Archivos diarios: julio 14, 2014

UNA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS (1971), de Tomás Gutiérrez Alea (Fragmento)

La aprobación para filmar Una pelea cubana contra los demonios coincidió en el tiempo con la muerte del sabio Fernando Ortiz, autor del libro “Historia de una pelea cubana contra los demonios”, quien falleció a los 87 años en La Habana, el 10 de abril de 1969.

Por esas fechas Titón se había desplazado hacia el Escambray interesado en filmar con Sergio Corrieri lo que en los ochenta se habría de convertir en el filme Hasta cierto punto (entonces el argumento se titulaba Laberinto). “Me reuní con Sergio en el Escambray”, nos dice Gutiérrez Alea, “y quise hacerlo ahí, con él de protagonista, pero no aceptó. En ese momento encaminé las cosas de nuevo para Una pelea cubana contra los demonios”.[1]

El trabajo de guión, calificado por Alea de “difícil y agónico” y que había iniciado con Miguel Barnet, fue retomado ésta vez con el dramaturgo José Triana, y el actor Vicente Revuelta. Las dificultades se incrementaban porque temáticamente el proyecto ofrecía un gran número de posibilidades para el desarrollo de la anécdota, lo que incrementaba al mismo tiempo el riesgo de la dispersión. El hecho de que se estuviese describiendo sucesos acontecidos en el siglo XVII, en el centro de la isla, podía fomentar el equívoco de que se trataba de una película de reconstrucción histórica; sin embargo, para Alea y co-guionistas aquel asunto apenas era un pretexto que permitía rastrear en la persistencia de esas prácticas que apelan a los demonios (como símbolos del mal o la herejía) con el fin de imponer, tal como dice Ortiz en su texto, “intereses egoístas y pasiones personales”. Lee el resto de esta entrada