Archivos Mensuales: mayo 2014

HEREJES, APÓSTATAS, PECADOS Y FE: OTRA PELEA CUBANA CONTRA LOS DEMONIOS DEL DOGMA. (Fragmento)

En el mes de julio del año 1992, Tomás Gutiérrez Alea terminó de escribir un texto que tituló “Las trampas de la (fe) política”[1]. Cuba atravesaba entonces una de sus peores crisis económicas. El antiguo campo socialista encabezado por la URSS había desaparecido, y parejo a ello crecía el malestar popular en medio de lo que sería bautizado como “período especial para tiempos de paz”.

El inicio de aquel texto escrito por Titón más elocuente no puede ser:

“Vivimos en una isla en todos los sentidos: nos hemos aislado demasiado. Culturalmente hemos venido empobreciéndonos; no recibimos los estímulos de tantas y tantas cosas que en el mundo se producen a diario, que salen en las revistas, que se discuten en la televisión, y que mantienen un ritmo ya inaprensible para nosotros, porque vivimos en una isla donde la vida se ha adormecido. Si pretendemos comunicarnos con el resto del mundo, deberíamos tener en cuenta que no somos el mundo.

Se empezó por idealizar al hombre y, consecuentemente, se sustituyeron los incentivos materiales por incentivos morales, más acordes con un hombre libre de egoísmos y con un nivel superior de conciencia social. Como la realidad no se comportaba de acuerdo con las expectativas, fue necesario un reajuste. Había que producir ese nuevo hombre a toda costa. Los mecanismos económicos que obligan a trabajar al hombre en el capitalismo se sustituyeron por prédicas morales y consignas políticas. Al mismo tiempo se incrementó la vigilancia y la prensa nos informaba días tras días que vivíamos en el mejor de los mundos posibles.

Y, para alcanzar esas aspiraciones a corto plazo, la revolución se dio el lujo de cometer los más variados errores en la elaboración de una política económica cuyos rasgos esenciales, mantenidos persistentemente, han sido el idealismo, el paternalismo, el voluntarismo y la falta de sentido práctico”.[2]

Es preciso no perder de vista que aquellos eran tiempos en que el derrumbe del campo socialista trajo como consecuencia el desconcierto ideológico dentro de la isla, cuando no el abandono radical de las antiguas ideas marxistas, al considerarse que respondían a un período histórico ya superado por la realidad. Dentro del ICAIC, por ejemplo, el caso más notorio de ruptura pública fue Jesús Díaz, quien en Alemania expuso el artículo “Los anillos de la serpiente”, y el cual le valiera que fuera acusado casi de inmediato de apóstata.

De todas formas, en aquellos momentos la fe en el progreso imparable de la Historia, progreso que haría posible la desaparición de las clases sociales según pregonaban los que habían simplificado la profecía de Marx, a pesar de todo aún se conservaba. Y creo que, dos décadas después, la gente más desposeída que habitan el planeta (y que son mayorías comparados con los que detentan el gran poder) conserva intacta esa esperanza de mejoría, aún cuando tengan todo el derecho del mundo para recelar de lo que antes se les prometió en el mundo comunista. La fe en las ideologías cristalizadas es algo que cíclicamente se rompe, pero la fe en sí mismo seguirá existiendo siempre. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

KIAROSTAMI SOBRE EL CINE Y EL ESPECTADOR

“La única manera de prever un cine nuevo es considerar en mayor medida el papel del espectador. Hay que prever un cine inacabado e incompleto, para que el espectador pueda intervenir y llenar los vacíos, las lagunas. En lugar de hacer una película con una estructura sólida e impecable, hay que debilitarla -¡pero teniendo en cuenta que no hay que hacer huir al espectador!-. La solución es quizá justamente incitar al espectador a tener una presencia activa y constructiva…Cada uno construye su propia película, que adhiere a mi película, ya sea para defenderla o para oponerse a ella. Los espectadores añaden cosas para poder defender su punto de vista y este acto forma parte de la evidencia de la película”

(En la foto Abbas Kiarostami con Víctor Erice)

CINE CUBANO. NACIÓN, DIÁSPORA E IDENTIDAD (Festival de Cine de Benalmádena, España, 2006)

Coordiné este libro colectivo para el Festival Internacional de Cortometraje y Cine Alternativo de Benalmádena (España), gracias al interés de su director Jaime Nogueras, y la recomendación del también español Francisco Jiménez, quien trabaja en el Instituto Goethe de Madrid. No sé si quedan ejemplares, porque uno de los grandes problemas que tienen los libros que publican los festivales de cine, es que después no consiguen una distribución efectiva. Muchos de ellos quedan almacenados en lugares a los que los posibles lectores jamás tendrán acceso.

Me gustaría retomar alguna vez este libro, y actualizarlo. Incluir estudios críticos puntuales que hablen de las imágenes utilizadas y mostradas en estos filmes, más allá de lo que digan los personajes. Creo que es, hasta ahora, el único libro que se ha publicado con el fin de examinar la producción audiovisual de aquellos cubanos que viven fuera de la isla. Hasta donde sé, ni siquiera en el exilio existe una publicación que guarde para la memoria histórica ese grupo de películas realizadas más allá del país, y mucho menos existe un Centro y suerte de Cinemateca que conserve las cintas.

De allí que siente verdadera orgullo por haber conseguido, ya no solamente la publicación del volumen, sino la exhibición en el marco del festival de un grupo de películas que iban desde los documentales de Manolo Alonso rodados en los sesenta, hasta los cortometrajes más recientes de Ernesto Fundora (Oblivion) y Carlos Gutiérrez (Pies secos/ Pies mojados), pasando por películas un poco más conocidas como Guaguasí, de Jorge Ulla, El super, de León Ichaso y Orlando Jiménez Leal, Los gusanos, de Camilo Vila, Conducta impropia, de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, Amigos, de Iván Acosta, o La imagen rota, de Sergio Giral, por mencionar apenas algunas.

El libro se inspira en la investigación fundacional de Ana López, la primera persona que pensó desde la academia esta zona del audiovisual cubano absolutamente relegada a las sombras. También en los dossiers que para “La Gaceta de Cuba” preparara Ambrosio Fornet hablándonos del discurso literario de la diáspora cubana. De hecho, una parte del libro fue incluida casi al mismo tiempo de su aparición en España en “La Gaceta de Cuba” Nro. 3 del 2006. Lee el resto de esta entrada

SOY LO QUE DIGO Y LO QUE HAGO: ENTREVISTA CON YAIMA PARDO LA RED

Mi querido amigo y bloguero Alejo me hace llegar esta conversación que sostuvo con Yaíma Pardo, la realizadora de Off­_Line.

SOY LO QUE DIGO Y LO QUE HAGO: ENTREVISTA CON YAIMA PARDO LA RED

Por Alejandro Rodríguez Rodríguez

Yaima Pardo hace documentales y trabaja en el ICRT. Uno de sus trabajos más recientes es Off­_Line, documental que se aproxima a la situación de la Red de Redes en Cuba. Ahora Yaima habla sobre ella misma, sobre sus dinámicas de producción y distribución; ofrece también opiniones sobre el audiovisual cubano hecho por jóvenes, y sobre el consumo audiovisual en general.

¿Quién es Yaima Pardo la Red?

Soy yo, aunque a veces quisiera despertar siendo otra persona, jugar otro rol en mi sociedad y ser una maestra emergente o una campesina de Cascorro, o una doctora que atiende urgencias en el cuerpo de guardia del Calixto García o una policía de la motorizada que controla el tráfico en 23.

Yaima Pardo La Red es una provocadora, que encontró en el audiovisual su mejor manera de expresarse. Así creo imágenes en movimiento que despiertan emociones, sensaciones, filiaciones. Me gusta motivar, despertar en las otras personas ganas de luchar de existir y de hacer.

Trato de ser sincera con mi trabajo y con mi vida. Creo con vehemencia en el poder trasformador del arte.

¿Cómo definirías tu obra audiovisual en los actuales contextos de producción y distribución cinematográficos?

Descubrir lo que me gustaba hacer fue lo mejor que me ha pasado, porque no tenía una vocación para nada clara en principio. Así estudie 6 años música, Dirección Coral en la EVA (Escuela Vocacional de Arte) Luis Casas Romero de Camagüey, luego pensé que sería Física Pura cuando estaba en el IPVCE Máximo Gómez Báez, y allí en duodécimo grado me enteré que estaban haciendo las pruebas de actuación en el ISA, aplique y aprobé. Así me fui acercando a lo que ahora es mi pasión.

Te cuento todo esto porque en ese empeño de hacer tu propio camino en la vida lo que vas acumulando son muchas ganas de hacer, y cuando encuentras tus herramientas para expresarte, lo quieres hacer con todo, todos los días y a toda hora, es por eso que trato de expresarme a través de productoras institucionales e independientes.

A mis trabajos para la Televisión Cubana también les sumo colaboraciones con otras instituciones como el Centro Promotor del Humor, la AHS, el Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr., o con productoras independientes como ÑOOo producctions, que me han apoyado con las presentaciones de mis trabajos. Lo mismo hago cuando trabajo de manera independiente, busco apoyo en la Oficina de Creación Artística del ICAIC, en Matraka Producciones, la productora de Michel Matos; Eleva Estudio, de Leandro; Puntilla Films, de Caludio Pairot; El Central Producciones. Al final para concretar un proyecto audiovisual terminas sumando muchas buenas personas que confían en ti y en los resultados de tus trabajos, vengan de donde vengan, da lo mismo que sea de instituciones estatales, de oficinas culturales de embajadas, de ONGs, o de productoras independientes alegales.

Para la distribución ocurre exactamente lo mismo, nos apoyamos en amigos, en la muestra joven del ICAIC o en las tan queridas memorias flash a las que habrá que hacerle un monumento porque han servido para difundir nuestros trabajos y llenar los vacíos que nos dejan los actuales medios de comunicación.

En sentido general discursar desde las nuevas tecnologías, ya sea usando una cámara para filmar o una computadora para editar, diseñar, para programar o crear en Cuba, hoy es una actitud liberadora.

Yo me siento una dichosa hija de mi época donde las tecnologías han logrado democratizarse. Lee el resto de esta entrada

SOBRE CRÍTICOS DE CINE Y BLOGUEROS QUE ESCRIBEN SOBRE CINE

"No tengo la menor idea de lo que diferencia a los críticos de cine ‘profesionales’ de los cinéfilos ‘amateurs’, aparte de las falsas credenciales que dispensan bases institucionales; o del hecho de que los ‘profesionales’ -ya sean académicos o periodistas- no tienen por qué ser cinéfilos, no tienen por qué saber nada de cine, y no tienen por qué saber escribir o investigar para que puedan ser considerados ‘profesionales’ dentro de sus respectivas profesiones. En cuanto a los autores de blogs, prefiero aquellos que sean cinéfilos, que sepan algo de cine y que sepan cómo escribir y cómo investigar…". (Jonathan Rosenbaum, crítico del Chicago Reader, entre otras publicaciones).

LAS 1500 ENTRADAS DEL CINE CUBANO

El post anterior es el número 1500 que se cuelga en el blog. Se dice fácil, pero 1500 entradas, o artículos, conformarían casi una pequeña enciclopedia del audiovisual cubano realizado en cualquier época, en cualquier lugar.

Mas es obvio que ese número de contribuciones no lo puede lograr una sola persona. Se les debe a muchos colaboradores desinteresados que ha tenido el blog en un montón de lugares. Gente que incluso no conozco personalmente, pero que siento que pertenecen a este espacio donde ha predominado el intercambio fraterno, y el debate fértil que sabe que la búsqueda de la verdad no descansa en lo altisonante de las posibles respuestas que algunos esgrimen, sino en la calidad de las preguntas que entre todos nos hagamos.

Debo confesar que a veces llegan a mi mente, en forma de pesadillas, imágenes donde lo único que existe es el vacío. Porque precisamente la vulnerabilidad de estos soportes, en modo alguno garantiza que mañana siga existiendo todo lo que aquí se ha colgado, y que quién sabe si en un futuro, pueda resultar de interés a quienes decidan estudiar lo que ha pasado con el cine cubano en este siglo que dejamos atrás, y en lo que llevamos viviendo de este.

¿Cómo garantizar que el contenido del blog no se pierda como parte de eso que algunos estudiosos llaman “cultura efímera”?. No lo sé. Supongo que de la misma manera que las Cinematecas del mundo organizan campañas con el fin de salvaguardar sus fondos, yo debería tal vez impulsar alguna, siempre dejando por sentado que este es un blog que habla del audiovisual realizado por cubanos como algo eminentemente cultural más que político (lo cual incluye también el análisis político).

Pero al margen de lo que suceda en un futuro, quería agradecer públicamente a todos los que contribuyen a que el blog siga existiendo, como punto de encuentro y debate de este audiovisual nuestro.

Juan Antonio García Borrero

POLVO Y HUESOS (2014), de Dashiell de la Guardia

Hace ya mucho tiempo que los documentalistas abandonaron sus ínfulas de retratar las cosas tal como son ellas. Hoy el que decide acercarse a la realidad a través del documental, tiene claro que aquello que se verá más tarde en pantalla es una parte del mundo que habitamos, pero de acuerdo a lo que su imaginación ha conseguido representar. Imaginación que lejos de prescindir de la subjetividad, o de disimularla tras la altisonante (pero falsa) pose de un Dios objetivo, la estimula a la hora de construir eso que aprehende y nos ofrece. ¿Qué pasaría entonces con esos documentales que emplazan la cámara frente a las ciudades con el fin de describirlas, desnudarlas, mostrárnoslas en sus más íntimos ajetreos?, ¿serán documentales que hacen de lo apócrifo un testimonio que hay que creer sin más?

Recuerdo que en medio de las celebraciones por los quinientos años de fundada la villa camagüeyana, me invitaron a conversar con algunos realizadores sobre la imagen de la ciudad en los medios, y a raíz de ese intercambio escribí aquel post que titulé “Las (re)invenciones de la ciudad”. En ese texto me quejaba de esa suerte de fetichismo que muchas veces fomentamos hacia el centro de la ciudad, en franco olvido de las múltiples ciudades que existen dentro de esta ciudad mayor que es Camagüey, y me hacía una pregunta que sigo reiterando: cuando retratamos la ciudad, ¿la miramos de verdad, o es la ciudad que hemos heredado, la que nos mira y nos impone su propio régimen de visibilidad?

Por fortuna, en Camagüey existen realizadores que se han preocupado por ir más allá de ese registro epidérmico, casi publicitario, de este conjunto laberíntico de edificios y calles que nos alberga desde hace quinientos años. Estoy pensando en algunos documentales de Gustavo Pérez, o en Timbalito, de Annette Pichs, Bella y durmiente, de Yasser Socarrás González,o Persona, de Eliecer Jiménez, por mencionar algunos. Ahora Polvo y huesos se suma a esa lista de títulos que indaga en la memoria de la ciudad, pero también en la relación que establecen con ella los ciudadanos que la habitan. Lee el resto de esta entrada

ERIC ROHMER SOBRE LA RESPONSABILIDAD DEL CINEASTA COMO ARTISTA

“Frente a la evolución del mundo moderno, hay como una dimisión del cineasta, que es mucho más censurable que el desinterés por la política. Todos intentan salir bien parados del juego y nadie parece mínimamente afectado por el infinito tedio, la infinita vulgaridad —ya sé: hay excepciones— de la prensa, de la radio, de la televisión, del cine, que le sirve, es cierto, de contraposición. Está muy bien a veces estar «dans le vent». Pero también hay que saber ir contra corriente. El arte no es un reflejo de su tiempo: le precede. No debe seguir los gustos del público, sino adelantarlos. Debe permanecer sordo a las estadísticas y a los gráficos. Debe desconfiar especialmente de la publicidad como de la peste, incluso de la más inteligente. La publicidad es el virus número uno del cine. Lo falsea todo, lo estropea todo, incluso el placer del espectador, incluso el juicio de los críticos. Hay que negarse a entrar en su juego. Se me dirá que es imposible o que la única salida es rodar films de amateur. Bueno, es lo que yo hago, o casi”. (Eric Rohmer en declaraciones recogidas al magnetófono por Jean–Claude Biette, Jacques Bontemps y Jean–Louis Comolli.)

LEJOS DE LA HABANA (2013), de Maikel G. Ortiz

Mi querido amigo y coterráneo Ricardo Becerra me avisa de que mañana, a las 9.00 pm, será estrenada en el MDC Tower Theater de Miami, la cinta Lejos de La Habana (2013), de Maikel G. Ortiz, en la cual no solamente actúa, sino que asume la fotografía y la edición.

Vale compartir con los amigos del blog esta noticia, primero, porque si en Cuba no es fácil hacer cine (aun existiendo una tradición institucional), mucho menos lo es si vives en el exterior. Y luego, porque esta es una película que intenta adentrarse en el complejo mundo de las diásporas y los exilios dejando a un lado los maniqueísmos de antaño. Creo que hay aquí una descripción que en términos artísticos será más o menos discutible, pero que en el plano de la historia opta por concederles complejidad a los personajes.

La película ya obtuvo un premio en la pasada Muestra de Nuevos Realizadores, y aquí puede encontrarse una entrevista con su realizador.

JAGB

PRIMERA PARTE DEL INTERCAMBIO RODRÍGUEZ RIVERA-TABÍO

Acabo de percatarme que del envío que me hiciera Arturo Arango omití la primera parte del intercambio sostenido entre Guillermo Rodríguez Rivera y Juan Carlos Tabío. Aquí están íntegras esas primeras cartas.

JAGB

Guillermo Rodríguez Rivera a Juan Carlos Tabío

Querido Juan Carlos:

Hace rato que no nos vemos pero sabes que te quiero como en aquellos tempranos años sesenta en que nos conocimos. Ahora, además, admiro tu obra.

Me preguntas a mí: te cito: "¿la bronca es personal con Padura o con todos los que no somos oficialistas?". En mi caso, Juan Carlos, ni con Padura ni con los otros. Enjuicié una entrevista concedida por Padura al diario La Nación, de Buenos Aires, en el que Padura dice: “Los artistas comprometidos de manera militante con un partido, filosofía, Estado o poder terminan siendo siempre -o casi- marionetas de ese poder. No se puede jugar a hacer política desde el arte porque al final los políticos son los que utilizan a los artistas para sus fines políticos”.

Padura le estaba diciendo — asumo que la periodista argentina recogió exactamente lo que el novelista cubano le escribió en su mensaje por email — que el compromiso, el entregarse a una causa, hace que los escritores terminen siendo "– o casi — " marionetas. Eso al margen de que, como tú dices, hayan ejercido la militancia "desde posiciones de poder". Perdóname, Juan Carlos, pero el rechazo de Padura al compromiso es mucho más amplio: como él ve el asunto, caben ahí Guillén, Neruda, Alberti, Vallejo, Brecht, Benedetti, Miguel Hernández, Eluard, Aragón, Roque Dalton et. al. Lee el resto de esta entrada