LOS ABISMOS DE LA INCOMPRESIÓN

Escribe Nietzsche:

Es difícil que le comprendan a uno, especialmente si piensa y vive gangasrotogati (a la velocidad con que fluye el Ganges), cuando los hombres que te rodean piensan y viven de otro modo: kurmagati (con la lentitud con que anda la tortuga) o, todo lo más, mandeikagati (a saltos como la rana)”.

¿Qué diría hoy, cuando fluir comienza a asociarse al Li-Fi, esa tecnología que apelando a la luz nos permitirá, dicen, descargar películas enteras en segundos?, ¿hasta dónde se harán insondables los abismos de la incomprensión que de repente se abrirán entre seres humanos que parloteando la misma lengua, viviendo en el mismo lugar, compartiendo la misma moda, bailando con la misma música, se sentirán en mundos cada vez más diferentes e irreconciliables?

Si hasta hace poco, con la Biblia por medio, la diversidad de lenguas nos parecía el origen de toda la confusión comunicativa que ha padecido la humanidad, ahora la nueva Babel podría estar asociada a la poca o mucha velocidad que usamos para representarnos la realidad, y encargarnos de ella.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el enero 5, 2016 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: