CARTA ABIERTA DE KIKI ÁLVAREZ A GARCÍA BORRERO SOBRE PREMIOS, OSCARES Y DESIERTOS.

CARTA ABIERTA DE KIKI ÁLVAREZ A GARCÍA BORRERO SOBRE PREMIOS, OSCARES Y DESIERTOS.

San tranquilino, 14 de septiembre de 2015.

Estimado Juan Antonio:

He leído con mucho interés (siempre te leo) tu post en CINE CUBANO, LA PUPILA INSOMNE, “Sobre premios, oscares y desiertos” y la nota de la Redacción de Cubacine que tiene el buen tino de reseñar qué películas optaron por ser candidatas cubanas a la candidatura de los Premios de las diversas Academias: Ariel, Goya, y Oscar, dejando implícito que no todas las películas cubanas del año participaron en el proceso de selección, lo cual, como tú insinúas, es sintomático de muchas cosas.

Lo primero, es que no todos los cineastas cubanos reconocemos esta manera de selección a la cubana, a lo ICAIC, que implica que uno como productor o director inscriba su película en un franco ejercicio de presunción que, en ocasiones, no toma en cuenta el alcance o los propósitos de la obra que has hecho. En mi caso tengo por norma no hacer este tipo de gestos y si aplico a las convocatorias de diversos festivales es porque no me queda otra opción para intentar mostrar el cine que hago. En nuestro caso, el del cine cubano, que no tenemos Academia y mucho menos una amplia producción de películas, me parece una paradoja muy irónica y excluyente. Agradezco que de la dirección Artística del ICAIC me hayan llamado para consultar mi interés en participar, pero les dije que no, que no creía que “Venecia” fuera una película seleccionable para esos premios y aquí cerraría mi comentario si no tuviera varias interrogantes que compartir.

¿Por qué no está “La obra del siglo” siquiera en la lista de precandidatos a la candidatura de la candidatura? ¿Consultaron a Carlos Quíntela? ¿Por qué no “La pared de las palabras”? ¿Acaso Fernando Pérez no quiso participar? Parece una perversión coincidente, una trama secreta, un complot, que las producciones independientes más notables del año no hayan participado de esta selección, pero es una muestra elocuente de la crisis y el conformismo institucional que persiste en el Cine Cubano.

¿Por qué tengo que ir yo a tocar la puerta de una institución para que esta reconozca mi trabajo o no? ¿Por qué la institución que debe velar por la promoción internacional del Cine Cubano se conforma con hacer su trabajo a medias? ¿Cómo puedes permitirte dejar desierta la candidatura cubana a los premios Oscar cuando al menos una película como La obra del siglo hubiera sido una muy digna candidata? ¿Por qué hay unos estatutos? ¿Qué estatutos, si nosotros no tenemos una Academia? En el momento en que el cine Latinoamericano se hace más visible para todo el mundo, nosotros optamos por “dignificarnos” en la bruma.

Es triste Juan Antonio, la crisis del Cine cubano ha crecido tanto que ya dejó de ser estética para convertirse en una crisis ética. Más de dos años llevamos los cineastas cubanos luchando por una Ley de Cine que reordene y democratice la circulación de nuestras producciones, y a veces somos los propios cineastas los que atentamos contra nuestras demandas aceptando el statu quo, cuando debiéramos ser más consecuentes y radicales.

Vivimos en el país del no me acuerdo, doy dos pasitos y me pierdo. Estamos perdidos. Nuestras instituciones no nos responden ni nos representan porque hace rato perdieron su razón de ser y su confianza en nosotros.

Estamos en el desierto, sí, a la intemperie, en plena sequía espiritual, en la dureza orgullosa de ser una isla y conformarnos con eso.

Entonces, parafraseando aquel título del libro tuyo sobre el Oscar, te dejo mi última pregunta:

¿Quién le pone el cascabel al cine cubano?

Un abrazo,

Kiki Alvarez.

Anuncios

Publicado el septiembre 14, 2015 en POLÉMICAS. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Fernando Cabreja Garcell

    Contundente los criterios del cineasta cubano Kiki Álvarez.Demostrativo de su valentía y de sus continuos sacrificios para realizar una obra como la que tiene.Es autocrítico y al mismo crítico,como debe ser. A la Patria del Cine cubano hay que respetarla.
    Si Cuba está,al menos en teoría,abriéndose a nuevos horizontes plurales de comercialización,porque se dio cuenta que el Comercio no es un enfermedad,sino la posible cura la muchos males;es hora ya, parafraseando a Kiki Álvavez,que las Instituciones cubanas,y no sólo las relacionadas con El Arte y La Cultura,sino,todas,y más urgentemente,las políticas,inicien el nuevo camino de la apertura ISLEÑA.
    El Cine cubano es todo cine que haga cualquier cubano,y cubana,obvio,e incluso cualquier cineasta que tenga a Cuba en la mira de sus postulados reflexivos,quiere decir,desmitificadores.

  1. Pingback: DE GARCIA BORRERO A KIKI ÁLVAREZ | cine cubano, la pupila insomne

  2. Pingback: MÁS SOBRE EL OSCAR Y EL CINE CUBANO DE ESTOS TIEMPOS | cine cubano, la pupila insomne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: