DE ENRIQUE (KIKI) ÁLVAREZ A GARCÍA BORRERO

El cineastas cubano Enrique (Kiki) Álvarez (La ola; Miradas; Marina; Venecia) estuvo por Camagüey, invitado al 21 Taller Nacional de Crítica Cinematográfica. Y ahora me envía este mensaje que reproduzco en el blog, porque el trabajo que intentamos hacer acá trata de responder a una perspectiva de equipo, y siempre será gratificante ver reconocido ese esfuerzo colectivo. Gracias, Kiki, y la idea es esa: fomentar espacios donde la creación y el pensamiento se acompañen y se descubran ante un problema común, que es la representación de esa realidad que nos habita.

JAGB

image001

VENECIA

Hola Juani, te debo esto desde que me fui de Camagüey seducido por el trabajo de ustedes y todas las ideas que allí se manejaron. Fueron días hermosos, breves e intensos que renovaron, al menos en mí, la ilusión de que todos los días se puede horadar un poco en el muro de la dejadez, el desencanto y la desidia.

Cómo lograr un clima cultural que reanime y fomente un posible renacimiento del cine cubano? Cómo prepararnos y pensar ese futuro posible que todos los días se anuncia por aquí y por allá?

Yo creo que ustedes en Camagüey lo tienen claro, hay que preparar el terreno, abonarlo, sembrarlo, regarlo, y con ese trabajo hecho, esperar la cosecha.

Lo sabes tú, con tu pupila insomne.

Lo sabe Ingrid Castellanos con su pastor de nubes, la más bella metáfora fílmica que tuvo el taller de crítica sobre el florecimiento que puede traer consigo lo diferente, lo aparentemente peligroso.

Hay que crear un nuevo ecosistema para el cine cubano y les corresponde a nuestros críticos de cine estudiar, dialogar, promover, disentir para participar de ese empeño.

Yo no quiero que nadie me aplauda, pero si exijo que se tome su trabajo tan serio como le corresponde a su función social. De nada me vale una crítica si su intención es desarrollar ese viejo arte de injuriar (como le llamaba Borges) desde una sapiencia cualquiera que ha perdido la capacidad de interrogarse a sí misma.

Nada peor que una película previsible, nada más intrascendente que una crítica que repite los mismos gestos, las mismas palabras.

Por eso aplaudo tu evento y la oportunidad de vernos las caras unos y otros.

Hay que aprender a crecer juntos, discutiendo si, pero con una finalidad.

Abrazos,

Kiki Álvarez

Anuncios

Publicado el abril 4, 2015 en TALLER DE LA CRÍTICA EN CAMAGÜEY. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: