Archivos diarios: enero 14, 2016

ESPEJUELOS OSCUROS (2015), de Jessica Rodríguez

ESPEJUELOS OSCUROS, PERO CON POCO AUMENTO

por Antonio Enrique González Rojas | (Tomado de IPS, 8 enero, 2016)

Espejuelos oscurosTras varias e interesantes incursiones en los terrenos del falso documental (El mundo de Raúl, Ahlam) y en el documental propiamente dicho (Tacones cercanos), Jessica Rodríguez remonta el sendero de la ficción convencional con el largometraje Espejuelos oscuros (2015).

Aquí el relato apela a estrategias narrativas claramente deudoras de cintas como Las tres luces (Fritz Lang, 1921) o Tiempos de amor, juventud y libertad (Hou Hsiao-Hsien, 2005), en tanto la fragmentaria coralidad dramatúrgica y epocal de las breves historias planteadas, la omnipresencia extradiegética de los mismos actores en los diferentes roles y el macrorrelato que las engloba para la unidad de sentido y la progresión dramática definitivas. Además, está el claro guiño a Las mil y una noches, en tanto la mujer que narra y embruja con la palabra a su verdugo, aplazando la violencia y la muerte.

Espejuelos… marca apreciable diferencia respecto a estos notorios antecesores, primero que todo en el tono sardónico y el negrísimo humor que emana, y además, como bono, retorna al cine nacional el personaje del serial killer, con las consecuentes cuotas de suspenso y hasta gore que este conlleva. La otra —y más importante— diferencia respecto a Lang y Hou, y al clásico literario árabe, claro, es la calidad conseguida por esta obra que, entre muchas cosas, adolece en gran medida de una irregular dirección actoral, apartado imprescindible donde la que bien pudiera calificarse de “nueva pareja del cine cubano”, los inefables Laura de la Uz y Luis Alberto García, no consiguen ni un minuto de engarce orgánico entre sus principales roles de Esperanza, la ermitaña ciega, y Mario, el proscrito casual que la acosa en su apartada casa. Mucho se alejan de la entrañable e intensa relación conseguida en el previo Vestido de novia (Marilyn Solaya, 2014) como una de sus principales e imprescindibles virtudes. Lee el resto de esta entrada