COMPLEJO AUDIOVISUAL NUEVO MUNDO EN CAMAGÜEY: UN PASO MÁS JUNTO AL JOVEN CLUB.

Todavía no es lo que en principio soñamos, pero ya se parece un poco más al sueño perseguido. Algunos amigos recordarán que otras veces hemos hablado del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo como ese espacio donde será posible disfrutar en pantalla grande de uno de los tantos clásicos que nos ha legado la historia del cine, pero al mismo tiempo, impulsar eso que hemos llamado la Segunda Campaña de Alfabetización del país (en este caso funcional y tecnológica), a través del uso creativo de las llamadas nuevas tecnologías.

Por suerte, hemos encontrado en Luis Ríos, director provincial del Joven Club de Camagüey, la entera complicidad que se demanda para estos casos. Y gracias a esa complicidad, desde el pasado 13 de noviembre contamos en el Complejo con un punto de conectividad que estoy seguro marcará un hito dentro de la ciudad en ese camino de alfabetización tecnológica que mencionábamos antes.

En el caso de los Joven Club, hay una larga experiencia cuyo origen se remonta al año 1987. Según lo que puede leerse en su página web: “Los Joven Club de Computación y Electrónica despliega un sin número de actividades y servicios además de la instrucción, teniendo como premisa la misión de proporcionar una cultura informática a la comunidad con prioridad hacia niños y jóvenes, jugando un papel activo, creativo y de formación de valores en el proceso de informatización de la sociedad cubana”.

Con el convenio de trabajo establecido ahora entre el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo (a través del Centro Provincial del Cine) y el Joven Club de Camagüey, surge la posibilidad de adentrarnos en una etapa inédita, donde la experiencia tecnológica de los últimos y la experiencia de difusión audiovisual de los primeros, se fusionen en una dimensión que, necesariamente, tendría que aportar resultados hasta ahora no experimentados.

De hecho, estaríamos dando un primer paso práctico en la búsqueda de alternativas que, desde las instituciones, permitan entender las lógicas del consumo audiovisual en la Cuba contemporánea, y desde ese entendimiento, establecer pactos con esos públicos emergentes que van siendo modelados por el desarrollo incesante de las nuevas tecnologías.

Hay muchas ideas por delante, muchas posibilidades de llevar a la práctica viejos sueños, que a su vez, darán lugar a nuevos empeños. Pero lo importante es que hemos encontrado en el Joven Club sobre todo un cómplice. Y eso tal vez sea lo más importante en estos tiempos en que pareciera que todo se fragmenta, y se pierden para siempre las grandes metas relacionadas con el bien público.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el noviembre 23, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: