Archivos diarios: enero 13, 2015

PIRATERÍA Y NUEVAS TECNOLOGÍAS: ¿UN DESTINO MANIFIESTO?

Vestido de novia, la película dirigida por Marilyn Solaya que aún no ha sido estrenada en los cines de Cuba, ya está en Youtube. Me dirán que eso sucede a diario en el mundo moderno. Y de hecho, entre cubanos, eso es hoy cosa casi institucional.

Antes del 17D se podía apelar a la coartada del bloqueo; ahora que Cuba y los Estados Unidos van camino a una solución diplomática de sus diferendos gubernamentales, los argumentos para ese tipo de acción tendrán poca solidez. Se tendrán que repensar entonces, y de un modo más bien urgente, todo el tejido de programación de nuestras televisoras (que aunque le llamemos Televisión Cubana, en singular, ya hay varios canales y perfiles): ¿estaremos preparados para esos cambios si todavía ni siquiera hemos puesto en marcha un diagnóstico del fenómeno?

Lo de las nuevas tecnologías y la compulsión a la piratería generalizada, efectivamente, parece que llegó para quedarse. Creo que el análisis de este asunto tendría que tener en cuenta, además de las cuestiones morales y legales, elementos que más bien se relacionarían con lo sicológico y la emergencia de nuevos públicos.

Si algo caracteriza a estos nuevos públicos (o usuarios) que, gracias a Internet y al nomadismo tecnológico, tienen al alcance de sus manos una producción cultural de la que apenas podrán consumir el cinco por ciento, es precisamente su manía de “compartir” archivos. Antes, los espectadores estaban condenados a ir a una sala y ver sin interrupciones una película a la que no podían ponerle pausa, o adelantarla, en caso de que les aburriera la trama. Eran consumidores más bien “pasivos”. Ahora, en cambio, los usuarios se convierten en compulsivos acumuladores de productos culturales que, al mismo tiempo, ansían “compartir”. Y las nuevas tecnologías parecieran estar diseñadas para concederles a sus usuarios gratificaciones de ese tipo cada vez más impecables. Lee el resto de esta entrada

Anuncios