Archivos diarios: julio 9, 2014

YUNAISI (2013), de Juan Pablo Daranas

Yunaisi: La encrucijada de Carlos

Por: Antonio Enrique González Rojas

Las tormentosas encrucijadas éticas, morales y profesionales en que se debate un joven realizador audiovisual cubano en la actualidad, devienen gran eje temático-conceptual de la breve pero intensa ficción de corto metraje Yunaisi (2013), del también novel Juan Pablo Daranas. Resulta la de marras, una acre fábula donde la historia del antagonismo entre el creador lozano que toma los sueños y principios por guía, y el productor de su más reciente documental, igualmente intitulado Yunaisi (interpretado este personaje por Yaité Ruiz), remonta el plano anecdótico para erigirse quizás en símbolo del actual estado de cosas en el panorama fílmico nacional, como derivación de conflictos creativos más universales.

Una conservadora y hegemónica institución (representada por el productor-funcionari­o, significativamente nombrado Alfredo, que interpreta Waldo Franco), defensora de una política cultural adscrita al status quo, coarta presupuestos artísticos y discursivos en obras de los realizadores bisoños (representados por el Carlos, que encarna Ernesto del Cañal), quienes, desde posturas “políticamente correctas”, buscan canalizar sus propuestas por lo que el imaginario criollo ha dado en llamar “la canalita”, o sea, a través de vías oficiales como el ICAIC, gran y único gestor fílmico autorizado. Entidad esta, a cuyo pasado fundacional Daranas rinde un inicial homenaje, deslizando la cámara en travelling, por uno de sus angostos pasillos, tapizado con fotos de amables fantasmas del pasado como Sara Gómez, Nicolás Guillén Landrián, Santiago Álvarez, entre otros.

Importante notar que este es el único plano secuencia en que el punto de vista del narrador se independiza del protagonista, a quien se pareará durante el resto de la obra, en pos de conseguir el discutido status de “equisciente”. Complementado es el recurso fotográfico con un diálogo en off entre los dos protagónicos antagonistas, alrededor del logro de una beca en Suiza para Carlos. Aquí Daranas pone sobre el tapete una de las principales dinámicas de los jóvenes realizadores cubanos de su generación: la búsqueda de horizontes fuera de Cuba, lo cual generalmente quiebra su discurrir en el audiovisual cubano en la Isla, de cuyo panorama terminan desapareciendo prematuramente. Atrás quedaron quizás los tiempos románticos en que los padres re-fundadores del Cine Cubano pos-1959, bregaron en medio de la efervescencia revolucionaria de la dorada década del ´60, para edificar “aquí” una cinematografía autoral, polémica, transgresora. Tenían a sus espaldas a un ICAIC fruto de un proyecto (y proyección) puramente cultural…Carlos parece que no. Lee el resto de esta entrada

A PARTIR DE MAÑANA, EN CASABLANCA, “BOCCACERÍAS HABANERAS”, de Arturo Sotto