MARINA OCHOA SOBRE EL CONGRESO DE LA UNEAC Y LA CULTURA

La cineasta Marina Ochoa me hace llegar esta reflexión que dialoga con las notas que en su momento escribí, y que más tarde comentara Gustavo Arcos. Agradezco también los mensajes que me han llegado por lo privado. En lo personal creo que un Congreso debe medir su eficacia no por lo que en los instantes que duró se dijera, sino por los debates que siguió generando y las cuestiones prácticas que sea capaz de resolver a posteriori.

JAGB

MARINA OCHOA SOBRE EL CONGRESO DE LA UNEAC Y LA CULTURA

Querido Gustavo y Juany:

Estoy en fase de edición de mi documental a tiempo completo y por eso no había podido comentar algunas cosillas con respecto al tema del Congreso de la UNEAC

Como cineasta me pareció defraudante. La Ley de Cine , el reconocimiento del creador autónomo, la sección de cine separada de radio y TV dentro de la UNEAC y la Academia de Cine, más que sueños son las respuestas sensatas a la compleja realidad del cine cubano hoy. Aprobar estas propuestas no tiene necesariamente que menoscabar el rol y prestigio del ICAIC. Esto solamente podría hacerlo el propio ICAIC si no logra refundarse sobre bases modernas y dejar atrás la nostalgia pero no los fundamentos que estuvieron presentes en su creación y que se mantienen válidos. No se trata de forma, organigramas, etc. se trata sobre todo del qué, hacia dónde y del cómo. Para eso hay que romper barreras, dinamitar esquemas y poner nuevamente al creador en el centro del quehacer de la institución y no al funcionario, tecnócratas y burócratas y tomar conciencia de que sin creadores que encuentren el ambiente adecuado para desarrollar su obra no habrá ICAIC aunque hayan diez mil decretos que pretendan imponerlo. La opción es luchar y crear el milagro que nos corresponde en nuestro presente.

A estas alturas del juego y siguiendo el pensamiento dialéctico (que cada vez más se percibe como un difuso aroma de un caro perfume que fue) no entender que cerrar los ojos al reconocimiento de que existe una sociedad civil que evolucionó por su cuenta a despecho de las orientaciones, lineamientos y diseños de expertos en crear un país perfecto con ciudadanos perfectos y el negarse a diseñar políticas que no desestimen o subestimen los profundos cambios que ya se han producido en la conciencia de los ciudadanos, pretendiendo un proyecto de país (que solo conocen integralmente los "bendecidos") que no incluye a una ciudadanía cada vez más joven y más escéptica con respecto a los discursos oficiales que siempre hablan de un futuro que nunca llega y del bienestar de futuras generaciones que todos en su momento hemos sido sin que hayamos podido cosechar los frutos prometidos, no hace más que sembrar el nihilismo. El mejor terreno para los que calzan zapatos de alpinista.

En cuanto a la espera del "momento adecuado" tenía 11 años cuando oí o leí la frase por primera vez y la odié desde esa primera vez. y me pregunto ¿adecuado para qué? y también me pregunto ¿adecuado para quién o quiénes?

No hay duda de que el futuro inmediato no incluye el "momento adecuado".

En cuanto a la televisión siento una gran pena por tanto talento desperdiciado en una institución organizada como un ejército !por divisiones! y que no es más que un macrocanal con varios emisores. ¿Por qué no ponen "muñequitos cubanos del ICAIC y el ICRT y ponen series enteras de Barbies diseñadas sobre conceptos brutales de discriminación racial y otras diferencias que se van de shopping "para desestrezar"? Y ni hablar de la programación general que cumple el sueño dorado de la agente de la inteligencia británica Penny Power que en los 60 del pasado siglo pretendía crear escuelas de desideologización para cuando el régimen castrista fuera depuesto. Pues la pobre Penny se quedó corta. Sin la ayuda de agentes enemigos se está desideologizando un pueblo entero desde hace muchos años como resultado de la absoluta ineficacia y falta de atractivo de nuestra televisión que desencadena la búsqueda desesperada de alternativas incontrolables y a la vez creadoras de una subcultura que alcanza a imponer preceptos éticos, líneas de conductas sexistas y un montón de cosas más.

En más de una ocasión en nuestras reuniones en la UNEAC he propuesto que el ICRT se organice por canales pero que sean los creadores los que contribuyan a diseñar la personalidad de cada canal, lo distintivo, diferente, propio. Que compitan entre sí por la teleaudiencia. Eso se logró con el canal 27 con Amada Montano. Ya se parece cada vez más al resto.

La personalidad de un canal no depende de las temáticas, no se diseña desde arriba, se va encontrando en el tanteo y sobre todo con la participación de los creadores.

Por otra parte se usan palabras sin definir conceptos. Banalidad es una de ellas y es diferente para cada ciudadano.

No estoy en contra de la necesidad de programas ligeros. En un país donde la vida cotidiana es tan dura y donde no se aplica terapia de choque pero se le sube casi 1 CUC a medio kg de leche, por no seguir hablando de otras no terapias de choque, no creo que un poco de trivialidad sea dañina.

Yo misma cuando me enteré del precio de la leche corrí a comprarme una novelita coreana.

Un abrazo a los dos,

Marina Ochoa

Anuncios

Publicado el abril 24, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: