EL DEPORTE Y LAS PANTALLAS MODERNAS

En estos días he estado disfrutando de algunos de los juegos de la Copa del Mundo en la pantalla inmensa del Multicine Casablanca. Ha sido una experiencia fantástica, que más allá del placer que me puede reportar el disfrute de las habilidades de los jugadores, me ha puesto a pensar una vez más en lo que Wolfgang Welsh asegura en su inquietante ensayo “El deporte, considerado desde el punto de vista estético e incluso como arte”.

En ese texto, el teórico alemán introduce desde el mismísimo primer párrafo una idea a todas luces polémica: “No hay duda de que el deporte contemporáneo muestra una constitución altamente estética: incluso se lo puede tomar como ejemplo paradigmático de la estetización actual. Pero tal vez pudiera irse más allá y no solo vincular el deporte con la estética, sino incluso considerarlo arte”.

Puedo entender los prejuicios de quienes se inquietan con la idea de que una sala cinematográfica ofrezca, en vez de un filme tradicional, un espectáculo deportivo. Yo creo que mi generación fue la última que alcanzó a formarse viendo películas en pantalla grande. Veíamos las que estrenaban todas las semanas en el cine Casablanca, y también las que proyectaban como parte de la Cinemateca en el cine Guerrero. Es obvio que llevemos en vena la idea de que un cine es un sitio exclusivamente para disfrutar “el arte cinematográfico”, pues para deleitarse con el deporte (dirán los detractores), estarían los estadios o la televisión.

En realidad, en las anteriores afirmaciones encontraríamos solo los prejuicios de quienes ya decidieron considerar al cine, tal como lo conocíamos hasta hace poco, como la cumbre de las narrativas audiovisuales. Pero prejuicio al fin, vive más del mito que de los argumentos. En verdad, el cine es uno de los tantos episodios que ha vivido la imagen en movimiento proyectada en una pantalla pública. Luego, más allá de lo que los críticos aseguren de acuerdo a sus muy particulares intereses estéticos, se tendría que tener en cuenta qué es lo que va pasando en términos de recepción colectiva. Y aquí es donde parece perder eficacia las antiguas consideraciones, tan aferradas como estaban a un estatus artístico del cine que parecía imbatible.

En principio, podríamos decir que el deporte (o más bien el mundo deportivo) se ha apropiado de una manera de narrar y crear sensibilidades que hasta hace poco era propio del cine. Hoy en día un espectáculo competitivo de gran envergadura que no cuente en los espacios donde se desarrolla con pantallas inmensas, y que paralelo a lo que ocurre en las arenas competitivas va creando otra competencia casi aérea, que se recrea con los rostros y las emociones de quienes rivalizan, pero también de los espectadores que se alegran o sufren, sencillamente corre el riesgo de no parecer una experiencia “tan” deportiva.

No habría que ver entonces contradicción alguna en el aprovechamiento de estas grandes pantallas como una manera de apreciar, además de los espectáculos cinematográficos convencionales, estas otras actividades humanas que cada vez parecerían aproximarse más y más a los intereses de cualquier interesado en la estética.

Para decirlo de una manera más bien rápida. Lo ideal sería que esa “calle de los cines” en Camagüey se convirtiera en sucedáneo, por poner un ejemplo, del famoso “American Museum Of The Moving Image”, ubicado en Astoria (Nueva York), donde hay posibilidad de acceder a todo tipo de obra (películas de ficción, documentales, filmes experimentales, anuncios publicitarios, etc) que utiliza la imagen en movimiento. Las condiciones, en principio, están creadas. Faltaría naturalizar la voluntad aglutinante que deje un lado las falsas fronteras, para convertir ese conjunto de tramos peatonales en un verdadero paseo temático alrededor de la imagen en movimiento, en todas sus variantes.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el junio 22, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: