Archivos diarios: abril 10, 2015

¿POR QUÉ NO PUEDE HABLARSE DE LA LEY DE CINE EN LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN CUBANOS?

Me ha encantado este artículo del colega Dean Luis Reyes, publicado en IPS. Yo también me he hecho esa pregunta varias veces, y he tenido la oportunidad de escuchar a algunos altos directivos hablar de la Ley de cine como “cosa de cineastas que parecen estar contra todas las banderas”.

Francamente, este asunto no se resolverá hasta tanto no llegue a la esfera pública con total transparencia, y que los argumentos que defienden en este caso los cineastas, sean escuchados sin prejuicios. Discutidos, refutados, lo que sea, pero con transparencia y sin prejuicios.

De lo contrario seguiremos dándole la razón a Baudelaire cuando decía: “El mundo no funciona sino por el malentendido”.

JAGB

¿POR QUÉ NO PUEDE HABLARSE DE LA LEY DE CINE EN LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN CUBANOS?

Por Dean Luis Reyes

Hace unas semanas, el programa de Cubavisión “Mediodía en TV” invitó a un par de jóvenes estudiantes del Instituto Superior de Arte a promover allí algunas de las actividades organizadas como parte del Festival de las Artes que esa institución organiza cada año. Entre ellos, una muchacha comentó algunos de los detalles del Festival Imago, certamen de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA).

Además de la habitual competencia de ficción, documental y otras especialidades, la invitada hizo referencia a los paneles con especialistas dedicados a temas necesarios para la formación de esos estudiantes. Uno de ellos: “Vamos a discutir sobre la Ley de Cine”. Marino Luzardo, por mucho uno de los más profesionales presentadores de la televisión cubana, que hasta el momento lucía distraído por tantos detalles, saltó: “¿Cómo? ¿Ley de Cine?”. La muchacha ofreció detalles.

¿Es posible que Luzardo no supiera de este propósito, una de las proposiciones esenciales del grupo de cineastas que desde mayo de 2013 impulsa una renovación del aparato legislativo e institucional que rige la actividad audiovisual en Cuba? Lo es. Sobre todo, porque en los medios de difusión oficiales cubanos no se habla del tema. No se habla porque está prohibido: hace unos meses quise dedicar uno de mis habituales espacios de Secuencia Crítica en Canal Habana a este asunto y se me advirtió no perder tiempo en ello. No se puede siquiera mencionar. Hasta donde sé, a Luzardo lo han reprendido. ¿No sería mejor haberlo informado antes? Lee el resto de esta entrada