CINEASTAS CUBANOS CONTRA EL INMOVILISMO: UN RESUMEN DE SU DÉCIMA ASAMBLEA

Tuve la suerte de participar en la más reciente asamblea de los cineastas cubanos, celebrada el pasado sábado 1 de noviembre en el Centro Cultural Fresa y Chocolate. Fue una experiencia inolvidable. Así que comparto con los lectores del blog este resumen de lo acontecido ese sábado, y que ha llegado a mi buzón electrónico.

CINEASTAS: DÉCIMA ASAMBLEA.

Noviembre arrancó para los cineastas cubanos con la celebración de su décima asamblea en el tradicional espacio del Centro Cultural Fresa y Chocolate, esta vez con asistencia récord, sobre todo de jóvenes.

El objetivo de la cita, luego del receso veraniego, era simple pero esencial: reiterar la vigencia de los reclamos y propuestas planteadas desde hace más de un año para la recuperación del audiovisual cubano, con el respaldo mayoritario, firme y entusiasta de los creadores.

Los cineastas reafirmaron su derecho a mantener una participación plena y amplia en las esperadas transformaciones, y manifestaron inquietud por la demora de respuestas para los asuntos en trámite. La situación actual está marcada por un compás de espera con los documentos y proyectos presentados por las autoridades del ICAIC y el Ministerio de Cultura ante las instancias superiores del Estado, como el necesario y urgente Decreto del Creador Cinematográfico y Audiovisual sin el cual se ve obligado a trabajar un importante número de artistas y técnicos.

En el intercambio de puntos de vista sobre los temas en debate, se reconoció que el diálogo entre todas las partes se ha ido afianzando. Los cineastas reconocen la recepción y comprensión de muchas de las propuestas por parte del equipo económico y técnico que conduce la actualización del modelo económico del país, con el cual se ha establecido un diálogo constructivo y respetuoso que ha servido para mejorar los proyectos y avanzar hacia soluciones más definitivas y realistas. Es el caso de las productoras no institucionales sobre las que se aspira a que sean reconocidas y reguladas con el fin de que puedan insertarse positivamente en el futuro inmediato del audiovisual cubano.

La dilatación de la puesta en práctica de estas y otras acciones fue apreciada por los cineastas como inmovilismo, en tanto que los directivos reclamaron confianza en las gestiones que son parte del complejo panorama de los cambios que se acometen en la actualidad en el país.

La impaciencia de los cineastas se reflejó en la frase “mañana puede ser demasiado tarde”, que expresa nuestra angustia ante el acelerado retroceso artístico y comercial del cine cubano en el contexto latinoamericano y nacional, así como el peligro de pérdida de la conquista fundamental de nuestra cinematografía: el público. Entendemos que, en el campo específico de la actividad audiovisual, el Estado necesita recibir y evaluar ideas y propuestas que solo pueden proceder del personal especializado que el propio Estado ha ayudado a formar durante décadas.

En la asamblea se constató que la propuesta para una futura Ley de Cine que ordene, regule y promueva la actividad cinematográfica y la proteja como actividad cultural esencial de la nación, sigue siendo el reclamo fundamental de los cineastas. Entre los objetivos principales de esa Ley estaría conservar las conquistas del país en este campo, garantizar la protección y las obligaciones del Estado con este arte, y salvaguardarlo de los embates mercantilistas que tanto daño han causado en otros países del área y de los que algunos, mediante leyes de cine actualizadas y de vanguardia, están logrando escapar e impulsar sus cinematografías.

Al tiempo que encuentra cada vez mayor comprensión en diversos sectores por ser una necesidad obvia de la cultura del país, la propuesta para una Ley de Cine continúa enfrentando la prejuiciada oposición de algunos dirigentes culturales que no han procedido al diálogo ni ofrecido argumentos razonables de su rechazo.

Al respecto se aclaró que no existe ni ha existido por parte de los cineastas ningún borrador de ley, y que tan solo se trata de una propuesta a las instancias correspondientes y de la disposición de los creadores a acompañar el proyecto desde sus inicios. Una propuesta es una propuesta, y como iniciativa de un grupo social debe recibir respuesta argumentada, sea positiva o negativa.

A instancia de los directivos del ICAIC se acordó realizar una próxima Asamblea antes de fin año.

Anuncios

Publicado el noviembre 6, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: