ALBERTO ELENA (1958- 2014)

Descubrí los dos mensajes electrónicos en la bandeja de entrada cuatro días después que llegaran, y las identidades de sus remitentes provocaron que intuyera de inmediato lo peor. Uno de los correos, firmado por la investigadora María Luisa Ortega, llegaba desde Madrid; el otro desde Buenos Aires, suscrito por el también estudioso Mariano Mestman.

Como un fogonazo en medio de la oscuridad sobrevino el nombre de Alberto Elena, aboliendo cualquier geografía, cualquier distancia temporal: Madrid, Buenos Aires, Camagüey, terminó reconfigurándose en algo que me empeño en nombrar universo Elena. Entonces se puso en marcha esa evocación tan íntima que inevitablemente origina este tipo de evento fatídico, sobre todo cuando la persona que fallece ha tenido en nuestras vidas una indiscutible influencia.

Solo con el tiempo transcurrido puedo precisar cuándo fue que el azar concurrente nos puso por primera vez frente a frente. En estos casos siempre recuerdo aquel apunte oral de Borges: “Generalmente los hechos importantes de nuestras vidas son triviales cuando ocurren. Llegan a ser importantes después”. Pero en mi caso, sé que aquel primer encuentro con Alberto Elena nunca fue trivial. Ocurrió en la mítica librería madrileña “Ocho y medio”, ese refugio de todo cinéfilo que aspire a encontrar buena bibliografía sobre el audiovisual. Recuerdo que aquella tarde me obsequió un ejemplar de su libro sobre Kiarostami, publicado por Cátedra; yo le dediqué un ejemplar de “La edad de la herejía”, creo.

No nos conocíamos personalmente, pero desde antes nos habíamos leído. De hecho, en algún momento le escribí desde Camagüey con el fin de que me autorizara a reproducir un artículo suyo que polemizaba con otro de mi autoría. Y comenzó el intercambio de correos electrónicos, de ideas y aspiraciones que no sospechábamos que algunas de ellas se harían realidad.

Un poco más tarde Alberto me invitó a participar en el proyecto académico "Relaciones cinematográficas entre España y América Latina: las representaciones de la emigración / inmigración", auspiciado por el Centro de Estudios de América Latina (CEAL), y la Universidad Autónoma de Madrid. Y más adelante, cuando estaba al frente de la programación del festival “Cines del Sur” (Granada), me hizo llegar una invitación con el fin de que escribiera ese texto sobre los cineastas extranjeros que en los años sesenta se sintieron excitados, no con Cuba, sino con las mitologías que iba propiciando, como toda revolución, la cubana. Y el resultado fue “Intrusos en el paraíso”.

Aunque la importancia de la labor investigativa de Alberto Elena ya ha sido exaltada, supongo que en la misma medida que pase el tiempo, ese reconocimiento irá creciendo. No solo fue el hombre que introdujo en España el estudio de los “cines periféricos”; en lo personal me ayudó a mirar zonas que no había apreciado en la producción audiovisual cubana. Pongo el ejemplo de ese excelente artículo que habla de la presencia de Errol Flynn en la Cuba de los inicios de la revolución.

Sin embargo, ahora mismo estoy pensando en Alberto Elena como persona. Mencioné al inicio lo que llamo el universo Elena, y no fue de un modo gratuito. Y es que, en mi caso, la sola mención de su nombre provoca que afloren en mi mente un montón de personas que asocio a él. No importa que a veces el silencio, como la vida misma con sus excesos de ocupaciones, se interponga. Basta evocar su nombre y llegan los puentes que sobrevuelan los obstáculos físicos, la ficticia geografía. María Luisa Ortega, Mariano Mestman, Paulo Antonio Paranaguá, Michael Chanan, Jorge Ruffinelli, Ana López, Mirito Torreiro, entre otros, si ahora mismo me estuvieran leyendo, sabrían de qué estoy hablando… Esta otra manera de comunicarnos es lo que seguiré llamando el universo Elena.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el mayo 2, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: