CONTRA EL CREATICIDIO

Entre las lecturas más estimulantes que he tenido en lo que va de año, debo mencionar los tabloides “Inteligencia, creatividad y talento” (1 y 2), coordinado por la Dra. Raquel Lorenzo García y el Lic. Néstor del Prado Arza, como parte de los cursos de “Universidad para todos”. Desde que lo descubrí hace un mes, no dejo de recomendárselo a los amigos.

Esto del vínculo que se establece entre la inteligencia, la creatividad y el talento es algo que cada vez llama más y más mi atención. Sobre todo porque los que tenemos el privilegio de estar algunas veces frente a un aula, o frente a cualquier público que nos escucha como expertos de alguna materia, olvidamos que nuestra acción de “ofrecer conocimientos” puede devenir freno a la creatividad intelectual de quienes nos atienden (que son creadores en potencia). Es allí cuando surge el “creaticida” (asesino de la creatividad), un término que me encanta, porque describe a la perfección esos instintos de aniquilación de las ideas ajenas, de las que no se salva ni siquiera el científico más riguroso.

Los que conocen la polémica suscitada en 1961, a propósito de la disputa del positivismo en la ideología alemana suscitada por las ponencias presentadas por Karl R. Popper y Theodor W. Adorno en Tübingen, recordarán las observaciones del primero cuando apuntaba:

Es de todo punto erróneo conjeturar que la objetividad de la ciencia depende de la objetividad del científico. Y es de todo punto erróneo creer que el científico de la naturaleza es más objetivo que el científico social. El científico de la naturaleza es tan partidista como el resto de los hombres y, por regla general, es –si no pertenece al escaso número de los que constantemente producen ideas nuevas- en extremo unilateral y partidista en lo concerniente a sus propias ideas. Algunos de los más descollantes físicos contemporáneos han fundado incluso escuelas que oponen una fuerte resistencia a toda idea nueva”.

El curso cubano al que ahora hago referencia ayuda a tomar conciencia de lo hegemónica que resulta entre nosotros la práctica creaticida, una práctica que muchas veces opera de un modo inconsciente. El creaticida nace, se desarrolla, y obtiene un gran poderío allí donde falta el debate público y transparente. En casos así, obtiene más peso la autoridad de quien ya tiene a su favor el dominio de lo que alguna vez funcionó, y nutre su autoridad actual de ese pasado convertido en subproducto que se sigue vendiendo como nuevo, que la necesaria innovación.

No es que esto sea exclusivo del contexto cubano. La verdad es que si uno examina la historia de la humanidad descubre que probablemente esta sea la historia de los soñadores (los herejes) contra los creaticidas, que siempre superan a los primeros en números. Por otro lado, no se puede pretender modificar a la Naturaleza: los genios creadores, valga la redundancia, no se crean, sino que ellos nacen con determinadas aptitudes, virtudes (por cierto, no siempre coincide que el genio sea una buena persona, la cual requiere de otro tipo de virtud).

Ni siquiera me parece inteligente pretender imitar a estos hombres: hay que entrar en diálogo crítico con ellos, robarles lo que seguramente será de utilidad para nuestras vidas y la vida pública (creo que algo de esto sugería Martí cuando anotaba: “Reproducir no es crear: y crear es el deber del hombre”). Más que empeñarnos en construir entre nosotros el Hombre Creador (así con mayúsculas) necesitamos diseñar escenarios donde la creatividad humana (entendida como cooperación) encuentre refugio permanente.

Sin caer en el autoengaño de los tecno-utopistas, pienso que esta época se presta para que a través del uso creativo de las tecnologías digitales, empecemos a diseñar desde las comunidades, desde lo local, nuestros nuevos mundos.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el enero 21, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: