MUNDO SUMERGIDO (2013), de Alien Ma

Mundo sumergido: Alien Ma en el Valle de las Aves

Por Antonio Enrique González Rojas

Con una de las obras animadas más interesantes, coherentes y dinámicas aunque aún incipientes, del audiovisual cubano actual, Alien Ma (Tic Tac, Niños imaginarios, Poder para el pueblo) delata una progresión técnico-estética apreciable, en pos de una madura consolidación de su identidad autoral; cuyo actual corolario resulta el cortometraje Mundo Sumergido (2013), donde el joven realizador se suscribe a los presupuestos visuales del steampunk, para abordar la distopía desde una lírica y esopiana sci-fi, que se ancla en añosos clásicos como Peace on Earth (Hugh Harman, 1939) o la larga saga de “acción real” The Planet of the Apes (desarrollada entre 1967 y el propio 2014), en tanto el elucubrado mundo pos apocalíptico poblado por animales racionales que anidan entre los restos de la Humanidad autoexterminada; en el no tan ancestral largometraje animado Wizards (Ralph Bakshi, 1977) y el cuento En estado latente, del canadiense A. E. van Vogt; en tanto la pervivencia maldita de las extintas tecnologías del odio, como volátil cofre de Pandora listo para desencadenar el Armagedón, apenas sea entreabierto.

Igualmente presente la cinta Waterworld (Kevin Reynolds, 1995), en el presupuesto de las huellas materiales de los seres humanos que descansan en el fondo de los océanos, Ma va más allá en su obra, otorgándole a la sumersión una connotación más simbólica, propiamente tónica. Se contrapone el pecio humano, infernal y poblado de fantasmas, al “mundo emergido”, que no gratuitamente está poblado por aves antropomorfas. Íconos bastante usuales de la delicadeza, la gracilidad y la impoluta belleza natural, tienen ya inutilizada su natural capacidad para el vuelo, visto como acto de libertad, en tanto se aguza su humana prospección a la ruptura del diálogo con el planeta, desde una postura cada vez más dominante, de pura rapiña mecánica. Catalizada es por los hallazgos de las tecnologías malditas, así como el mago villano de Wizards se pertrecha del armamento nazi para conquistar y destruir la paradisiaca tierra élfica elucubrada por Bakshi.

Desde una clara perspectiva socio-ecológica, rayana por momentos en la llaneza aleccionadora, Mundo… discursa sobre la trágica ciclicidad de la tecnología invasiva y la prolongación kármica de los males atávicos, cual reverso de propuestas de Miyazaki, -en definitiva optimistas y eco-humanistas si se quiere-, como Nausicaä del Valle de los Vientos (1984) y La princesa Mononoke (1997). La moralina que irrumpe en determinado momento, más explícita incluso que en la muy irónica Peace on Earth, es reivindicada a tiempo con el desenlace pesimista que, trascendiendo los finales felices de casi todas las influencias mencionadas, inclina la balanza hacia la más genuina distopía de lúgubres tonos; desafortunadamente enrarecido resulta este segmento por un apresurado y fragmentario montaje de escenas temporalmente divergentes, que termina dificultando la aprehensión cabal de la revelación climática del nuevo apocalipsis aviario.

La exquisitez visual de la pieza está asentada en una dirección de arte minuciosa; orgánica en la urdimbre de una civilización fantástica, donde las formas arquitectónicas antiguas se mixturan con la tecnología de claro sino steampunk, reiterando con sencillo éxito el experimento formal de obras como Atlantis: The Lost Impire (Gary Trousdale & Kirk Wise, 2001), la muy bizarra y aún inclasificable (quizás como gothicpunk) Vampire Hunter D: Bloodlust (Yoshiaki Kawajiri, 2000) o el mismísimo corto animado cubano Abdala. El retorno de los señores de Xibalbá (Adrián López, 2011).

El steampunk resulta entonces para Alien Ma utilísima herramienta formal para desplegar en Mundo sumergido sus elucubraciones visuales, como una de las líneas más poéticas de la ciencia ficción, que ayuda a construir un futuro nostálgico o retrofuturo (como se le conoce en los predios sci-fi), a percibirlo desde el más dulce y contemplativo atavismo, convirtiendo las inevitables limitantes e ingenuidades tecnológicas con que lo preconcebían las generaciones humanas de antaño, en figuraciones de alto lirismo y valores plásticos.

Anuncios

Publicado el abril 6, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: