SOBRE LAS IZQUIERDAS EN CUBA

La semana pasada tuve el privilegio de almorzar en Camagüey con Yasmín S. Portales, una de las intelectuales cubanas que con más pasión y valentía cívica se mueve en nuestro precario espacio público. Para que se tenga una idea: en estos tiempos en que mostrar admiración por Marx pareciera un anacronismo, ella suele firmar los mensajes que circula por correo electrónico calificándose a sí misma como marxista, feminista y bloguera.

Para mí conversar con ella, leer sus escritos, siempre resultará un verdadero placer (aun cuando podamos discrepar en determinados puntos de vista, o en muchos, eso carece de importancia), toda vez que se trata de un uso del marxismo y el feminismo que persigue la emancipación, antes que la dominación. Ese pensamiento verdaderamente crítico de una izquierda que, lamentablemente, no tiene la presencia que uno quisiera en nuestros medios, me hace recordar cierta declaración del nunca olvidado Humberto Solás:

La izquierda cubana es muy poderosa y engloba la mayoría de la nación, pero hay que reconocer que no es homogénea y creo que los medios masivos de comunicación deben darle espacio a su diversidad y servir de instrumento para un debate y una polémica que partiendo de presupuestos más profundos, filosóficamente válidos, haga posible la legitimación de las aspiraciones de los diferentes grupos de la izquierda cubana antiimperialista, unida en lo fundamental, pero que tiene diferentes concepciones de cómo conducir la vida nacional. Yo creo que la Revolución es extraordinaria y que Cuba tiene la oportunidad de hacer la hazaña de devolverle al marxismo y a la voluntad socialista de estructuración de la sociedad el aliento y la dinámica que se perdió en los últimos decenios de vida del socialismo en Europa”.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías permiten que uno puede estar al tanto, si se lo propone, de las principales ideas y debates que animan estos pensadores, debates relacionados con los principales problemas que afectan a la nación. Lo ideal sería encontrar en uno de los tantos espacios de la Televisión Cubana todos los paneles de discusión que auspicia los últimos jueves la revista Temas, por poner un ejemplo, o que intelectuales como Desiderio Navarro, Julio César Guanche, Arturo Arango, Rafael Hernández, Víctor Fowler, o Rogelio Díaz Moreno, por mencionar algunos, se desenvuelvan ante las cámaras estatales con la mayor naturalidad del mundo.

Hablo de izquierda y derecha, sabiendo que a estas alturas eso puede ser más humo de distracción que terminología seria. Aquí anoto lo que otro cineasta, en este caso Eric Rohmer, apuntó en algún momento:

“Que yo sepa, la izquierda no tiene el monopolio de la verdad y de la justicia. Yo también soy partidario —¿quién no lo es?— de la paz, la libertad, la extinción de la pobreza, el respeto a las minorías. Pero no llamo a eso ser de izquierdas. Ser de izquierdas, es aprobar la política de algunos hombres, partidos, o regímenes precisos que se denominan así, lo cual no les impide practicar, cuando les conviene, la dictadura, la mentira, la violencia, el favoritismo, el oscurantismo, el terrorismo, el militarismo, el belicismo, el racismo, el colonialismo, el genocidio. Por otra parte, me equivoco en seguir hablando de esto. Todo el mundo sabe que estas viejas categorías de derecha y de izquierda ya no significan nada hoy —si es que alguna vez han significado algo—, al menos en Francia, entre los intelectuales”.

Para ser honesto, en lo personal cada vez me interesa menos involucrarme en esas discusiones donde dos bandos se desgastan en demostrar lo incuestionable de sus retóricas, como si de veras los grupos humanos pudieran llegar a controlar, cada uno por su lado, la supuesta Verdad, con mayúscula. Ahora prefiero hablar de la búsqueda del bienestar para aquellos que esperan de la gente que está en el poder una atención a los problemas que genera “vivir”: estoy hablando de esos que hasta ayer eran Juan con todo, y mañana pueden volver a ser Juan sin nada, si ya no lo son.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el agosto 19, 2015 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: