Archivos diarios: enero 31, 2016

¿POR QUÉ UN TALLER SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES EN CAMAGÜEY?

En una época como la nuestra, definida por Bauman comomodernidad líquida, las instituciones están obligadas a jugar el papel de esponjas permanentes. Esto quiere decir, que están obligadas a hacer de lo poroso el mejor vehículo para alimentarse y absorber todo aquello que, más allá de sus predios, ya está conformando un impresionante universo de prácticas culturales. Es por eso que en este “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” que celebraremos en Camagüey el 11 y 12 de febrero, será tan importante el Taller de Experiencias que convocaremos el segundo día.

Podríamos decir que dos observaciones, una de Sócrates y otra de Andre Gide, sustentan la necesidad de una acción como ésta. La del primero reza: “Háblame, para que yo te vea”; la del segundo: “todo está dicho, lo que como nadie atiende…”. Se trata entonces de construir una plataforma de creación donde sea posible escuchar y vera los que ya están experimentando con estos asuntos en la ciudad, pero que permanecen en las sombras, convirtiendo al intercambio de ideas en un puente que, a su vez, nos conduzca a un punto donde se puedan ejecutar en la práctica propuestas innovadoras relacionadas con la producción y consumo cultural.

Como otras veces he apuntado, se trata de intervenir creativamente desde las instituciones en esos escenarios donde ya fluye de un modo informal ese consumo, un poco en el espíritu de aquel situacionismo que Debord y compañía proponían en el pasado.Para este primer Taller de Experiencias serán importantes las contribuciones de entidades como la Facultad de Informática de la Universidad de Camagüey, Unión de Informáticos de Cuba, el Joven Club, Citmatel, Etecsa, pero también la de aquellos “emprendedores” que, sin formar parte de institución alguna, ya han conseguidogestionar por su cuenta todo un sistema de consumo audiovisual.

Recuerdo que a raíz de aquel primer “Foro de Consumo Audiovisual en Cuba” celebrado en La Habana, cierta prensa (sobre todo extranjera) sugirió que aquella reunión intentaba construir modos de “liquidar el Paquete”.Esto siempre me pareció una simplificación bastante grosera de lo que en realidad nos llevó allí, que era:entender el fenómeno que existe al margen de las voluntades, filias y fobias de cada uno de los individuos que somos, y sobre esa base científica, impulsar la creatividad institucional en función de un bien público. Aclaro que no estoy legitimando “el Paquete” como práctica, sino intentando aprehender los resortes que permiten que el mismo funcione en nuestro contexto para que sea aprovechado su espíritu por las instituciones (no hay que imitar o liquidar “el paquete”, hay que superarlo creando algo nuevo). Lee el resto de esta entrada