CINES “INTELIGENTES” EN CUBA

En los inicios de la década del cincuenta el cine todavía ocupaba un lugar relevante en el mapa del ocio, y críticos como el francés André Bazin se esforzaban por encontrarle un sentido.

Eran los tiempos en que el cine clásico norteamericano había conseguido consolidar sus maneras de representación, y comenzaba a nacer una modernidad fílmica que cuestionaba parte de ese legado industrial, incrementando su autoridad artística. Pero hoy las cosas no pintan igual para el llamado séptimo arte, por lo que puede entenderse la intranquilidad de Chris Dercon cuando anota:“La pregunta planteada por André Bazin, “¿qué es el cine?”, parece menos relevante ahora que la pregunta “¿dónde está el cine?”.

Una de las maneras más confiables de averiguar dónde está el cine en la actualidad, es examinando a fondo y sin prejuicios su consumo. El consumo del cine se ha multiplicado, entre otras cosas porque se han acrecentado las modalidades de pantallas en que este se puede apreciar. Antes había que ver cine en los cines; ahora podemos consumirlo en un televisor, una laptop, una tablet, un teléfono.Probablemente las maneras narrativas hegemónicas continúen siendo idénticas a las que dominaban en los años de esplendor del consumo cinematográfico en salas oscuras, pero la experiencia en sí del visionado es lo que ha cambiado: una experiencia donde el nomadismo y la interactividad del consumidor resultan relevantes.

Como es lógico, el nomadismo ha sido uno de los factores fundamentales que ha decretado la gran deserción de los espectadores de las salas tradicionales. Como una manera de compensar, la industria hollywoodense ha incrementado el número de películas donde los efectos especiales, por ejemplo, resultaría el atractivo que para disfrutarse como Dios manda, habría que apreciarlos en una pantalla gigante, con sonido envolvente de última generación.

En Cuba estamos lejos de contar con salas que garanticen ese tipo de gratificación extrema. Para el espectador cubano el cine 3D, por ejemplo, es algo absolutamente desconocido como experiencia. Y pensando con objetividad el fenómeno, no creo que ahora mismo el Estado esté en condiciones de invertir recursos en esa dirección.

Sin embargo, tampoco hemos sido creativos a la hora de pensar la modernización de los espacios “cines”, no desde la perspectiva estrictamente materialista (que habrá que hacerlo), sino aprovechando el talento de muchísima gente que, ya sea de modo oficial o de un modo informal demuestran ser capaces de innovar y competir en un área como esta.

Pensemos en esta época donde se habla tanto de teléfonos inteligentes y también televisión inteligenteo a la carta. Lo que en cada caso se intenta expresar son las posibilidades de interactuar que ofrecen estos artefactos a sus usuarios. La interactividad, como dijimos antes, junto al nomadismo, son los dos grandes pilares del consumo actual.

Pues bien, imaginemos al cine Casablanca de Camagüey convertido en un cine inteligente gracias al uso de puntos de acceso inalámbricos (Wireless Access Point) que nos permitirían interconectar una red de computadoras con determinados dispositivos móviles, los cuales podrían servir para, previo pago de la entrada, descargar archivos de una manera novedosa, y convertir estas salas en lugares donde además de proyectar películas en pantalla grande, se pueda seleccionar, a la carta, los filmes que se quisieranver después en casa, los libros que se quisieran consultar, las bandas sonoras que se quisieran escuchar.

En los países donde la penetración del Internet ha tenido un gran impacto, quizás estavariante de consumo cinematográfico no tenga sentido pensarla. Pero entre nosotros, los cubanos de ahora mismo, adquiere justo el significado inverso. Y si se albergan dudas, piénsese en el éxito de “el paquete” o en las redes informales de videojuegos que cada vez se popularizan más en los barrios, sin importar si son céntricos o periféricos. ¿Cómo es posible entonces que institucionalmente no seamos líderes en ese terreno?

En Cuba el Estado controla la política pública de entidades como Etecsa, Joven Club, Citmatel, entre otras que tendrían que ver con la informatización de la sociedad. Y más allá de la diversidad de funciones que estas puedan cumplir en el seno de la sociedad, se responde a un mismo propósito: el uso humanista de las nuevas tecnologías. Pero, ¿cómo pensar en un humanismo tecnológico si no se toma en cuenta el contexto cultural en que viven esos seres humanos que usarán los diversos dispositivos? Y cuando hablo de cultura hablo de las necesidades más íntimas del individuo, esas que ninguna máquina, por sofisticada que resulte, jamás podrá satisfacer por sí sola.

Es allí donde una vez más el término alianza adquiere su papel de ente rector en una época donde se desdibujan las antiguas nociones. Críticos de cine e informáticos creativos, por ejemplo, podrían ensayar acciones que ya están funcionando de un modo informal a lo largo de toda Cuba. ¿Acaso es tan utópicopensar en el diseño de aplicaciones para móviles (yo he soñado que hasta se llamaría Cinemóvil, como homenaje a lo que el ICAIC impulsó en su época) donde el usuariotenga a mano la información sobre los servicios de la Cinemateca, o los estrenos de la semana, de la misma manera que consulta el menú de los paladares más famosos de Cuba, o la Wikipedia o Ecured?

El cine en Cuba, como “espacio” necesita ser modernizado porque obviamente no tendría sentido asistir a una sala en la que apreciaremos sombras chinescas en vez de una película, pero también tenemos que modernizar nuestras maneras de pensarlo. Y eso, como en la vida misma, no es cosa de un grupo de expertos en cine, sino de todos los implicados: los que hacen el cine y los que lo consumen.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el enero 26, 2016 en PRIMER ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: