GUSTAVO ARCOS SOBRE EL CONSUMO CULTURAL EN LOS LUGARES PÚBLICOS

Juany:

Te recomiendo que visites las páginas de la plataforma digital OnCuba. Ellos han colgado en su sitio (www.oncubamagazine.com) varios artículos sobre las redes wifi y el consumo audiovisual en el país. Concretamente, hay uno de la periodista Yisell Rodríguez, que recoge múltiples datos ofrecidos por Google trends, una herramienta que permite determinar cuáles son las búsquedas más populares en cada país y, que salió en la edición del 22 de diciembre bajo el título: ¿Qué googleamos desde Cuba?.

Bien, hay curiosos datos en ese recorrido por el ciberespacio nacional en los últimos diez años. Para intentar responder a una de tus preguntas te comento que en el 2015, gracias a la apertura de las redes wifi en todo el país, Facebook, Gmail y los sitios relacionados con Androide fueron de los más visitados y como muy llamativo se ofrece el dato de que la aplicación de videollamada, IMO, fue la más solicitada. Lo cual quiere decir que por el momento, el mayor interés de los usuarios cubanos, pasa por la interactividad con sus familiares y amigos. No hay tiempo para más. La conexión sigue siendo costosa e inestable, por tanto los ciudadanos prefieren comunicarse con sus seres más queridos y no navegar por la web, visitar sitios interesantes, o descargar videos y textos culturales.

Trasladados a otro entorno, por ejemplo en las salas de navegación que tiene la UNEAC, el panorama no es muy diferente. Ya que no hay intimidad ninguna en esos locales es fácil observar cómo, todo el mundo que se conecta tiene abierto el Facebook y emplea su tiempo en el chat o leer correos.

Por otra parte no veo, cómo pueden los ciudadanos que tan alto precio deben pagar por el servicio wifi, dedicarse a otra cosa, mucho menos a lo que tu llamas, desarrollar su espíritu crítico e innovador. La única manera sería ofreciendo este servicio gratis o a un precio mucho más cercano al valor real de la moneda, que les permita estar conectados, chatear, revisar su correspondencia y encontrar minutos u horas para visitar las útiles plataformas de carácter científico, cultural o técnico que existan en la web.

Si bien nuestros desarrolladores han creado múltiples páginas, plataformas, blogs y sitios oficiales con informaciones y contenidos sobre Cuba, estos resultan tan tímidamente promocionados que nadie los conoce. Cubadebate y Ecured son prácticamente los únicos que tienen impacto en las búsquedas. Enciende la tv o mira las páginas de nuestras revistas y periódicos y dime, cuántos espacios están dedicados sistemáticamente a promover nuestros propios sitios. ¿ Cuántos nos hablan de aplicaciones, utilidades, servicios, promueven descargas o interactúan realmente con los interesados, utilizando además dinámicas visuales y comunicativas que resulten atractivas?. La iniciativa y visión sobre esto ha sido tomada por los particulares, quienes de manera eficaz “siembran” en el Paquete semanal sus aplicaciones y revistas digitales (Vistar, Garbos, Play off, Alamesa, Isladentro, Conoce Habana) que también pueden instalarse en los talleres privados de celulares.

Quizás una experiencia loable ha sido la llevada a cabo por años (mucho antes incluso de que surgiera el Paquete) por Desiderio Navarro y el centro Cultural Criterios. La persistencia de este intelectual ha hecho posible, con muchas limitaciones y obstáculos, que miles de textos de alto valor cultural, filosófico o estético estén al alcance de los interesados, quienes cada cierto tiempo, pueden descargarlos gratuitamente en sus memorias flash. Otras iniciativas en el marco de una feria del libro, un festival de música o una Bienal de Artes plásticas, han acercado bibliotecas digitales y contenidos audiovisuales a los ciudadanos. Pero han sido experimentos de laboratorio que no trascienden el evento o las circunstancias.

Pienso como tú, que urge una nueva alfabetización de los ciudadanos que les ofrezca herramientas y modos de interactuar y sacar mejor provecho de lo que existe en las redes. Supongo que para ello es clave lo que pueda hacerse desde nuestras escuelas o instituciones, ya que por ahora no hay posibilidades de tener internet generalizada en nuestros hogares. Promocionar mejor nuestros sitios, permitir el libre flujo de información, enseñarle a nuestros niños y niñas a tener y defender sus criterios, a buscar, dialogar y respetar las diferencias debe ser prioridad en los programas de enseñanza. Más tiempo de cultura y menos de adoctrinamiento. Al mismo tiempo creo que los ciudadanos tienen el derecho de conocer y acceder por igual a las informaciones, textos y análisis que circulan en los sitios oficiales como Cubadebate, La Jiribilla, Caimán Barbudo y La Pupila Insomne, como aquellas que se escriben en espacios de naturaleza alternativa como Oncuba, Progreso semanal, Cartas desde Cuba, Periodismo de barrio y Cubaposible. La verdad es un rompecabezas, y solo se llegará a ella, disponiendo de todas las piezas.

Un abrazo como siempre desde La Habana,

Gustavo Arcos

Anuncios

Publicado el enero 13, 2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: