Archivos Mensuales: enero 2015

¿CUÁL MARTÍ?

A José Martí no lo conozco todavía. Sucede que entre Martí y yo, se interpone una multitud cada vez más gigantesca de martianos que sí dicen conocer no solo sus obras, sino los que fueron sus pensamientos más íntimos, y a partir de esa convicción se empeñan en imponernos sus muy particulares versiones del héroe.

Creer en Martí de esa manera que roza con la idolatría acrítica no es cuestionable: todos necesitamos creer en algo o en alguien (o descreer, que es otra modalidad de la necesidad de creer, en este caso, creer que no se cree en nada). Lo fastidioso es que con tantas citas fuera del contexto, y tantas manipulaciones aquí y allá, nunca me dejan llegar al Martí de carne y hueso que vivió, padeció, y soñó con Cuba como la han soñado pocos. A estas alturas Martí se nos ha convertido en el recurso más utilizado por los cubanos en esto de la escritura creativa.

Cuando Tomás Gutiérrez Alea realizó en 1963 La muerte de un burócrata estaba pensando en esos vulgarizadores de la obra martiana. Y, por supuesto, tuvo que lidiar con las reacciones de aquellos martianos a los que no les cabe en la cabeza que hablar de Martí significa hablar de alguien que fue esencialmente humano, y cuya grandeza habría que localizarla no en el individuo físico del cual tuvimos noticias, sino en las metas que se propuso, y que supo defender en su corta vida, al extremo de hacerlas trascender al presente.

A Titón no le faltaron entonces martianos que cuestionaron el modo de abordar la figura del Apóstol. Pongo como ejemplo este fragmento de la conferencia de prensa efectuada con posterioridad al estreno de la película aquel año:

Periodista: No me gustó que usted usara a Martí para los bustos que sacaban en serie. Como es una figura tan venerada y tan pura, me pareció un poco de osadía por su parte. Estos bustos en los rincones martianos que aparecen en la película, efectivamente son una cosa ridícula, pero no me gustó que la figura de Martí fuera cogida para ese tipo de cosa. Además esta película va al extranjero y parece como si nosotros nos riéramos de Martí, o sea, que nos reímos de todo.

TGA: ¡No! Bueno, no sé si alguien quiere opinar sobre eso. (…) Lo que yo creo que sí realmente es ofensivo y realmente una falta de respeto, que me ofende y me hace sentirme muy mal, es el abuso que se ha hecho de Martí desde hace unos cuantos “cientos” de año, como dice el personaje. A Martí se le ha usado para todo y Martí –lo que para nosotros es efectivamente una de las realidades o de los hombres más grandes con los que nos podemos enfrentar- se ha convertido así en un instrumento para las peores causas. Entonces la repetición de ese símbolo de Martí lo ha despojado de todo su contenido, ya la imagen de Martí puede ser cualquier cosa menos lo que era Martí realmente.

(…)

Un peligro que hay en la Revolución es el de convertir los símbolos en cosas huecas. Entonces yo estoy contra eso. Estoy contra los brazos levantados, contra los rincones martianos, contra las banderas, contra los “affiches” esos, contra las consignas, contra todo eso que llega un momento en que se convierte en papel mojado. Entonces eso es una manera de romper ese tabú”.[1]

Entiendo la irritación de Titón con este uso y abuso arbitrario y oportunista de la figura martiana. Él, que era un martiano convencido (si rastreáramos la impronta de la imagen del héroe en su cine, la encontraríamos en casi todas sus cintas), sospechaba que para traer de vuelta a Martí, al Martí más auténtico, había que poner en marcha una operación intelectual similar a la que los griegos en su momento propusieron a través de la alétheia, o dicho de un modo más simple: a través del des-ocultamiento. Lee el resto de esta entrada

SOBRE LA ASAMBLEA DE CINEASTAS CELEBRADA EN ENERO

Cineastas cubanos contra… la lluvia.

La lluvia y el carácter informativo de la mayoría de los temas impregnaron un ambiente más calmado que otras veces a la Asamblea de cineastas del pasado sábado 24 de enero (¿se han fijado que la atmósfera o Dios se empeñan en que llueva en sábados de Asamblea?) Como los asuntos se han ido acumulando, esta vez haremos un resumen detallado.

El “Documento del Grupo de Trabajo Temporal (GTT) para la renovación del sistema del cine cubano y del ICAIC” ya está terminado y listo para su presentación a la Comisión de Implementación de los Lineamientos. El enunciado quizás no resalta la importancia del hecho: hemos trabajado por casi dos años junto al ICAIC para llegar a este documento. Recordemos que la inconformidad con la metodología original, que prácticamente dejaba fuera a los cineastas, fue el detonante que dio vida a nuestras acciones. Cuando el ICAIC haga efectiva la entrega, habremos cumplido una parte importante de nuestros objetivos y se abre la etapa definitiva de llevar las ideas a la práctica. En el camino hemos sido objeto de incomprensiones, ofensas, indiferencias y descalificaciones, pero tampoco nos ha faltado la solidaridad, y mucho menos el empecinamiento propio porque siempre hemos estado convencidos de la justeza de nuestras demandas.

El Documento tiene un carácter técnico y práctico, que es el que corresponde en esta etapa, ha sido elaborado de conjunto entre los cineastas y el ICAIC y recoge la totalidad de nuestras aspiraciones, planteadas y analizadas en las Asambleas. En especial están presentes la necesidad del reconocimiento del creador audiovisual, la creación del registro correspondiente, dotar de personalidad jurídica a las productoras independientes e iniciar el proceso para promulgar una Ley de Cine.

En cuanto a la Ley de Cine, el Documento del GTT propone fechas que, una vez definidas por la Comisión de Implementación de los Lineamientos, deben poner en marcha el mecanismo sin más dilación y según lo establecido en el país para estos procesos. Los cineastas, con el ICAIC y el Ministerio de Cultura, debemos trabajar para presentar contenidos y conceptos que consideramos deben integrar la Ley.

Es necesario acabar de una vez con los rumores que demonizan la Ley de Cine sin comprender la necesidad y urgencia de la misma, y dejar claro que los cineastas no intentamos usurpar las funciones del Estado o de la Asamblea Nacional del Poder Popular ni ejercer presiones irresponsables. Nuestra labor ha estado encaminada a crear conciencia de la necesidad de la Ley y a reclamar nuestro derecho a aportar contenidos que deben formar parte de ella para que resulte el corazón vivo que necesita el audiovisual cubano para su renovación y no letra muerta. Lee el resto de esta entrada

LOS SOBREVIVIENTES (1978), de Tomás Gutiérrez Alea (Fragmento de la biografía “Hasta cierto Titó n)

Comparto este fragmento de la biografía intelectual de Titón en cuya escritura todavía ando involucrado.

Parecía, por fin, que 1978 iba a ser el año de la normalización de las relaciones con los Estados Unidos. Los gestos de buena voluntad mostrados tanto por el gobierno cubano como por la administración de James Carter, hicieron posible que a mediados del mes de noviembre se celebrara en el Palacio de las Convenciones diálogos entre un grupo de personas representativas de la comunidad cubana en el exterior y autoridades de la isla.

Pero aquel también fue el año en que Cuba y la Unión Soviética suscribieron el más importante protocolo de intercambio comercial anual en la historia de sus relaciones económicas. Por otro lado, persistía y hasta se intensificaba la presencia de las tropas militares cubanas en África, lo cual en modo alguno agradaba a los gobernantes estadounidenses. Las visitas a La Habana de Adolfo Suárez, primer presidente de España tras la muerte de Franco, o de Saddam Hussein, entonces vicepresidente del Comando de la República de Irak, anuncian el reacomodo geopolítico de la Revolución cubana, en términos simbólicos, dentro del contexto de Guerra Fría que todavía se experimentaba. Cierto que en Nicaragua estaba a punto de triunfar la revolución sandinista, claramente inspirada en la cubana, pero los tiempos, definitivamente, eran otros.

En cuanto al ICAIC, las afectaciones del Instituto en todo caso se derivaban de las dificultades económicas que afrontaba el país, según sus jerarquizaciones quinquenales, más que de la nueva estructura institucional. La directiva había cambiado algo debido a que Julio García-Espinosa pasó a presidir la Comisión Técnica Asesora del Ministro, recayendo la responsabilidad de la Dirección de la Producción Cinematográfica en Jorge Fraga. Pero de acuerdo a Alfredo Guevara,

“Aun cuando se han producido determinados cambios estructurales en el trabajo cinematográfico, es lo cierto que la esfera que me toca atender en el casi recién estrenado Ministerio de Cultura está en línea continua con la labor realizada durante un poco más de dieciocho años por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos”.[1]

Por esa fecha, ya Titón se encontraba enfrascado en el rodaje de Los sobrevivientes, película que ha estado preparando con particular esmero. Se trata de una comedia que prolonga las inquietudes que el cineasta ya había mostrado en sus películas precedentes de la década, en torno a la formación socioeconómica de Cuba. Lee el resto de esta entrada

UN TEXTO DE DESIDERIO NAVARRO SOBRE EL NUEVO CARTEL DE LA CERVEZA BUCANERO

Todavía recuerdo la intervención de Desiderio Navarro en el pasado Congreso de la UNEAC. Los aplausos de los participantes apoyando sus inquietudes y críticas. ¿Qué hemos hecho para enmendar lo que ya parece un mal crónico? Como vanguardia intelectual, ¿podríamos describir cuáles son las estrategias asumidas post-Congreso? Dejo aquí un enlace al blog de Sandra Álvarez, que fue donde encontré el artículo, y donde podrán apreciarse las imágenes que acá no puedo cargar.

EL NUEVO CARTEL DE LA BUCANERO: ¿ES INÚTIL LA CRÍTICA SOCIAL ANTE EMPRESARIOS, ECONOMICISTAS Y ECONÓCRATAS?

Por Desiderio Navarro

Como bien saben los miembros del Consejo Nacional de la UNEAC y los delegados a los últimos Congresos de la UNEAC, desde hace muchos años he venido interviniendo argumentadamente contra el economicismo pragmático e inescrupuloso que va en busca de ganancias a cualquier precio moral o cultural o incluso político e ideológico, y en especial contra el uso de la imagen de la mujer cubana, sobre todo la mulata joven, como objeto sexual destinado a atraer el turismo extranjero y fomentar el consumo de productos y servicios ligados a situaciones turísticas.

El uso de la mujer cubana como objeto erótico para estimular el turismo y el consumo no es un invento de empresarios y especialistas de marketing cubanos de los últimos 25 años: la publicidad de las empresas capitalistas prerrevolucionarias, imitando modelos estadounidenses y europeos, recurrió regularmente al mismo hasta los primeros años del triunfo revolucionario. Los menos jóvenes recordarán, por ejemplo, la asociación imaginal de un voluminoso trasero femenino y los cigarros Partagás bajo el denominador común de “una tonga de gusto”, o postales que anunciaban la “clara, ligera y sabrosa” Cristal de la manera siguiente:

Con una amplia presentación en Power Point he mostrado decenas de postales, carteles, anuncios y otros materiales publicitarios recientes de empresas estatales cubanas en los que imagen y/o texto están destinados a asociar distintos aspectos (música, playa, bebidas, etc.) de una estancia en Cuba con la posibilidad de aventuras con jóvenes mulatas disponibles, apelando a estereotipos racistas sobre la extraordinaria sexualidad y accesibilidad sexual de éstas. Lee el resto de esta entrada

DAUNA, LO QUE LLEVA EL RÍO (2014), de Mario Crespo, en Berlín

Me da un gusto enorme compartir esta noticia. Mario Crespo ha sido uno de los mejores amigos que ha tenido el blog. Se le extraña por aquí, pero la ausencia no podría estar mejor justificada. Que sigan llegando películas, y la mejor de las suertes para este creación que tanto tiempo le ha ocupado.

La venezolana Dauna. Lo que lleva el río estrena en la Berlinale

La película de Mario Crespo es hablaba totalmente en lengua warao y narra una historia de amor y superación de una mujer de la etnia.

EL UNIVERSAL

lunes 19 de enero de 2015 11:32 AM

"’Dauna’ va a Berlín", escribió su director Mario Crespo en su perfil de Facebook. "Nuestra película "Dauna. Lo que lleva el río", va al importante festival Berlinale, a la sección Native. Felicitaciones y gracias a todo el equipo que lo hizo posible. A los magníficos actores", agregó el realizador.

La cinta, totalmente hablada en lengua warao, cuenta una historia de amor y superación de una mujer de la etnia, que debe abrirse paso en un mundo de prejuicios.

"La historia sirve como vehículo para hablar al espectador sobre la necesidad de entender la interculturalidad, y entender que la mujer, sea indígena o esté donde esté, tiene tanto derecho como el hombre a crecer y destacarse", ha dicho el director de origen cubano.

El Festival de Cine Internacional de Berlín se celebrará del 5 al 15 de febrero.

FERNANDO PÉREZ ENTREVISTADO EN CAMAGÜEY

Ha pasado una semana, pero los camagüeyanos que tuvieron la posibilidad de disfrutar del estreno de La pared de las palabras en Camagüey, siguen agradeciendo la breve, pero intensa presencia de su director Fernando Pérez entre nosotros. Comparto con los lectores esta entrevista publicada en el periódico Adelante. Preguntas inteligentes, y respuestas a la altura esperada.

UNA PARED PARA DEFENDER EL CAMBIO

Por María Antonieta Colunga Olivera

Camagüey.- Mientras los créditos del filme trepan la pantalla, la voz de Luisi– por primera vez escuchada luego de hora y media de trama– se alza en off para susurrar las palabras-anzuelo prendidas a la vida de seres como él. “Prohibieron, marginaron, negaron, rechazaron, callaron, encerraron, olvidaron…” se escucha en la oscuridad de la sala, y la gente aplaude primero y calla luego, en un silencio plomizo que dice muchas cosas.

Pasa un minuto, dos, tres. Aunque es tarde y probablemente no haya transporte para regresar a casa, nadie se levanta de su asiento. El público está, literalmente, viendo también los créditos, como si no quisiera aún marcharse de frente a La Pared de las palabras. O como si no tuviera fuerzas.

Fernando lo comentará al otro día, profundamente conmovido: “jamás me había sucedido eso con ninguna película mía, en ningún otro lugar; que todo el mundo se mantuviese sentado hasta el último letrero en pantalla, con tanto respeto. Le agradezco mucho a Camagüey ese gesto que me hizo tan feliz.”

Nosotros también le agradecemos mucho a él: el haber abandonado día y medio los compromisos hondos de su hogar por traernos la primicia de su película, el presentarla acá personalmente y decir: “Este es el estreno oficial de La Pared de las Palabras, aquí, esta noche, en el Multicine Casablanca”.

En su tiempo breve de estancia, la ciudad y su pueblo no le dieron descanso. De los diálogos múltiples entablados en Nuevo Mundo y el Callejón de los Milagros, y de alguna pregunta pellizcada a su tiempo en Camagüey, Adelante digital comparte hoy algunas respuestas.

¿Qué llevó a Fernando a contar esta historia?

– Yo en verdad nunca pensé hacer una película sobre este tema. Desde hace unos 16 años tengo una de mis hijas aquejada de problemas psiquiátricos y eso me ha enfrentado a vivencias que realmente no tenía intención de compartir, más que nada porque no me sentía capacitado para hacerlo. Pero un día llega Pichi (Jorge Perugorría) y me enseña un trabajo que había hecho una muchacha vecina suya (Zuzel Monnet) y me dice “Fernando, esta película me suena a ti, si tú quieres hacerla yo te tengo un productor. Solo te pido que me dejes actuar el protagónico”. Leí el guión, que incluso no me gustó mucho en esa primera versión, pero sentí que la historia tenía una fuerza interior muy grande, algo que me sacudía. Entonces acudí a la escritora y le pedí licencia para personalizar el texto, y así fue que me metí como diez meses con él, rumiándolo, para luego lanzarme definitivamente a materializar el proyecto. Lee el resto de esta entrada

CARTA ABIERTA DE NORGE ESPINOSA MENDOZA A MARILYN SOLAYA.

En días recientes circuló por varios medios la carta pública en la que protestabas por la aparición en el canal de YouTube de una copia pirata de tu ópera prima, Vestido de Novia. En ello te asisten todos tus derechos como creadora de un producto audiovisual que no debería ser distribuido sino a través de los canales pertinentes, del mercado que existe para tal fin, y que aquí, por muchas razones, es violado con frecuencia. Me extrañó que no hubieras divulgado una protesta semejante cuando el filme, a poco tiempo de su premier en el reciente Festival de Cine, apareció en el paquete semanal que circula intensamente por todo el país. Y también que haya que esperar a que a un creador le suceda esto para que oigamos su protesta, y no se le vea reclamando lo mismo cuando es la obra de otros directores la que sufre tal ataque. Pero ya se sabe que la solidaridad, incluso la gremial, no es una costumbre entre nosotros.

En tu indignación pensaba, y en tus reclamos, porque amén de tu derecho, insisto, resuena en ello un fondo de inconsecuencia. Imagino que la experiencia te haya servido para entender cómo se siente alguien cuando se le roba, cuando se manipula algo que uno ha creado, y que de pronto aparece en las manos de otros, impunemente, sin ánimo alguno de respeto. Así me he sentido desde que este filme comenzó su trayectoria. Su título, Vestido de Novia, es una referencia directa al poema que escribí a fines de la década del 80, y que apareció en el cuaderno Las breves tribulaciones, premiado en 1989 por El Caimán Barbudo. De entonces a la fecha, se ha convertido en un texto puntual para la literatura cubana de su momento, y hasta hoy, se recoge en antologías, traducciones y estudios como uno de los primeros en devolver a las letras cubanas el tema del homosexualismo. Desde nuestros años de estudio en la Escuela Nacional de Instructores de Arte conoces ese poema. Te permití emplearlo en uno de tus ejercicios de fin de curso. Décadas después, recibí tu solicitud para integrarlo a tu primer proyecto de largometraje de ficción, pues tú y tus asesores me aseguraron que el poema estaría incluido en una de las escenas del filme, en el que yo lo leería como reconstrucción de una de sus lecturas públicas en el Gran Teatro de La Habana. A principios del pasado año, durante una madrugada, esa escena se filmó. Compartí con los excelentes actores de tu filme, y deseé a todos buena suerte. Lee el resto de esta entrada

CARTA DE MARINA OCHOA A MARILYN SOLAYA

Querida Marilyn:

Me ha dado mucha alegría enterarme de que al fin tendremos tu premier hoy. Vestido de Novia ha detonado una polémica en torno a la piratería y el rol que ha jugado el ICAIC en la pobre defensa contra lo que sí considero un flagelo que ataca no solamente el derecho moral y material de autor del que poco se habla, sino que también la posibilidad de ganancia y reinversión en otra obra de quien quiera que haya tomado los riesgos inherentes que conlleva invertir en un proyecto artístico.

No se puede ser ingenuos y presumir de que el concepto prosumir justifique los derechos violados de Marilyn Solaya y de los que invirtieron en Vestido de Novia. Prosumir fue el pasado del ICAIC en un contexto que ya no existe. Marx y Engels lo llamaron comunismo, y ha quedado instalado en la gaveta de la historia del desarrollo social clasificado como utopía. Y el más sublimado artista tiene que incurrir en el prosaico acto de vivir con todo lo material que en estos tiempos conlleva ¿Y de qué vivimos si no podemos hacerlo de nuestro trabajo?

Considero que el término piratería es controvertido y es una forma contemporánea y encubridora de referirse a lo que en buena ley debía llamarse robo. Y lo más cubano que se me ocurre que pueda acercarse conceptualmente y que también encubre y distorsiona la esencia de la acción es " luchar" porque, cuando tu te apropias de lo que no es tuyo, lo utilizas en tu beneficio económico o social no estás haciendo más que robar y el que lo hace no es otra cosa que un ladrón, más sofisticado que vulgar pero ladrón igualmente agravado porque quien lo hace conoce muy bien el perjuicio que está causando y no está compulsado por la necesidad. Y los principios básicos son muy importantes cuando te enfrentas a un mundo que incluso para aquellos que han crecido en él y con él, resulta generador de una galaxia de sofismas donde la verdad se pierde. Mientras que predomine la forma de producir que existe será suicida renunciar a las formas de distribución y consumo que esto conllevan no puedo defender "los nuevos modelos de negocios" que se basen en la violación de los derechos del otro, porque esta violación se asientan en conceptos que no han alcanzado siquiera la plenitud de su construcción como son copyleft, remix, share, y otras. Y recomiendo estado de alerta porque detrás de toda esta construcción debe haber grandes intereses. Y pueden ser peores que el dinero. Asimismo tampoco creo el to be (piratería) / not .to be (anonimato), Me parece un criterio simplista y maniqueo de un fenómeno de gran complejidad. Lee el resto de esta entrada

ALBERTO ELENA: NUESTRO HOMBRE EN ESPAÑA

Desde aquí no puedo acceder a este link donde su supone pueda verse el homenaje realizado a Alberto Elena en Buenos Aires, pero comparto con los amigos el texto que envié en su momento.

ALBERTO ELENA: NUESTRO HOMBRE EN ESPAÑA

Este no es todavía el texto que me gustaría escribir alguna vez sobre Alberto Elena. No obstante, si algo lo salvará de ser un mero texto de ocasión, es que está escrito desde lo afectivo, que es tal vez la zona que mejor nos impulsa a entender aquello que nos deslumbra en lo racional.

En tal sentido, llevo días tratando de precisar cuándo fue que leí por primera vez a Alberto Elena. Con un autor como él, es difícil fijar este tipo de acontecimiento, dado que Elena podría formar parte de ese grupo de escritores que Foucault describía como “fundadores de discursividades”, y en los que destaca no solo el conjunto de textos que producen, sino que, según Foucault, son autores que propician “la posibilidad y la regla de formación de otros textos”. Así que es posible que lo leyera a través de discípulos que ahora mismo podemos localizar en los más variados puntos del planeta, integrando eso que me gusta nombrar “universo Elena”. Poco importa, pues, en estos casos, puntualizar el kilómetro primigenio de nuestra atención; basta con advertir que alguna vez ingresamos en ese universo para ya nunca alejarnos de su centro.

Lo que sí recuerdo con gran claridad son los efectos de ese primer encuentro intelectual. Acostumbrados como estábamos en Cuba a contar la historia del cine cubano como si se tratase de la historia del ICAIC (el enfoque icaicentrista que otras veces he cuestionado), no podía dejar de ser cuando menos estimulante el descubrimiento de un investigador que se desvelaba por sacar a la luz la existencia de esos cines periféricos que todavía hoy apenas son percibidos por el grueso de las personas y estudiosos.

Y es posible que el interés comenzara a ganar una mayor intensidad luego de la lectura de aquel texto publicado en “Archivos de la Filmoteca” con el título de “Avatares del cine latinoamericano en España”, y que comenzaba de esta manera:

La fecha aún es reciente: 1 de septiembre de 1995. De forma tan atípica como inusitada, una película latinoamericana irrumpe masivamente en las carteleras españolas: Guantanamera (Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, 1995) se estrena en sesenta salas de toda España. Honores habituales en las grandes producciones norteamericanas, pero ciertamente inhabituales en films de este calado. Habría, en todo caso, que remontarse bastante atrás en el tiempo para tropezar con un lanzamiento similar. Precedida por los sonados e inesperados éxitos populares de Un lugar en el mundo (Adolfo Aristarain, 1991), Como agua para chocolate (Alfonso Arau, 1991) y Fresa y chocolate (Tomás Gutiérrez Alea, 1992) —estrenadas respectivamente en 1992, 1993 y 1994—, Guantanamera parece confirmar así un asombroso renacimiento del cine latinoamericano en las pantallas españolas, precisamente después de haber atravesado uno de los períodos más críticos de su historia en cuanto a su difusión en España. Aún es pronto, claro está, para evaluar cabalmente tal fenómeno, pero no lo es en cambio para lanzar una mirada retrospectiva a una ya larga y nutrida, por más que errática y accidentada, presencia de films latinoamericanos en las carteleras de nuestro país[1]. Lee el resto de esta entrada

PENSAR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA EMANCIPARNOS

No he tenido tiempo de agradecer las valiosas contribuciones que amigos y lectores han hecho llegar a este debate tan necesario. Como señalé en el post que originó las intervenciones, más que aspirar a soluciones puntuales, autoritarias, y a la larga, efímeras, lo que deberíamos proponernos es el diagnóstico del fenómeno, y sobre esa base, trazar las estrategias públicas.

He leído con atención cada una de las reflexiones y comentarios aportados. En todas y todos he encontrado argumentos razonables, lo cual significa que estamos en presencia de un fenómeno que admite más de una interpretación sensata. Y eso es el síntoma que mejor habla de la pantagruélica complejidad de este asunto.

Debo confesar que si traje al blog lo de Vestido de novia colgada en Youtube, no fue únicamente por la solidaridad que pueda despertar en mí la cineasta Marilyn Solaya como persona (que también algo de eso hay). Habría reaccionado igual con Jorge Perugorría (Se vende), Ernesto Daranas (Conducta), Rolando Díaz (Los caminos de Aissa), Arturo Sotto (Boccacerías Habaneras), o Fernando Pérez (La pared de las palabras), cinco directores cubanos que en diversas ocasiones han presentado sus películas en Camagüey, y a quienes me atan excelentes relaciones afectivas. Pero si traje el tema aquí es porque se trata de un problema de carácter público, ante el cual no deberíamos cruzarnos de brazos aquellos que, al menos en teoría, cargamos con la obligación de pensar críticamente todo lo concerniente a la cultura.

Cuando hablo de pensar críticamente el problema dejo a un lado esas poses catárticas en las cuales los discursos se plantean en términos irreconciliablemente binarios, y se pierde de vista que aquel que habla (ya sea a favor o en contra) forma parte activa (aunque no esté consciente de ello) también del problema. Lee el resto de esta entrada