca en la historia se ha dado este caso. Son los artistas los que orientan a los artistas; los creadores, los que orientan a los creadores. Esto no quiere decir que la crítica no tenga su “papel”. Si hacemos un poco de historia, vemos que la crítica literaria profesional comenzó en el siglo XVII, en nuestra lengua, alrededor de la polémica sobre el gongorismo, y que desde sus comienzos fue más bien reaccionaria y preceptiva. ¿Y antes? ¿Qué crítica necesitaron Homero, Esquilo, Virgilio, Dante, Shakespeare? A partir del Renacimiento, la crítica se convirtió en un ingrediente de la cultura, de la modernidad. Lee el resto de esta entrada