LA GRATITUD

Hoy amanezco con la noticia de que en la Asamblea de Cineastas que celebraron ayer en La Habana, se planteó el problema de la suspensión a última hora de la cibertertulia en Café Ciudad. Que prestigiosos cineastas que ya tienen ante sí un gran problema que resolver (la Ley de Cine), dediquen unos minutos a comentar un asunto acaecido a 500 km de la capital, y además de ello, me extiendan una invitación para que los acompañe en la próxima con el fin de compartir inquietudes relacionadas con el cine cubano, me hace sentir menos solo.

Acá ese tipo de encuentro en el que se puedan pensar críticamente los problemas que genera la cultura, no abundan. En Camagüey concretamente apenas tenemos el espacio Pluralidades que conduce cada mes el ensayista y crítico Jorge Santos Caballero, pero por lo general, el análisis de las contrariedades, los planteamientos, etc, se suele guardar para las Asambleas de la UNEAC celebradas una vez al año, lo que propicia que las mismas terminen casi siempre convertidas en espacio de reciclaje de quejas y catarsis que se recuperarán idénticas en la próxima cita.

Se olvida que como la cultura es un proceso dinámico que todos los días incorpora éxitos y contratiempos, se necesita de una suerte de observatorio crítico de lo cotidiano, toda vez que es en el día a día (y no en la fecha puntual en que alguien decida poner en práctica una grandiosa y revolucionaria idea) donde se van conformando los hábitos culturales, y se consolida de modo sordo la hegemonía de determinados gustos. Por otro lado, nos falta estudiar con profundidad los factores que posibilitan que entre nosotros la inercia social (que siempre existirá) tenga un protagónico tan indeseado.

Pero como dije antes, ese tipo de análisis sistemático, al menos en Camagüey, no existe. Ahora pasó lo de la cibertertulia suspendida, que podría darnos pie a preguntarnos a quiénes no les conviene la ciberalfabetización del pueblo cubano, y qué es lo que se esconde detrás de ese miedo, pero es que hace cinco meses hice pública mi renuncia a trabajar en el Centro de Cine, exponiendo razones y argumentos que tienen que ver con lo público, no con lo privado, y no existió la más mínima reacción oficial. Sencillamente entendieron que se trataba de una decisión personal donde apenas estaba involucrada mi insignificante voluntad individual, quedando ninguneado una vez más el proyecto La calle de los cines, que ha sido en verdad la causa fundamental de mi creciente decepción con el sistema institucional.

Ahora mismo no sé qué pudiera aportarle a los cineastas que se reunirán en La Habana. Pesimismo no será, porque a pesar de todo, yo sé que la vida lo va poniendo todo en su lugar, y tarde o temprano, entraremos de modo natural en el proceso de la ciberalfabetización. Que se quiere delegar la responsabilidad del desafío en otros que lo harán más adelante, no significa que no llegará. Además, creo que es importante que en sus discusiones los cineastas cubanos tengan en cuenta la visión de quienes vivimos en provincias, donde la interpretación de la política cultural de la Revolución muchas veces difiere de la que se hace en la capital, engendrando más confusiones, dogmatismos, autocensuras, y apatías, que trabajo creador.

Nos vemos entonces en La Habana, ya que coincide con la invitación que me han hecho al evento Caracol, y donde precisamente estaremos hablando de nuevas tecnologías y nuevos lenguajes en el arte.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el noviembre 1, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: