DE LUIS ÁLVAREZ ÁLVAREZ A GARCÍA BORRERO

Mi querido Juan Antonio:

Me parece que si vas a hacer afirmaciones tan absolutas y generalizadoras como esta que haces sobre los estudiosos de Martí, tendrías que hacerlo con propiedad. Por tu redacción, se diría que estás rechazando en bloque un siglo de estudios martianos. Para empezar, no tendría yo la certeza de que tú, que nunca te has dedicado profesionalmente al estudio de Martí, hayas alcanzado una información absoluta acerca de tales investigaciones; si esta impresión mía es cierta, deberías pensarlo muy bien antes de opinar de esa manera tajante en un campo profesional que no es precisamente el tuyo. En segundo lugar, en todo campo de estudio hay valoraciones y juicios incorrectos; eso no quiere decir que haya que tirar todos los demás por la borda. Por lo pronto, no sé qué investigadores martianos hayan pretendido, como dices, conocer los pensamientos más íntimos de Martí. Y, por cierto, te dejo sentado que no me considero aludido personalmente por lo que apuntas: no soy propiamente un especialista en Martí, sino un investigador que lo ha estudiado apenas un poco, y nada más. Por lo pronto, no me precio de conocer, como esas personas a quienes no nombras, los pensamientos íntimos de Martí.

Creo que cuando se expresan juicios tan categóricos como lo haces aquí, lo menos que se puede hacer es mencionar a directamente a quién se refiere uno. Eso es elemental sentido profesional.

Por último, amigo mío, tu sugerencia de que usemos a Dilthey para comprender a Martí me parece bastante peregrina. La hermenéutica ha avanzado mucho desde la época de Dilthey, y me parece que tenemos enfoques más acordes con nuestra época. Me llama la atención que estés sobrevalorando, además de a Nietzche, a Dilthey: ¿no te parece que es demasiado siglo XIX?

En todo caso, amigo mío, si te interesas por el pensamiento del pasado, a mí me parece muy bien. Pero entonces te remito a los antiguos griegos, que estudié bastante a conciencia en mi licenciatura, y te pido que te acojas a su máxima, tan atinada, de “nada en demasía”. Suele ser muy útil para no caer en juicios desatinados y sin base.

Y ya que alguna vez me has mencionado en tu blog, te agradezco que incluyas esta nota en él.

Un abrazo,

Luis

Anuncios

Publicado el febrero 1, 2015 en POLÉMICAS. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: