Archivos diarios: febrero 11, 2016

LA PRIMERA TAZA

Dentro de un rato estaremos dando inicio al “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales en Cuba”, que celebraremos en Camagüey hoy y mañana. Será esta nuestra primera contribución territorial a lo que, ya fuera en el Octavo Congreso de la UNEAC o diversos foros vinculados al análisis del consumo cultural en Cuba, ha quedado como una de nuestras grandes prioridades: acompañar el proceso de informatización de la sociedad con una ciberalfabetización ciudadana que permita el uso creativo de las tecnologías. Y sobre todo reforzar el papel de ente rector del sistema institucional, en la formación y transmisión de valores que ayuden a construir una sociedad humanista.

En este par de días serán importantes las siguientes acciones: escuchar, compartir, aprender. Que contemos con la posibilidad de reunir en un mismo espacio y fecha a individuos que ya tienen experiencia en el uso creativo de las tecnologías, y están dispuestos a comunicar esos conocimientos a otros, debe verse como un lujo, un gran lujo que nos permitirá convertir a las diversas instituciones en esponjas que aprovechan esos saberes particulares, y los pongan a recircular para bien de la comunidad.

No porque ya se haya dicho será menos importante reiterarlo en este instante. Este encuentro está a punto de convertirse en una realidad gracias, en primerísimo lugar, a la voluntad política del territorio. Y a la Asociación Hermanos Saíz de Camagüey, que acogió la idea de inmediato, y al Sectorial de Cultura que lo viene apoyando con gran ímpetu.

Pero todo habría quedado en lo soñado, de no ser por la complicidad entusiasta del Joven Club, Etecsa, la Facultad de Informática de la Universidad de Camagüey, Portal Príncipe, Citmatel, Unión de Informáticos de Cuba, A la Mesa, Orsis Tecnología Integral, así como el asesoramiento de varios amigos, a veces de modo personal, a veces a través del correo electrónico, pero siempre con observaciones y consejos que han ayudado a perfilar con más nitidez los objetivos. Estamos en presencia de un ejemplo inmejorable de lo que se conoce como proyecto de colaboración abierta.

Como todo sueño estimulante, a partir de ahora tendremos muchos más escollos que salvar, en tanto ya hemos descubierto el lejano horizonte, y hacia allí se movilizan ahora nuestras expectativas. Alcanzar ese horizonte no será fácil, pero, ¿habrá acaso algo más gratificante que poner nuestra imaginación en función de la utopía, aunque demoremos en ver los frutos?

Bienvenidos, pues, al “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”. Y quedan invitados a saborear la primera taza de nuestra sopa de piedras y sueños camagüeyanos.

Juan Antonio García Borrero

DE ROBERTO SMITH A GARCÍA BORRERO

Acostumbrado a organizar eventos, sé que en estos opera tanto la voluntad de quienes lo organizan, como el azar que todo lo trastoca a última hora. En el caso del “Primer Encuentro de Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, habíamos previsto la participación de Roberto Smith, presidente del ICAIC.

No vivo ajeno a lo que sé pueden ser las complicaciones imprevistas en la agenda de un directivo de su nivel, y es por eso que, pese a la imposibilidad de su asistencia, agradezco tanto este mensaje público que será leído a los participantes en el momento que presentemos el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual acá en Camagüey. Muchísimas gracias, Roberto, y lo importante es sacar adelante el Programa.

JAGB

La Habana, 10 de febrero de 2016

Querido Juany:

Con mucho pesar te confirmo que me es imposible participar en el Primer Encuentro sobre la Cultura audiovisual y Tecnologías digitales” en la admirada ciudad de Camagüey. Desde su mismo título, la cita moviliza el pensamiento: si no fuese por la redundancia, hubiese sugerido que fuese el “Encuentro sobre el “encuentro” de la cultura audiovisual y la tecnología digital”. Justamente en el segundo uso de la misma palabra se puede encontrar una enorme riqueza para la reflexión y la acción concreta. Vivimos una época en que la “obsesión digital” expresada en aparatos y conexiones, desplaza el valor de la tecnología como herramienta hacia la cultura y el conocimiento, y al mismo tiempo, como portadoras de nuevas formas de pensamiento y de conductas.

Como estaba anunciado, nuestra participación en el Encuentro sería con la presentación del Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual, promovido desde el ICAIC con el apoyo de diversas instituciones cubanas, que en este momento se encuentra en una segunda fase con la aspiración de que se convierta en una política pública. Para esta etapa hemos identificado 5 direcciones fundamentales para el desarrollo del Programa:

1. Lograr un “funcionamiento en sistema” de los organismos, instituciones y personas participantes.

2. Favorecer el más amplio acceso al cine y al audiovisual de calidad, tanto en cines y televisión, como para escuelas, instituciones y espacios informales.

3. Implementar alternativas diversas para la formación de espectadores, y en particular la formación de formadores.

4. Estimular el pensamiento científico sobre la relación entre la cultura y el individuo, entre el cine y el espectador; entre las tecnologías y la cultura.

5. Identificar alternativas para el aseguramiento material y financiero de las acciones. (Esta última es importante porque no se puede soñar en el aire)

El “cruce” de cualquiera de estas direcciones con la tecnología digital puede multiplicar sus potencialidades, pero todavía se puede llegar más lejos si en lugar de hablar de “cruce con lo digital”, habláramos de estas mismas direcciones pensadas desde lo digital.

Deseo mucho éxito a este Encuentro que debe ser una importante contribución a la compleja batalla por preservar el sentido cultural de nuestras vidas.

Un fuerte abrazo a todas y todos los participantes en el Encuentro. Un gran abrazo para ti,

Roberto Smith

Presidente ICAIC