DE SANTOS CABALLERO A GARCÍA BORRERO

Juany:

Comprendo lo que dice Gustavo Arcos. Creo que es preciso analizar que hay una historia oficial que siempre existe y es contada por el grupo vencedor; otra, la que se investiga y se hace ciencia; otra más, que es la se escribe para discernir y, por último, la que se hace y es para impartirla en la docencia (que, en nuestro caso, es poco analítica y de mucha consigna).

Toda nación necesita de una historia oficial, y es la que hay que distinguir de la historia crítica. Nosotros tenemos problemas con el conocimiento de la cultura nacional, y los jóvenes creen que se ha entrado en un proceso definitorio, y es que en nuestro caso se ha hecho una valoración estratégica que generalizó todo, lo que trae aparejado un empobrecimiento social, creó y fomentó costumbres endebles, prejuicios marcados por envidias y hechos dañinos contra muchas personas, y todo eso ha propiciado la diversidad de opiniones que no es entendida por determinados sectores al creerse que de esa forma los pone en tela de juicio.

Hay muchos esquemas, y se insiste en que hay que explicar, pero aparece un problema grave: lo que no decimos lo dicen otros, y como creemos que hemos tenido un status perfeccionista, cuando se debate algo lo ven como un problema, como una fisura. Así, han aflorado problemas no resueltos como los de la racialidad, la diversidad en todas las vertientes (es decir, cultural, ética, sexual, de género, y hasta étnica).

Ojalá que el debate interno se haga con más fuerza para poder enfrentar a los de afuera (por eso es que algunos dicen: no me hacen caso, pero me tendrán que escuchar algún día). Yo soy de los que creo que debemos debatir internamente, sin que por ello omitamos al que piense diferente a nosotros.

Lo que hace falta es debatir, y mucho (y estar dispuestos a escuchar otros criterios). Y para estar en la coordenada de que eres un profundo conocedor (el consumo cultural), te diré que es imposible hablar de mercado cuando ha habido siempre una lógica impensada del mercado. Por eso la gente no tiene gustos definidos; por eso buscan en donde no deben y creen que esos productos encontrados en otros lugares sí son los buenos; por eso no hay responsabilidad en los pagos y hay cuentas por pagar, como no puede haber una cultura de los impuestos, si tuvimos muchos años sin hablar de ellos.

Si la cultura es escudo y espada de la nación, entonces no puede existir un enfoque causalista de la cultura.

Saludos,

Jorge Santos Caballero

Anuncios

Publicado el octubre 22, 2015 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: