NOTA DEL CENSOR

Ayer me vi obligado a censurar un comentario que dejaron en el post donde Roberto Smith, presidente del ICAIC, brinda su versión sobre lo sucedido con el no rodaje de El Rey de La Habana en Cuba.

He explicado muchas veces qué es lo que todavía me anima a mantener abierto el blog, pero como siempre llegan personas que no conocen los objetivos del mismo, y creen que por tratarse de un blog está permitida la vulgaridad y los insultos festinados, pues a ratos me veo en la obligación de recordar cuáles son mis prioridades aquí.

Lo primero: que esto no es una página oficial, sino simplemente MI BLOG. Luego, como rector del sitio, soy muy celoso con el cumplimiento de ciertas reglas que, a la larga, son las que me gustaría predominaran en mi país alguna vez, en lo que a convivencia social se refiere.

Como me considero un libre pensador, esto quiere decir, alguien que le da la máxima importancia al libre examen de los asuntos, puedo decir que defiendo ante todo la libertad de expresión. Pero para mí libertad y responsabilidad van de la mano.

Ya que vivimos en sociedad, y con todo lo crítico que seamos con ella, no podemos renunciar a los beneficios que la misma nos brinda (hablo de los servicios públicos) tarde o temprano, y sin que ello signifique que se anulen nuestras diferencias más profundas, que tienen que ver con los intereses humanos, es necesario construir un consenso: mínimo, precario, lo que sea, pero consenso a partir del cual exponer civilizadamente las diferencias.

Hay blogs que se caracterizan por permitir cualquier tipo de comentario. Yo no los censuraría porque forma parte de la libertad de sus rectores. Sencillamente, no participo, porque no me sentiría a gusto en ese ambiente. Prefiero el comentario cargado de oposiciones inteligentes, y de hecho, una de las cuestiones que más satisfacción me brinda del blog, es que no pocos de los comentarios que se han dejado en forma de réplicas, han pasado a ser entradas o posts con todas las de la ley.

Para resumir: que no me gusta el papel de censor, pero tampoco admitiré que la página albergue comentarios que, en vez de atacar las ideas (que sí son vapuleables, porque no nacen de Dios) intentan agredir a quien las expone. Me da lo mismo que el afectado sea el presidente del ICAIC, el de la UNEAC, o el del país. En mi blog yo no hablo de “batallas de ideas” porque para mí eso es un pleonasmo: una idea, sobre todo si es incómoda, siempre será algo vivo que está batallando con los lugares comunes y la vulgaridad que, lamentablemente, terminan siendo las armas desesperadas de quienes no contemplan en su horizonte de expectativas la decencia, y la convivencia civilizada con el prójimo.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el octubre 27, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: