Archivos diarios: enero 26, 2015

LOS SOBREVIVIENTES (1978), de Tomás Gutiérrez Alea (Fragmento de la biografía “Hasta cierto Titó n)

Comparto este fragmento de la biografía intelectual de Titón en cuya escritura todavía ando involucrado.

Parecía, por fin, que 1978 iba a ser el año de la normalización de las relaciones con los Estados Unidos. Los gestos de buena voluntad mostrados tanto por el gobierno cubano como por la administración de James Carter, hicieron posible que a mediados del mes de noviembre se celebrara en el Palacio de las Convenciones diálogos entre un grupo de personas representativas de la comunidad cubana en el exterior y autoridades de la isla.

Pero aquel también fue el año en que Cuba y la Unión Soviética suscribieron el más importante protocolo de intercambio comercial anual en la historia de sus relaciones económicas. Por otro lado, persistía y hasta se intensificaba la presencia de las tropas militares cubanas en África, lo cual en modo alguno agradaba a los gobernantes estadounidenses. Las visitas a La Habana de Adolfo Suárez, primer presidente de España tras la muerte de Franco, o de Saddam Hussein, entonces vicepresidente del Comando de la República de Irak, anuncian el reacomodo geopolítico de la Revolución cubana, en términos simbólicos, dentro del contexto de Guerra Fría que todavía se experimentaba. Cierto que en Nicaragua estaba a punto de triunfar la revolución sandinista, claramente inspirada en la cubana, pero los tiempos, definitivamente, eran otros.

En cuanto al ICAIC, las afectaciones del Instituto en todo caso se derivaban de las dificultades económicas que afrontaba el país, según sus jerarquizaciones quinquenales, más que de la nueva estructura institucional. La directiva había cambiado algo debido a que Julio García-Espinosa pasó a presidir la Comisión Técnica Asesora del Ministro, recayendo la responsabilidad de la Dirección de la Producción Cinematográfica en Jorge Fraga. Pero de acuerdo a Alfredo Guevara,

“Aun cuando se han producido determinados cambios estructurales en el trabajo cinematográfico, es lo cierto que la esfera que me toca atender en el casi recién estrenado Ministerio de Cultura está en línea continua con la labor realizada durante un poco más de dieciocho años por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos”.[1]

Por esa fecha, ya Titón se encontraba enfrascado en el rodaje de Los sobrevivientes, película que ha estado preparando con particular esmero. Se trata de una comedia que prolonga las inquietudes que el cineasta ya había mostrado en sus películas precedentes de la década, en torno a la formación socioeconómica de Cuba. Lee el resto de esta entrada

Anuncios