Archivos diarios: diciembre 27, 2014

ERNESTO DARANAS: ÍTACA EN EL PANORAMA ACTUAL DEL CINE CUBANO

ÍTACA EN EL PANORAMA ACTUAL DEL CINE CUBANO

Por Ernesto Daranas

Desde la fundación misma del ICAIC, el cine cubano ha estado movido por una marcada vocación social; en consecuencia, más de una vez ha tenido que lidiar con la censura. Los resultados han sido siempre contraproducentes y han repercutido más allá de la cultura. Esto no ha evitado que en años recientes algunas obras, sobre todo de nuestros más jóvenes directores y productores, hayan tenido que lidiar con el recelo que genera esa mirada necesariamente crítica que prevalece en nuestro cine. Regreso a Ítaca, entonces, no es un caso aislado.

A pesar de haber desarrollado la mayor parte de mi trabajo audiovisual como independiente, las dos películas que he filmado han sido producidas con el apoyo de las instituciones de la cultura y del cine cubanos. En ambos casos, la libertad creativa ha sido absoluta. Ese es el respeto que defiendo para toda obra de arte. Los artistas son responsables de sus obras, pero no son los autores de la realidad con la que dialogan; son parte de ella. Por eso, la censura es esencialmente retrógrada, en tanto limita y condiciona el necesario abordaje de los problemas que cualquier sociedad enfrenta. Las políticas o las estrategias editoriales, que en todas partes existen, son más o menos efectivas en la medida que son capaces de integrarse a un sistema cultural y de valores que reconoce a la diversidad de criterios como uno de sus factores de progreso y crecimiento.

En el caso de Regreso a Ítaca se ha concretado una censura sin argumentos. Tal y como ha venido ocurriendo con la demanda de una Ley de Cine o la legalización de la producción independiente, se asegura que no hay nada en contra, pero los hechos no indican eso. Quienes retiraron la película del Festival confiesan que ni siquiera la han visto y opinan que "debe acompañarse y prepararse el terreno" para que sea exhibida. Lee el resto de esta entrada

KIKI ÁLVAREZ: ÍTACA. EL CREPÚSCULO Y LA PASIÓN

ÍTACA. EL CREPÚSCULO Y LA PASIÓN

Por Enrique Álvarez

A nosotros nos ha tocado la misión

de asistir al crepúsculo de la piedad.

Robert Alt

Qué hacer, qué decir, qué escribir, si de pronto descubres que tus palabras, tus ideas, tus acciones, no son leídas como tú quisieras, porque una parte de tus interlocutores no son lo que tú crees que son, ni piensan como tú supones que deberían pensar.

Cómo reaccionar, si ya sabes que esos interlocutores te escuchan y te leen como si fueras un contrincante, un mal intencionado, un provocador. Cómo dialogar, si nadie te escucha, ni te responde, para siquiera decirte no estamos de acuerdo.

Cuál es nuestra condición humana si no somos capaces de confrontar criterios, ni de discutir desde posiciones contrarias.

Cómo puede alguien acostarse a dormir tranquilo después de censurar las palabras o la obra de otro hombre, solo porque presume que es contraria a sus convicciones.

Ahora es un hecho: la exhibición de la película Regreso a Ítaca de Laurent Cantet en el Festival de Cine de la Habana fue prohibida por funcionarios de la cultura y el ICAIC sin dar explicaciones convincentes, sin escuchar las opiniones de los cineastas, sin querer ver y discutir la película con nosotros, sin tomar en cuenta las consecuencias que un hecho como este puede traer para el cine y la cultura cubana.

¿Por qué? Me es imposible configurarme una razón válida. Conozco la película y sé que no hay nada en ella que pueda poner en peligro la estabilidad sociopolítica de la sociedad cubana, como sí podría ocasionarla un acto de represión cultural.

¿Entonces qué hacer? Mi primera reacción fue retirar Venecia, mi película, de la competencia oficial del Festival, pero qué sentido tendría, si los miembros del equipo de trabajo del Festival no son, en ninguna instancia, los responsables de la prohibición, aunque su director Iván Giroud sea, para la prensa internacional, el rostro visible de todo este asunto.

No retiré Venecia, porque no tenemos derecho (los cineastas) de escamotear a los espectadores cubanos las películas que hacemos para enfrentarlos a sus vidas, a sus angustias, a sus peripecias, a sus sueños. Lee el resto de esta entrada

NOTA DEL g-20 PARA LOS CINEASTAS CUBANOS

Estimado colegas: varios de ustedes han manifestado con toda razón inconformidad porque no se les ha ofrecido oportunidad de firmar la Declaración “No ha de temerse la sinceridad”, emitida por el g-20 en días pasados.

El propósito del documento no fue el de recoger firmas. Nuestro pequeño equipo no tiene condiciones ni personas que puedan asumir con responsabilidad la tarea de acoger las firmas de todo el que desee hacerlo e ir dándolas a conocer en partes periódicos que lleguen regularmente a todos, garantizando además que los firmantes sean cineastas, que es el ámbito del documento.

Existen procedimientos para que la adhesión a un documento pueda hacerse por Internet de modo automático y personal por el interesado, pero nosotros no contamos con esas facilidades y sobre todo es una práctica que se ha ido viciando por abuso y porque cualquiera puede incluir cualquier nombre, de vivos o muertos, o por simple broma.

Nuestra vía es la Asamblea de cineastas, e incluiremos este punto en la próxima para que todo el que lo desee pueda manifestarse, y para que colectivamente se adopten las iniciativas que se entiendan.

No obstante lo dicho, estamos dando a conocer el apoyo que recibe la Declaración con la firma de nuestros Premio Nacionales de Cine. Hacemos esta excepción porque entendemos que ellos nos representan a todos más que cualquier comité, representan toda la trayectoria y el futuro del cine cubano que con su trabajo y ejemplo nos han puesto en las manos.

El grupo de 12 compañeros que firmamos lo hacemos en representación del g-20, el comité que elegimos en nuestra primera asamblea y que en la próxima deberá renovarse. En este comité es práctica interna que sus decisiones son válidas con la mitad más uno de los miembros, porque de otro modo su funcionamiento sería imposible. Pensamos que todo esto quedaba aclarado en el segundo párrafo, pero evidentemente no ha sido así y pedimos disculpas.

Aprovechamos esta nota aclaratoria para convocarlos a la próxima asamblea de cineastas el sábado 11 de enero en el Centro Cultural Fresa y Chocolate.

En los próximos días daremos a conocer el contenido de la Asamblea del día 11.