DE GARCÍA BORRERO A GUSTAVO ARCOS

Gustavo:

Me quedé pensando en el mensaje que me enviaste con anterioridad. Pareciera un mensaje sin mayor importancia que la que podría trascender de lo meramente informativo (en este caso, hablándonos sobre el XV Festival IMAGO), pero yo detecto allí una idea que, por inquietante, merecería ser retenida y discutida.

Me refiero a esa en la que aludes a la falta de resonancia y participación en el evento por parte de los jóvenes universitarios. Saldo que explicas del siguiente modo: “A la precariedad de medios técnicos para hacer las necesarias presentaciones fílmicas, se le unió la poca eficacia de los departamentos de extensión universitaria, incapaces de tender redes estables y verdaderamente funcionales de promoción, que hagan notar el suceso más allá del ámbito del ISA”.

No voy a discutir la puntualidad de esos argumentos porque no podría probar que el trabajo de las instituciones que mencionas fuera mejor o peor. Además, no es lo que ahora mismo me interesa. Lo que quisiera aprovechar ahora es algo que más bien me parece sintomático, y sobre esa base compartir contigo algunas inquietudes que tal vez nos ayuden a tomar conciencia de la necesidad de impulsar la búsqueda de diagnósticos culturales, más allá del impresionismo de buena voluntad que puedan movilizar nuestras acciones y reflexiones.

Hablo de diagnósticos que tomen en cuenta los factores objetivos que hoy en día movilizan las dinámicas culturales, y cuyas conclusiones podrían explicarnos de un modo más científico esa “falta de interés”, donde se pone de manifiesto la incompetencia institucional, pero también los perfiles de esos nuevos públicos que ya proliferan en nuestros escenarios, y que nosotros (las élites que diseñan las estrategias) nos negamos a incluir en nuestros proyectos.

Si te hablo de síntoma cultural es porque, como bien sabes, recientemente celebramos en Camagüey el XX Taller Nacional de Crítica Cinematográfica. Y en lo personal anoté como uno de los aspectos negativos la merma de público universitario (personas que estudian en el ISA y Socio-culturales en la Universidad) en las sesiones teóricas. Y puedo asegurarte que, en nuestro caso, la promoción no faltó. ¿Qué está pasando entonces?

Mi criterio es que a la hora de construir los eventos, hemos trabajado de espaldas a lo que está sucediendo en la época, en la vida misma. Un evento donde se reúne un grupo de personas para discutir sobre determinados temas o fenómenos siempre será algo artificial que corre el riesgo de, más allá de las buenas intenciones de sus organizadores, poner de manifiesto su carácter de artificio. Nada hay más difícil que lograr organizar eventos que estén, no por encima o por debajo de la vida que fluye silenciosa, trágica, e indiferente todo el tiempo, sino que formen parte de esa existencia creativa, y que le tomen el pulso de una manera crítica. No importa que el evento esté haciendo alusión a algo tan remoto como pudiera ser la Grecia de Sócrates; sabemos que intelectualmente, aunque fijemos la vista en Aristóteles, con el rabillo del ojo estamos mirando siempre al presente.

¿Recuerdas aquel post que alguna vez escribí sobre la llamada cocoonización, y que comentaste con posterioridad? Hace tres o cuatro años, que fue cuando salió el post, aquello todavía parecía, en el caso de los cubanos, fabulaciones dignas de un filme de ciencia ficción. Hoy ya estamos notando sin demasiado azoro cómo esa tendencia imparable al repliegue doméstico se va convirtiendo en algo normal, gracias al uso de las nuevas tecnologías. Mi pregunta es: ¿qué medidas hemos tomado quienes organizamos eventos para insertarnos en esta nueva realidad?, ¿no será que, no con poca soberbia intelectual, diseñamos estos eventos para ciertas minorías ilustradas y muy en el interior compadecemos, por bárbaros, a aquellos que se dan el lujo de perdérselos?

Por lo que a primera vista se aprecia, las nuevas tecnologías seguirán fomentando las infinitas posibilidades de consumo individual e informal, en detrimento del colectivo e institucional. Esta indiscutible ganancia, como todo lo humano, tiene su parte oscura. Si bien por un lado se garantiza lo que llamo la democracia del placer, por el otro se fomenta el aislamiento de los individuos, y eso únicamente va a beneficiar a los poderes reales, los que mandan de verdad, que son los que tienen el dinero suficiente como para legitimar el orden actual de las cosas (incluidas las nuevas relaciones de dominación y servidumbre). A mayor aislamiento de los individuos, menos posibilidades de resistencia, y sobre todo, menos posibilidades de cambios sociales o políticos capaces de subsanar las injusticias.

En nuestro caso (me refiero al caso cubano) todavía tenemos a nuestro favor que podemos implementar políticas culturales que tomen en cuenta estos complejos escenarios. Nuestros eventos culturales, por lo general, persiguen sacar a la luz esos sujetos y acciones que en otros países ya han sido condenados a lo invisible por las prácticas hegemónicas auspiciadas por el mercado. Pero más allá del carácter filantrópico que pueda imprimirle ese grupo de samaritanos que los organizan, nuestros eventos tienen el deber de formar parte de la vida, y combatir desde ella. Hay que acabar de borrar esos paralizantes dualismos en los que quienes organizan los eventos parecen ir por un lado y las instituciones por otras.

Sé, por experiencia propia, que no es fácil, y que los mecanismos burocráticos muchas veces nos hacen nadar en el vacío, pero de lo que hablo es de convertir a la vida misma, con sus luces y sus sombras, en el principal escenario de nuestros encuentros y desencuentros. Solamente de esa manera conseguiremos recuperar el interés de esos nuevos públicos.

Un abrazo grande desde el Camagüey, te envía,

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el abril 5, 2014 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: