DISCURSO DE INAUGURACIÓN 37 FESTIVAL INTERNACIONAL DEL NUEVO CINE LATINOAMERICANO

DISCURSO DE INAUGURACIÓN 37 FESTIVAL INTERNACIONAL DEL NUEVO CINE LATINOAMERICANO

Por Iván Giroud, Presidente, en el teatro K. Marx, 3 de diciembre, 2015

Hace treinta años, en un resumen del séptimo Festival, se lee: “y creció el Festival, creció en cantidad de filmes presentados (400), creció el volumen y diversidad del programa de actividades, creció en alcance popular con la extensión de proyecciones y debates a parques y plazas de la capital, y a partir de ahora el teatro Karl Marx, el mayor del país […] servirá de escenario a los actos de inauguración y clausura.”

Frida, naturaleza viva del mexicano Paul Leduc; Tangos, el exilio de Gardel, del argentino Pino Solanas; La historia oficial, del también argentino Luis Puenzo, y La ciudad y los perros, del peruano Francisco Lombardi, ganaron aquel 1985 los principales premios Coral.

Y el genial actor norteamericano Jack Lemmon fue ovacionado dos veces en esta misma sala: la primera, al terminar la proyección de Missing, el filme que cuenta la historia de un joven norteamericano desaparecido durante el golpe de Estado a Salvador Allende; y la segunda, durante la ceremonia de clausura para recibir el primer Coral de Honor, de la historia de nuestros Festivales, de manos de Gabriel García Márquez, presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano ─institución que estará mañana celebrando su treinta aniversario, en la Casa de las Américas.

Paradigmático aquel séptimo Festival, que me he atrevido a resumir en breves flashazos, porque encierra, cada uno, múltiples significados.

Damos inicio esta noche a la edición trigésimo séptima del Festival, en escenario bien diferente.

El mundo hoy enfrenta nuevos desafíos, amenazas e incertidumbres. En un escenario globalizado y neoliberal, nuestra primera obligación, deberá ser proteger nuestro cine, aplicando certeras políticas de fomento, preservación y desarrollo.

Hay un solo camino para afrontar este mundo caótico, desjerarquizado y desregulado: la cultura. Sin cultura no hay prioridades, no hay estrategia, no hay independencia.

Tiene el Festival entre sus retos el de conquistar a las nuevas audiencias, y de ayudar a formar a los nuevos creadores.

Por ello el sector Industria, contará una vez más con un ambicioso programa de talleres, conferencias, diálogos y clases magistrales, con un elenco de profesores y conferencistas del más alto rango. Marco Bellocchio, el director italiano a quien honraremos con una Retrospectiva, será uno de ellos. El cine documental, su producción y montaje; la música para cine, la animación, la restauración cinematográfica, los temas legales actuales de la coproducción y distribución, y el trabajo de las asociaciones de creadores, y su forma de actuar en el panorama global actual, serán abordados en estos días.

Presentaremos en nuestras salas, un abarcador programa de cuatrocientos cuarenta y cuatro títulos entre largos y cortos, obras de ficción, documentales y dibujos animados, que podrán ser apreciados en las mejores condiciones técnicas posibles, gracias a la compleja red de alianzas que se demanda para organizar un evento de esta magnitud.

Hemos logrado que parte del circuito de exhibición del Festival esté equipado con tecnología de punta; aún falta trabajar para que se instale en todas sus salas. Solo así podremos aspirar a defender el mejor cine, ese que tanto reclama nuestro público, experto conocedor de nuestras cinematografías.

Tenemos que devolver a nuestras salas ─muchas de ellas verdaderas joyas de la arquitectura nacional─ su esplendor y dignidad.

Estaremos contribuyendo a preservar nuestro patrimonio e identidad.

Agradecemos a las autoridades de Italia y Francia, a sus respectivos ministerios de Cultura y otras destacadas instituciones en ambos países, por su contribución, la que ha permitido «actualizar» dos emblemáticos cines habaneros, el 23 y 12 ─sede de la Cinemateca de Cuba─ y La Rampa, que entran en una nueva etapa: la del cine digital.

Agradecemos a la Sociedad General de Autores y Editores de España, por su apoyo durante todos estos años.

Aprovecho para dar la bienvenida a todos los cineastas, a nuestros hermanos de Latinoamérica, y a prestigiosas instituciones norteamericanas, en particular, al Instituto Sundance y a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, así como a otros amigos de Norteamérica que por primera vez nos visitan, buscando con su presencia tender mejores puentes para el intercambio y el entendimiento.

En sus palabras al cierre de aquel séptimo Festival, hace treinta años, Fidel decía:

[…] permítanme expresarles que lo que hemos visto alrededor de este Festival es tan alentador, tan estimulante, que más que nunca se consolida nuestra convicción de que no siempre seremos colonizados culturalmente, no siempre seremos dependientes, no siempre seremos explotados ¡Y que algún día, más temprano que tarde, llegará nuestra hora de libertad!

Les deseo disfruten este 37 Festival. Muchas gracias.

Anuncios

Publicado el diciembre 11, 2015 en FESTIVAL DE NUEVO CINE LATINOAMERICANO. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: