Archivos diarios: diciembre 17, 2014

VESTIDO DE NOVIA (2014), de Marilyn Solaya, EN CAMAGÜEY

El próximo 26 de diciembre estaremos presentando en Camagüey Vestido de novia, la película cubana de Marilyn Solaya que acaba de ganar el premio de la popularidad en el recién concluido festival de cine de La Habana. Será una presentación muy especial, pues contaremos con la presencia de su directora. Mientras llega ese momento, iré compartiendo algunos de los análisis que ha suscitado la cinta, y comienzo con esta valoración de la crítica Soledad Cruz.

VESTIDO DE NOVIA: UN DRAMA DE ÉPOCA PREMIADO

Por: Soledad Cruz

Vestido de novia, largometraje de la cubana Marilyn Solaya mereció el Premio de Popularidad y Mención de Honor en Opera Prima del Festival; además del Premio Sara Gómez, de la Red de las realizadoras cubanas, que se propuso reconocer el tratamiento de género en el filme que mejor lo expusiera a partir de presupuestos artísticos convincentes entre las diez competidoras del 36 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. También el filme fue congratulado con el Premio Caminos del Centro Memorial Martin Luther King y por el Premio Opera Prima de Cibervoto del Portal del Cine y el Audiovisual Latinoamericano y Caribeño, de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, entre los reconocimientos colaterales del Festival.

Este primer largometraje de ficción de la realizadora fue uno de los sucesos de públicos en las jornada festivaleñas, donde las películas cubanas resultaron acogidas con particular interés por espectadores de muy diferentes exigencias estéticas, desde los que prefieren las cintas cubanas porque, como tendencia, validan y certifican “artísticamente” las más altas expresiones de la marginalidad en el lenguaje y la gestualidad hasta los que esperan una más elaborada visión de esa cubanía reducida a las manifestaciones más externas de la procacidad y a una mirada parcial de una realidad que se asume con los códigos del llamado realismo sucio. Pero también los que buscan en los filmes nacionales información sobre hechos, sucesos, problemáticas que no se exponen en otros escenarios.

Las otras cintas dirigidas por mujeres se enfocaron en muy diversos temas y no pocas de ellas mediante los recursos que llaman posmodernos, de recrear atmósferas en la que el espectador debe encontrar los sentidos ocultos fuera de los modos narrativos tradicionales o clásicos a los que apela el filme de Marilyn Solaya quien con esos medios alcanza una amplia comunicación. Lee el resto de esta entrada

REGRESO A ÍTACA: ¿EL ETERNO RETORNO A LO IDÉNTICO?

Llegué al 36 Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana con muchos deseos de ver Regreso a Ítaca, de Laurent Cantet, que como ya se sabe se apoya en fragmentos de La novela de mi vida, de Leonardo Padura.

Ítaca, el viaje, el retorno, las reconciliaciones, la memoria histórica, son temas que me apasionan. Todos tenemos una Ítaca a donde regresar. En este largo y al mismo tiempo efímero viaje que es la vida de cada individuo, los humanos olvidamos muchas veces esa ínsula original que somos nosotros mismos en cada minuto que estamos vivos; y tarde o temprano regresamos a ella, porque es la única manera de encontrar en medio del caos existencial parte del sosiego interior.

La cinta de Cantet obtuvo en septiembre el premio especial de la sección informativa del 71 Festival de Venecia, así como el Premio Abrazo a la mejor película en el XXIII Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz. Invitarla a La Habana se me antojó un acto político de gran madurez que estaba a la altura de lo que en ediciones anteriores ha propiciado este espacio de resistencia cultural que es el festival; ¿cómo no sentirse entonces decepcionado con la arbitraria exclusión de la que fue víctima posteriormente, a pesar de figurar en el catálogo oficial?, ¿cómo no sentirse impotente ante la falta de transparencia a la hora de esclarecer los motivos de su no exhibición pública?

Para ser justos, cuando uno pone en una balanza las cuestiones positivas y las negativas vividas en este festival, al menos a mí me parece que el saldo final fue, con mucho, para bien. La muestra presentada por Cuba, más allá del análisis que puedan generar los filmes puntuales, nos habla de un crecimiento indiscutible; del mismo modo, los talleres teóricos organizados resultaron de lujo, en tanto que las proyecciones en las principales salas marcan un kilómetro cero en nuestra historia cultural. Pero por ello mismo me parece imprescindible que sometamos a crítica esa modalidad de censura torpe que una vez más se puso de manifiesto con lo sucedido con Regreso a Ítaca, y que pudiera hacernos pensar que en este país no hemos aprendido nada de lo sucedido con PM o Alicia en el pueblo de Maravillas, por poner dos ejemplos de triste memoria. Lee el resto de esta entrada