Archivos diarios: febrero 2, 2016

EL CUMPLEAÑOS DE LA CIUDAD

Hoy Camagüey está festejando un nuevo aniversario de su existencia como villa, como ciudad. Su Centro Histórico fue incluido por la Unesco en la Lista del Patrimonio Mundial el 6 de julio del 2008, atendiendo al “sobresaliente tipo urbano arquitectónico en Latinoamérica, caracterizado por su trazado urbano irregular que produce un inusual sistema de plazas y plazuelas, calles sinuosas, callejones y un sistema de manzanas y parcelas”.

Todo lo que como camagüeyano pueda expresar de Camagüey será colocado, con legítima razón, bajo sospecha. Y debe ser así, pues he vivido y creo que seguiré viviendo con esta ciudad una intensísima relación de amor y odio, donde a veces gana el apego incondicional, a veces el rencor, pero jamás la indolencia. Sé que es mi peculiar manera de saberla viva e imprescindible como ciudad: si a veces no me doliera, sabría que el amor terminó.

Ser un buen camagüeyano tiene que ver, a mi juicio, con aquello que señalaba sobre el patriotismo El Lugareño, uno de los grandes hijos que ha dado la localidad: “Yo creo que el mejor patriota será aquel que más y mayores bienes le haga a su pueblo, no el que más y mayores alabanzas le prodigue”.

Entonces, si algo me gustaría aportarle a esta ciudad que ahora cumple 502 años, más allá de mis escrituras, son acciones que contribuyan a enriquecerla espiritualmente. Que, por ejemplo, convierta a su “Calles de los Cines” (algo único en el país) en un gran cine al aire libre donde los camagüeyanos seamos los verdaderos protagonistas de innumerables aventuras, empeñados en conquistar Nuevos Mundos.

Por otro lado, para mí está claro que Camagüey es mucho más que la suma estrecha de sus iglesias o calles laberínticas. Camagüey es también la suma infinita de los amigos que todos los días la recorren y rehacen en sus sueños más íntimos, desde los más diversos puntos del planeta.

Juan Antonio García Borrero