Archivos diarios: febrero 12, 2016

LA SEGUNDA TAZA

CartelLa primera jornada de trabajo de este “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” me dejó muy satisfecho. Nunca pensé que se fuese a llenar el Salón Alhambra para escuchar las ponencias presentadas. Y fue bien gratificante ver cómo en el lobby del cine Casablanca las personas se conectaban desde sus teléfonos para descargar archivos.

Las transformaciones a las que aspiramos ocurrirán a largo plazo, pues como decía Unamuno, lo importante es poner la levadura, y estimular a que el pan se haga entre todos. En principio quedó demostrado que las instituciones pueden reforzar su papel haciendo un uso creativo de los recursos que ya existen entre nosotros: esto que está ocurriendo en el Casablanca, a propósito del encuentro, podría quedar como un servicio cultural de la institución, pero igual lo podría ofrecer la biblioteca, el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, la Cinemateca, la Maqueta de la Oficina del Historiador, el Museo, el Bar Casablanca o La Casa de la Trova…

Incluso, en los puntos donde ya existen Wifi se podría crear otra red local que se llame Universidad para todos, donde los que navegan puedan encontrar los contenidos y bienes que el sistema institucional jerarquiza acorde a sus valores. Se trata de crear situaciones de interésallí donde impera lo informal: o sea, intervenir desde la institución de un modo creativo, nunca impositivo.

Algunas de estas ideas que para esos que Saramago llamaba los pesimistas profesionales suenan a ciencia ficción, tal vez se hagan más tangibles hoy en nuestros imaginarios con el Taller de Experiencias que hemos organizado para esta segunda sesión. En este Taller otra vez será importante escuchar, compartir, aprender, despojarnos del pesadísimo fardo de nuestros prejuicios y limitaciones autoimpuestas, y comenzar a soñar con los pies puestos sobre la tierra.

Hay un nuevo mundo esperando ahora mismo y aquí mismo por nosotros. Lo que necesitamos reclutar son locos soñadores que estén dispuestos a hacer suyos aquel lema de Andre Breton: “No ha de ser el temor de la locura lo que me haga bajar la bandera de la imaginación”.

Juan Antonio García Borrero

DE DESIDERIO NAVARRO A GARCÍA BORRERO

Mi querido amigo Desiderio Navarro, uno de los invitados de honor que iba a tener este Primer Encuentro sobre la Cultura Audiovisual y las Tecnologías Digitales, no pudo asistir por problemas de salud. Pero al igual que Roberto Smith, ha enviado un mensaje que desea compartir con los participantes.

Como otras veces he dicho, Criterios y en especial Desiderio, han sido referentes insoslayables en este terreno que intentamos cultivar en Camagüey. No pudimos tener ahora esta quinta entrega de Criterios, pero aun así, en el lobby del cine Casablanca no se han dejado de descargar las entregas anteriores. Y con este mensaje que compartimos no hacemos más que resaltar cuánta complicidad sigue existiendo, pese a todo.

JAGB

Querido Juany, estimados amigos y colegas:

Lamento mucho que problemas de salud me hayan impedido estar con ustedes hoy y perderme las intervenciones y debates de ese Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales que Juan Antonio ha organizado con tanta pasión como conocimiento de la compleja problemática enfocada.

No puedo ocultar que, además de las razones estrictamente intelectuales de mi voluntad de apoyo a un evento así, me mueve también mi identificación con esfuerzos que me recuerdan los que yo hacía hace cincuenta años por desarrollar en Camagüey una cultura crítica sobre todo en la esfera del cine, que era el gran tema de la cultura audiovisual de la época. Es también por ello que haría todo lo posible por contribuir a que sus esfuerzos de hoy no se vieran frustrados como los míos de entonces por la ignorancia, el conservadurismo, el miedo a lo nuevo y otro, el aislacionismo provincial y nacional, etc.

Más que de Criterios y su experiencia localmente pionera en la divulgación digital del pensamiento teórico, hubiera querido hablarles de problemáticas que van mucho más allá de Criterios y que he venido planteando en otros contextos: por una parte, las consecuencias negativas que puede traer a nuestra cultura y sociedad la demora en el desarrollo y actualización de la cultura digital, y, por otra, los problemas socioculturales que pudiéramos evitar poniendo fin a la demora o la omisión en el estudio y aprovechamiento crítico de las reflexiones y contribuciones prácticas internacionales sobre los problemas ligados a ese desarrollo ya avanzado en otros países.

Y eso concierne a cuestiones tan heterogéneas que van desde el aumento del fraude escolar y académico mediante Internet hasta la futura sobrecarga informacional.

U otro ejemplo, sin ir más lejos: todos los problemas que están detrás de un proyecto como Los Mil y Un Textos en Una Noche en Cuba y, en general, de la información científica internacional en Cuba: la situación de las bibliotecas, las editoriales y las importaciones, de las traducciones en la esfera del pensamiento, del conocimiento de las grandes lenguas internacionales del mundo académico, de la adquisición de los derechos de autor; de los altos precios de artículos, revistas y libros en formato electrónico on-line, y, sobre todo, el problema de la selección y sus criterios.

Basta ver la bibliografía de numerosos artículos, ponencias, tesis y proyectos nacionales cuyos autores demuestran haber tenido acceso a Internet, para darse cuenta de que ese acceso es sólo la primera parte del problema. Lo más difícil comienza con la orientación y selección en medio de un contaminado océano informacional cuyas aguas Google y otros buscadores se encargan de revolver aún más. Estar desinformado no es un obstáculo para obtener más información, pero sí para llegar sin extravíos a la información del máximo valor. Y es por eso que se hace tan necesaria esa cultura digital crítica por la que tanto aboga Juan Antonio y a cuyo desarrollo en Camagüey seguramente contribuirán todos ustedes en este encuentro.

Espero poder acompañarlos en marzo en el Taller de la Crítica Cinematográfica, al que vendría con ejemplares de Denken 1, 2 y 3, y con los nuevos 1001 textos teóricos que hoy no les llegaron.

Éxitos les desea su coterráneo. Con un fuerte abrazo,

Desiderio